Más simples que una tarima las declaraciones de Aloha Nuñez sobre la agresión a las mujeres yukpa

Uno se imagina que todos los ministros de Chávez son como él, sin sangre  de horchata. Y más tratándose de la recién nombrada ministra Aloha Núñez del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, ante el hecho detestable de un enfrentamiento armado, donde dos mujeres de su misma raza son heridas en una lucha desigual con ganaderos apoyados por el ejército. Parafraseando a Bolívar habría que gritar con un coño por delante ¡ 520 años de resistencia indígena no bastan!

  Aloha es mujer e indígena igual a las dos que resultaron heridas y en sus declaraciones recogidas por AVN no hay ni un soplo  de dolor, de sentimiento, de condena y de hacer justicia con los responsables de la agresión. Hay una neutralidad y una imparcialidad inaceptable en su aséptico pronunciamiento como si no fuera su deber ético y político ponerse de parte del más débil jurídico, del humilde, del indefenso, del ancestralmente perseguido. Además de mujeres indígenas, una de ellas fue abaleada por la espalda cuando la apuntaron cobardemente a los pulmones. 

Estas fueron las muy frías declaraciones de la Ministra Aloha Núñez según AVN:
 

Comisión de diálogo en Sierra de Perijá

La ministra de Pueblos Indígenas informó que una comisión interministerial está en la Sierra de Perijá para presenciar el diálogo entre la comunidad indígena yukpa y los ganaderos de la zona. "Vamos a estar evaluando los proyectos socioproductivos que ya se están desarrollando en la Sierra de Perijá. A los pueblos yukpa se le entregaron títulos de tierra y se está trabajando con ellos", explicó Núñez. Informó que todo el proceso de diálogo entre la comunidad indígena y los ganaderos se dio tras un enfrentamiento en el cual resultaron heridas dos mujeres indígenas, que ya fueron atendidas, y la situación se solventó a través del diálogo. "Se llegó a un acuerdo de no agresión y de compromiso para concretar los compromisos asumidos con cada sector", puntualizó.
 
No basta con lo dicho por la ministra, ella está obligada a dar detalles que satisfagan a una sociedad nacional cada vez con más formación política y sensibilidad social, gracias al Presidente Chávez. No es suficiente decir que la situación se solventó a través del diálogo y a un acuerdo de no agresión. Hay que hacer una investigación que permita sancionar a los responsables de la agresión a las mujeres indígenas. Eso es  cruel e intolerable.
 
Que me perdone la señora ministra, a quien le deseo sinceramente suerte en su gestión, pero hay que ponerle más corazón, identidad y compromiso con sus hermanos indígenas.

*Profesor Jubilado de la UPEL

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Sergio Briceño García


Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a152492.htmlCUS