A propósito del 12 de octubre de 1492

Indígenas, afrodescendientes y cultura de resistencia

Hoy 12 de octubre se cumple un aniversario mas de la invasión europea a esta tierra originariamente llamada Abya Yala (Tierra en plena Madurez) que hoy en día conocemos como el continente Americano. Después del 12 de octubre de 1492 este espacio territorial no seria el mismo. Ya el padre sevillano Fray Bartolomé de las Casas denunció en su justo momento el exterminio de doce millones de aborígenes desde el norte hasta sur América incluyendo  el espacio Caribe.

Coincide ese momento historico con el incipiente surgimiento del capitalismo mercantil y lo que hemos denominado la primera globalización perversa de la humanidad que dividiría el planeta entre el norte y el sur, racializarían las relaciones entre los seres humanos, le pondría colores a la piel de la humanidad, surgirían los prejuicios, y sobre todo  se establecería todo un cuadro ideológico para explotar las inteligencias y el trabajo físico de millones de hombres, mujeres y niños de ambos lados del Atlantico.

DEL AREITO DE ANACAONA AL EXTERMINIO INDIGENA

Mayas, Aztecas, Nahoas, Caribes, Aymara, Quechuas, Kunas, Tahinos, Mapuches, Navajos, los mal llamados Pieles Rojas, entre tantas etnias que poblaban y siguen poblando nuestro continente, a pesar de su resistencia fueron cayendo ante el poderío militar de occidente pero que hoy, pese a ello, mantienen sus idiomas, culturas espiritualidades y participación política, teniendo su máxima expresión en el presidente Aymara de Bolivia, Evo Morales.

Varias fueron las formas de resistencia tanto armadas como pacificas. Una de ella fue la resistencia de la mujer indígena en el Caribe. Una de esa mujeres fue Anacaona, que utilizo el baile llamado Areito para atraear a los soldados españoles y sugestionarlos con sus hermosos cuerpos y asi depsues combatirlos. El compositor afropuertoriqueño Tite Curet dejo un testimonio musical sobre esta acción titulada Anacaona interpretada por Cheo Feliciano y la Fania ALL Star. También el sabio cubano Don Fernando Ortiz trato en su monumental obra sobre Cuba, el tema del Areito de Anacaona. Flechas envenenadas contra bolas de fuego, espada y balas fue incesante. Incluso se dice que en Venezuela, específicamente en Higuerote (Barlovento) ocurriría unos de los primeros enfrentamientos contra Colon y sus acompañantes.

 LA ESCLAVITUD Y CULTURA DE RESISTENCIA

En 1991 fui invitado, por la Organización de Naciones Unidas para la Educacion, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)  a la Isla de Sal (Cabo Verde - Africa) para analizar el impacto del mal llamado descubrimiento de América y su impacto en Africa Subsahariana (es decir los territorios ubicados al sur del desierto del Sahara). Mas de cien investigadores de Africa y su diáspora llegamos a la conclusión que el exterminio indígena en el continente Abya Yala trajo como consecuencia que las potencias occidentales secuestraran mas de veinte millones de hombres, mujeres niños y niñas del vientre de Africa desestructurando civilizaciones, familias, espiritualidades y en gran parte la situación actual de dependencia, explotación y guerras se debe a esa hecho histórico. Desangraron el vientre de África para repoblar cada rincón de las Americas y el espacio Caribe. A Esos millones de seres humanos intentaron despojarles en el vergonzoso sistema esclavista  sus nombres, sus lenguas, sus espiritualidades, su afroepistemologia. El sistema esclavista convirtió a los africanos en “negros” como expresión denigrante, racista y que hoy muchos se siguen empeñando autodenominarse negros como los “bautizó el colonialismo eurocentrista. Intentaron que los despectivamente “negros africanos”, dejaran de ser yorubas, Kongos, Efik-Efok, kongos o Ewe-Fon. Pero a través de un largo proceso de cultura de resistencia sus espiritualidades se recuperaron las espiritualidades, filosofía, culinaria, música, ética entre otros componentes del sistema humano africano que hoy ha enriquecido invalorablemente a nuestra diversidad cultural. Hoy por hoy los pueblos aborígenes y de la diáspora africana lograron sobrevivir con dignidad después de medio milenio de represión, agresión e intentos de desaparición física y cultural. Ese proceso iniciado el 12 de octubre de 1492 no ha cesado. Aun los pueblos indígenas y afrodescendientes sufren los rigores del ecoculturicidio, es decir la persistente intención occidental de desaparecer el entorno ecológico y cultural fundamento esencial de nuestro sentido vivencial. Aun se sufren en carne viva el desplazamiento por los conflictos armados en Colombia o los asesinatos a mansalva en Honduras. Hoy por ironia de la historia, gracias a la comunión-ser humano-naturaleza, estos dos componentes étnicos han conservado lo mas preciado del planeta: Agua, oxigeno, etnobotanica o como dice el sabio Esteban Emilio Mosonyi “la mayor reserva de la biosociodiversidad planetaria”. 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2535 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a152082.htmlCUS