De Amuay a las falsas banderas

Cada día, el pueblo venezolano se aleja de la Iglesia Católica, simplemente existe una razón principal; no desea seguir siendo manipulado por los feroces religiosos que levantan una cruz falsa para acondicionar la fe. Algunos de estos jefes religiosos les agrada la manipulación del hombre y como activar sus más primitivos sentimientos, porque, el nuevo objetivo son los Centros de Poder, ejecutando y ayudando a los medios de comunicación en la programación y estructuración de matrices de opinión, acondicionándolos hacia los vínculos de ese centro y difundir una imagen falsa o gazapo que se convierte en bandera falsa, de esta manera sirve para lograr en los colectivos una fe que produzca dudas, el cual se convierte en el tiempo en intransigente e irracional.

De ese tranvía, surgen las sectas muy bien manipuladas. De este concepto protestante y católico surgen las mafias religiosas y protestantes, por ejemplo, el gobernador de Táchira es un ávido religioso que maneja muy bien la definición de Dios y, nos daba conferencias en el Seminario Kermaria- La Grita, Táchira- cuando era dirigente universitario y estudiante de la Universidad de Los Andes (ULA).

Hay que estar vigilantes, la empresa de taxis en el Abastos Bicentenario de la Avenida de Bolívar de Valencia observamos como sus choferes abusan de la clientela que va a comprar al hipermercado, en caso contrario le mientan la madre a las mujeres o jóvenes si están solas. Alguien autorizo un mercado popular frente a nuestra Plaza Bolívar cada sábado. Contrainteligencia o militancia deben investigar y neutralizar, porque estos datos o actos acumulan hechos que resultan motivaciones para derrotar un proyecto político e infiere en el mismo Estado para ocasionar desajustes sociales. Son mafias que trabajan afanosamente para desestabilizar el país. Las petroleras y Misión Sucre- Carabobo, constituyen uno de los epicentros de sabotaje al gobierno central. Buscan generar miedo, donde sus actores son representantes curtidos de hipocresía y descaro. De ese juego ha devenido la historia, llena de calamidades y de pérdidas materiales o humanas. El plan agresivo contra Amuay viene desde 2002, porque es uno de los puntos de desembarco de la IV Flota norteamericana y la oposición le hace juego a un grupo que esta descubierto y pertenece a Tradición Propiedad y Familia

Estamos en tiempos inmaculados, todos sustentados en principios de fe, por esto, el común mortal que es el pueblo huye de la Iglesia y grupos políticos como Primero Justicia, los adecos de mi comunidad, expresaron en este evento de simulacro electoral que, diga lo que diga, Ramos Allup y Bernabé Gutiérrez votarán por el candidato de la reelección. La mentira no coacciona a las multitudes venezolanas, conocen su realidad, la espada de Bolívar alienta corazones hacia la libertad, bajo la guía de una patria y un líder abierto a la humanización.

El domingo, la prensa nacional se volvió a llenar de información sobre Amuay, hasta cuando jugar con los débiles y gente humilde de nuestra patria y un Vargas Llosa defendiendo a Estados Unidos, con razón y justificación bote en un basurero todas sus obras y, pensar que un ensayo sobre su obra valio años atrás ingresar a la Asociación de Escritores de Carabobo. Estamos en tiempos semióticos jurídicos. Es claro, hay que levantar informes, pero hay que analizar y racionalizar. Falta mucha conciencia nuestra, me pregunto, quien mandaría cruzar una grua sobre el puente de Cúpira y desencadenar una sangría informativa. Los cuerpos de investigación nacional y los círculos de acción del gobierno central deben accionarse para buscar criterios cónsonos con nuestra realidad para avanzar en los procesos políticos que nos esperan a futuro. Lo cierto, hay una secuencia ordenada y progresiva de informaciones a todo tren. Estamos frente a gazapos, falsos positivos y falsas banderas. Cuidemonos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1218 veces.