Pérez Pirela cayó y corrió. La crónica de una salida anunciada

Lo primero que debemos entender, es que de las cosas que salen por televisión, nosotros solamente tenemos acceso al 25% de la verdad.

Para muchos no pareciera ser un evento tan trascendental, la salida del aire de un programa más de información y opinión de la parrilla de VTV. Con la excepción de los presentadores del programa Zurda Konducta, ningún otro de nuestros actores mediáticos sempiternos; quienes a todo momento están prestos a opinar y declarar sobre cualquier asunto, por muy ínfimo que este sea, ha salido a opinar sobre el cese de uno de los programas con mayor audiencia de VTV, y que además, era conducido por un excandidato del PSUV a la alcaldía de Maracaibo, la segunda ciudad en importancia de Venezuela. O sea, no es cualquier cosa. Todos los usuarios televidentes de VTV, tuvimos que conformarnos con el  25% de la verdad, expresada en una razón personalísima” del conductor. No creo que se trate de un experimento de ingeniería social, para determinar el efecto, magnitud y aceptación del programa; para que en enero, salga de nuevo al aire. El cese de este programa  “particularísimo”, no configura un hecho aislado, ni mucho menos ninguna ocurrencia “personalísima” del conductor; sino que envuelve una serie de situaciones que se articulan en una peligrosa tendencia de acción comunicacional, la cual tiene varios antecedentes desde hace ya varios años, pero que últimamente se ha manifestado con mayor intensidad. En estos momentos quisiera recordar con un minuto de lectura a los caídos en batalla de la comunicación política: La Lámpara de Diógenes, Alberto Noria, quien criticó la política fofa de desarme del ministro del interior y justicia de ese entonces; Vladimir Acosta, Vanessa Davies, quien se atrevió a refutar en una entrevista, a nada mas y nada menos, que al rojo rojito Rafael Ramírez; el Kiosco de Earle Herrera. Hasta el propio Mario Silva, salió del aire por un tiempo, durante los incidentes del audio montaje presentado por la  oposición; que a propósito, la investigación de la autenticidad del audio estaba en manos de la connotada exfiscala Luisa Ortega Díaz. Ahora le tocó el turno a Cayendo y Corriendo; y están prevenidos al bate Zurda Konducta y Boza con Valdez. Aunque no me imagino al Cabeza de Mango” dando razones personalísimas, ya que por lo que se ve, tienen muy buen vínculo con el compañero Diosdado Cabello.   

Desde que la revolución asumió las riendas de la nación, la comunicación política y la política comunicacional (que de paso, se escribe parecido, pero no son lo mismo) han sido un verdadero dolor de cabeza, inclusive para el mismo comandante Chávez. No hemos podido, no hemos querido, o no hemos sabido, desarrollar una política comunicacional de forma eficiente, ni mucho menos practicar una comunicación política eficaz. Y lo peor es que esta situación se ha venido empeorando en estos últimos años. Nuestro principal cañón informativo VTV, en la actualidad, deambula errático entre lo soso y la propaganda blanca de mala calidad; sino, vean la programación de las mañanas. Un caso que ilustra mi argumento, es el programa Boza con Valdez. Un programa tan necesario como Boza con Valdez, fue recortado a la mitad. Ese programa de bajo perfil farandulo-televisivo, pero de valioso contenido, aborda de manera idónea la temática de la economía, que es el principal problema al que se enfrenta actualmente la revolución. Increíblemente, en vez de extenderlo a dos horas por capítulo y en horarios especiales o primetime, lo recortan a media hora por capítulo y además lo colocan en un horario donde por lo general, siempre se ve interrumpido por otro hecho noticioso. En este mismo sentido, debe hacerse una revisión del tiempo de programación que se le asigna a las noticias deportivas. Se me hace muy difícil creer que todos los días se generen tantas noticias deportivas de envergadura, como para tener una hora de deportes todos los días en las mañanas, otra hora en las tardes y además una sección deportiva al final de cada una de las emisiones de noticias del canal. Si realizamos un seguimiento a estos espacios deportivos, veremos que el 80% de la información es redundante. No creo que entre la mayor preocupación y necesidad de información de los venezolanos, se encuentren los resultados y las estadísticas  deportivas. El deporte tiene que ver más con el desarrollo de la salud física y mental del humano, que con la farándula y la competición. Por otro lado se están confundiendo los perfiles entre las diferentes televisoras nacionales del sistema de medios públicos. VTV no tiene que estar compitiendo con TVES, para entretenernos, y muchos menos en los actuales momentos de peligro inminente para la revolución.

Volviendo a Cayendo y Corriendo; creo que Pérez Pirela, tenía algunas informaciones sobre el destino de su programa dentro de la programación de VTV, y prefirió actuar adelantado. El compañero Pérez Pirela, es un profesional integral con una formación académica envidiable, y digo envidiable, porque estoy seguro que más de uno, dentro de nuestra  planta televisiva, albergaba este sentimiento hacia Pérez Pirela. Cuando fue candidato por el PSUV a la alcaldía de Maracaibo, además de luchar en contra de la oposición, también tuvo que dar una lucha interna en contra de la envidia de los mismos líderes locales del PSUV, quienes no le brindaron el apoyo necesario, ya que veían en él, una verdadera amenaza para los intereses de los grupos de poder que cohabitan en la estructura del PSUV Zulia; por esta razón, y por su poca experiencia política partidista y electorera, perdió por un pequeño margen. Es poco convincente el argumento esgrimido por Pérez Pirela, de su preferencia voluntaria de dedicarse a su proyecto mediático de Internet La Iguana. Las condiciones de deterioro de la plataforma de conectividad pública y el restringido acceso a Internet (CANTV), limitan el acceso a los contenidos de la iguana, sobre todo los videos; esto reduce su cobertura a menos del 1% del público al cual accedía por televisión nacional y en horario privilegiado o primetime. Desde hace rato, Cayendo y Corriendo, venía siendo victima de ataques mas sutiles. Este programa, al igual que Boza con Valdez y otros programas del mismo estilo, también sufrió un recorte de los días de su emisión y el tiempo total de duración. Fue notorio que en muchas oportunidades, digamos por coincidencia, el programa no salía al aire o era interrumpido, por cualquier trasmisión especial o un hecho noticioso. Los jueves en la tarde, siempre pasaba algo. Igualmente, a más de uno le molestaba la forma vanidosa que tenía el compañero Pérez Pirela, de exhibir constantemente su formación académica, estudios de postgrado, maestrías, tesis, universidades europeas, entre otras. Estoy casi seguro, que esta misma percepción se tiene sobre el compañero Walter Martínez del programa Dossier. La capacidad académica y la experiencia de estos compañeros, debería ser objeto de celebración y reconocimiento; mas no de prejuicios, celos y envidias.

Por otro lado, en varias oportunidades el compañero Pérez Pirela, no supo abordar de forma integral, alguna de sus críticas; hay un dicho en política que reza: no es lo mismo pedir agua, que dar agua. En algunas ocasiones tocaba temáticas con sentido crítico, sobre todo en gestión de servicios públicos, pero de forma muy superficial; se quedaba en lo fenomenológico. Un ejemplo de ello, fue cuando se refería al problema eléctrico del Zulia. Todos los zulianos sufrimos este problema por casi un año, pero en el abordaje que hacía el compañero Pirela, dejaba por fuera muchas variables determinantes como; la responsabilidad del gobierno regional anterior, los constantes saboteos y robos de material eléctrico por parte de los líderes de oposición regional, el hecho de que es imposible proteger y vigilar constantemente todo el sistema eléctrico, y lo mas importante; que el gobernador del Zulia, asumió desde el principio este problema, aun siendo de competencia nacional. Otro ejemplo fue el abordaje crítico realizado al tema de la basura en Maracaibo y al tema del mercado Las Pulgas; de nuevo, realizó un tratamiento superficial de la situación y no tomo en cuenta otras variables dentro del análisis. Igualmente pasa con el problema del agua y las críticas sobre el tema de la especulación y el acaparamiento. Esta forma de abordar la crítica de la gestión pública, provocó respuestas de algunos de los principales líderes zulianos, incluso del mismo gobernador. En todas las respuestas de estos líderes, se reprocha principalmente, que es muy fácil hacer críticas cómodamente desde un programa de televisión en Caracas, rodeado de toda esa parafernalia televisiva. Lo cierto es que no se puede ostentar una posición de figura pública mediática y abordar la crítica de forma ligera, sin considerar, que los servidores públicos y autoridades electas, son los que deben responder directamente ante el pueblo cuando hacen recorridos por las comunidades y además deben rendir cuentas ante el partido y la ley. Todos sabemos de la ineficiencia, corrupción y saboteo interno en la nuestra gestión pública; pero quienes tienen la capacidad, el poder y la oportunidad de emitir opinión pública a toda la nación, están obligados a profundizar la crítica, a no ser superficiales, a educar, a formar, a movilizarse mas allá de una cámara y el roce delicado de una pantalla táctil; el pueblo merece mucho más. Toda esta explicación, es algo así como la intensión de Alí Primera, cuando decía en una canción: hasta cuando esa marisquera, de canción y que protesta…. Para concluir, retomo la intensión primaria del artículo, de tener una VTV y unos medios en general con una comunicación más política, más agresiva, más ideológica, más crítica, que esté a la altura del momento y a la altura de las exigencias del pueblo que resiste en revolución.
 

olgafynestorm@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9300 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /medios/a273139.htmlCd0NV CAC = Y co = US