Potencias occidentales pueden salvar el acuerdo nuclear con Irán, honrándolo

 Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

http://www.strategic-culture.ong

"/Castigar a Irán por supuestas infracciones es una cobarde desviación del verdadero problema. Si Estados Unidos no da los pasos morales y honorablemente legales, entonces las sospechas sobre una ulterior agenda resultarán fatales para resolver el impasse./"

Los signatarios internacionales del acuerdo nuclear con Irán tienen ahora un lapso de tres meses para salvaguardar ese landmark importante acuerdo. El onus turno lo tiene ahora Estados Unidos para regresar al Plan de Acción General Conjunta (JCPOA sigla en inglés) como se titula formalmente el plan concertado. Washington debe realizarlo de manera incondicional, comenzando por levantar las sanciones económicas sobre Irán. Los países europeos tienen el deber de apoyar a Washington para que cumpla con sus obligaciones. Y todas las potencias occidentales tienen el deber de honrar un tratado que cuenta con sus firmas. Castigar a Irán por supuestas infracciones es una cobarde distracción del verdadero problema.

Esta semana Irán evitó un grave contratiempo en la JCPOA luegO de negociar un compromiso transitorio de inspección con la Agencia Internacional de Energía Atómica de Naciones Unidas. Irán había suspendido las inspecciones de corto aviso a instalaciones militares y nucleares durante tres meses pero seguirá grabando vídeos de los lugares donde los cuales entonces serán suministrados a la AIEA para los efectos de monitoreo y verificación como lo establece el JCPOA. Sin embargo Estados Unidos no levant sus sanciones contra Irán luego entonces los vídeos de vigilancia serán destruidos y por lo tanto uno podría suponer que el JCPOA estaría liquidado.

Recapitulemos a cómo llegamos a este impasse. El JCPOA fue firmado el mes de julio del 2015 por Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania (el E3) , Rusia, China e Irán. Posteriormente fue ratificado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El acuerdo costó varios años de arduas negociaciones hasta alcanzarse y fue ampliamente visto como un hito en la diplomacia y un importante logro que apunta hacia mejorar la paz y la seguridad en el Medio Oriente. A pesar de la continua persistencia de Israel en torno a la posesión de armamento nuclear.

A cambio que Irán asuma el compromiso sin precedentes de recortar su programa de desarrollo nuclear para aplicaciones civiles al cual tiene derecho por cuanto Irán es miembro del Tratado de No Proliferación Nuclear del año 1970 las otras potencias internacionales tienen el mandato de cancelar una serie de sanciones impuestas contra Irán.

Cuando Donald Trump fue elegido presidente el año 2016 y se dispuso a sabotear el JCPOA que descalifico como "el peor acuerdo jamás alcanzado". Trump retiro a Estados Unidos del acuerdo de manera unilateral en el mes de mayo del 2018 y de inmediato impuso durísimas sanciones contra Irán. Esto es parte de una política agresiva de "máxima presión" contra Irán de parte del gobierno de Trump la cual fue racionalizada citando suposiciones infundadas en el sentido que los iraníes estaban secretamente construyendo armamentos nucleares y llevando a cabo pérfidas operaciones en la región.

Y no solo eso, sino que el gobierno de Trump amenazó a todos los otros signatarios del JJCPOA con "sanciones secundarias" extraterritoriales, si continuaban haciendo negocios con Irán. Rusia y China han ignorado esas amenazas de Estados Unidos pero, lamentablemente la Unión Europea pusilánimemente ha cedido ante las demandas de Washington. Miles de millones de euros por concepto de inversiones y acuerdos comerciales con Irán fueron cancelados debido a la deferencia de los europeos ante el dictado abusivo de Washington. En efecto, en cuanto a las relaciones entre Irán y las potencias occidentales, la JCPOA no ha declarado nada en beneficio del pueblo iraní a pesar del completo cumplimiento de acuerdo por parte de Teherán.

La combinación de la unilateral cancelación del tratado internacional por parte de Estados Unidos y los europeos acatando ilegales medidas punitivas contra Irán, ha resultado en que Teherán ha tomado consiguientes medidas para gradualmente –pero no revocar—sus obligaciones con el JCPOA. Esas medidas incluyen sobrepasar los límites de enriquecimiento de uranio y el almacenamiento de material nuclear enriquecido. Irán está dentro de su derecho de llevar a cabo estas "medidas compensatorias" bajo las estipulaciones del JCPOA si otros signatarios no cumplen con sus obligaciones. Está claro que Estados Unidos y la Unión Europea no han cumplido con sus obligaciones.

La última suspensión por parte de Irán de las inspecciones de la AIEA debe ser vista en un contexto más amplio correspondiendo al hecho quelas potencias occidentales renegaran de la implementación de un acuerdo internacional en el cual ellas son signatarias

El recientemente inaugurado presidente Joe Biden ha declarado su intención de retornas a Estados Unidos al JCPOA. Biden también ha eliminado la política de "máxima presión" de su antecesor por fracasada.

Sin embargo, el gobierno de Biden está insistiendo en que es Irán el que primero debe regresar al completo cumplimiento del acuerdo nuclear.

Resulta un tanto desconcertante que el trío europeo formado por Gran Bretaña, Francia y Alemania emitiera esta semana una declaración conjunta censurando a Irán por haber suspendido las inspecciones de la AIEA, El E-3 exigió a Irán la reanudación del "pleno cumplimiento" del JCPOA.

Los europeos obtendrían una mayor credibilidad y autoridad si ellos demostraran una mayor consecuencia censurando a Estados Unidos por su egregio fracaso al no honrar el acuerdo nuclear. Los europeos dicen muy poco, casi nada, cuando se trata del cumplimiento de parte de Estados Unidos. Son los europeos los que han contribuido y han apoyado a Washington en su retiro y abuso de sanciones,

No obstante, Rusia y China de manera correcta han mantenido su enfoque sobre efectuar algo prioritario, lo cual es hacer que Estados Unidos regrese de inmediato e incondicionalmente y acate el JCPOA incluyendo el levantamiento de todas las sanciones contra Irán.

En momentos de una pandemia global particularmente dura para Irán, resulta moralmente imperativo que Estados Unidos ponga fin a su régimen de ilegales y bárbaras sanciones. La única manera de construir confianza sería que el gobierno de Biden revierta las violaciones. Si Estados Unidos no toma medidas moral y legalmente honorables, la sospecha de una ulterior agenda resultaría fatal para resolver para resolver el impasse. El equipo de Biden habla de "extender y fortalecer" el acuerdo. Suena sospechoso, como si Washington estuviera tratando de obtener mayores concesiones de parte de Irán, más allá de las concesiones originalmente obtenidas cuando el JCPOA fue firmado el año 2015. ¿Estará el gobierno de Biden conformando a sus aliados regionales Israel y Arabia Saudita que implacablemente se oponen al acuerdo? Biden y su Secretario de Estado Antony Blinken, ambos han declarado públicamente que este gobierno de Estados Unidos consultará de manera estrecha con Israel todas sus políticas regionales.

Se informa que Europa está tratando de facilitar conversaciones "informales" entre Irán y Estados Unidos. No debería haber ninguna necesidad de semejante tinterilleo secreto. Las potencias occidentales pueden salvar el acuerdo nuclear de manera mucho más franca -- sencillamente horrándolo.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-cultre.org



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 262 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter