Los 9 mil cadáveres en más de 5 mil fosas en Colombia

El hallazgo de 9 mil muertos encontrados en más de 5 mil fosas comunes en Colombia, producen tanto dolor como saber que "políticos" vinculados al paramilitarismo forman actualmente parte del gobierno de ese país; serviles y arrastrados al criminal Donald Trump que se pretenden erigir como ejemplos de moral y altruismo en el mundo, al punto de ofrecernos ayuda humanitaria y proponer pedirle recursos al Fondo Monetario Internacional (FMI), para reconstruir a Venezuela.

El planteamiento de ese gobierno hamponil me encamina hacia una perogrullada, porque hablar del malhechor Juan Manuel Santos nos conduce al despreciable Álvaro Uribe Vélez como paramilitar, y eso es ya una necedad, eso se sabe en Colombia, Venezuela. Lo saben los gringos. Lo sabe el mundo entero.

El gobierno de Colombia es un gobierno compuesto por asesinos. Santos fue ministro de Defensa de Uribe ¿Y no sabía Santos que Uribe era y sigue siendo paraco?, claro que lo sabía, lo que ocurre es que a este homicida también le corre sangre paramilitar por las venas.

Uribe Vélez es tan criminal que el FBI le encontró en 2010 unos correos a la entonces secretaria de Estado de EEUU, Hilary Clinton, donde le recomendaban evitar los contactos efusivos con ese bandido en su visita a Colombia, debido a sus conexiones con los paramilitares. Que solo debía centrarse en lo concerniente al Tratado de Libre Comercio, la lucha contra las drogas y que se mantuviera alejada de sus elogios.

En ese mismo entramado delictivo existe una carta enviada por el ex embajador William Brownfield, quien en ese tiempo era subsecretario de Estado en lo que concierne al narcotráfico internacional, donde dice que no se le ha dado la trascendencia que merecían las personas que perdieron la vida durante los llamados falsos positivos en Colombia, y mencionó a Mario Uribe, primo de Álvaro Uribe, así como a los embajadores colombianos en Canadá, Chile, Republica Dominicana, de ser los responsables de tales atrocidades.

En otro caso, el desmovilizado Pablo Hernán Sierra, ex comandante del Bloque Cacique Pipintá de las Autodefensas Unidas de Colombia, dijo: "Uribe es un bandido igual a mí". Y en similar tónica, Don Berna, jefe paramilitar detenido en EEUU, lo mismo que el reconocido paraco Salvatore Mancuso, declararon a la justicia gringa sobre la relación de familiares del forajido ex presidente, con la expansión y fortalecimiento del fenómeno del paramilitarismo en territorio neogranadino.

Recordemos de la misma forma que el hermano de Álvaro Uribe, Santiago Uribe , fue detenido en Medellín en el año 90, asociado con el grupo paramilitar Los 12 Apóstoles que operaba en el departamento de Antioquia, al noroeste del país. Además, es casi célebre la foto de Uribe con el narcotraficante Pablo Escobar Gaviria; así que no hay ninguna posibilidad de que este maleante de cuello blanco sea inocente.

Con tan solo 0,1 % de la veracidad de la información que han publicado los medios de comunicación y registra internet ligando a Uribe Vélez con los paramilitares, ese hampón debería estar preso; pero no está porque aún el imperio yanqui lo utiliza para sus bajas y perversas acciones en Venezuela, Colombia y algún otro país latino, donde necesita hacer daño. Cuando no le sirva para ejecutar sus fechorías, ya verán, pues los gringos le pagan a sus arrastrados como lo que son. El dictador Manuel Antonio Noriega es un caso emblemático, después de ser agente de la CIA y férreo colaborador de los EEUU desde la Presidencia de Panamá, el mismo imperio se encargó de derrocarlo y meterlo preso.

Y el presidente Santos es uno de los criminales del matón Uribe Vélez e incondicional de los norteamericanos, por eso hago esta reflexión: cómo este reptil del granuja Trump pretende dar lecciones de moral y de democracia a Venezuela, si está más que demostrado que sólo les hace el juego a los estadounidenses; se presta para la perversa jugada en contra de nuestro país, con el gozo que le da la esperanza de que invadan y pulvericen hasta el último venezolano a punta de misiles. Esa es la cruda verdad.

El noble pueblo colombiano no merece un gobierno como el de Juan Manuel Santos. Ese delincuente es una macabra y tenebrosa mentira al servicio del crimen organizado, y algún día pagará cárcel tal cual merece.

Ahora, señor lector, señora lectora, ¿ustedes creen que un paramilitar como ese, puede estar pensando en una ayuda humanitaria de verdad para Venezuela? Por supuesto que no, el gobierno de Santos es el principal enemigo del pueblo de Bolívar, Chávez y Maduro.

A ese paraco no le duelen ni sus connacionales, en la Guajira los niños se mueren de hambre, sin embargo, habla de ayudar a Venezuela. Que no nos ayude a nosotros, desde esta Patria bolivariana le decimos que tome todos esos recursos y se los lleve a esos muchachos abandonados por su gobierno paramilitar, que son los que en realidad lo necesitan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6831 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a262954.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO