Fiscales de EEUU aseguran que Álex Saab era informante de la DEA desde junio de 2018

Álex Saab

Álex Saab

Credito: Archivo

16-02.22.-Fiscales de Estados Unidos revelaron este miércoles 16 de febrero, en un documento judicial que el empresario colombiano Álex Saab Morán, señalado de ser testaferro del Presidente venezolano Nicolás Maduro, era colaborador de la Agencia de administración de Control de Drogas (DEA) desde junio de 2018.

“En el transcurso de casi doce (12) meses, SAAB MORAN cooperó con agentes de la Administración de Control de Drogas (“DEA”), proporcionó a la DEA información sobre su actividad delictiva, participó en acciones proactivas de cooperación como fuente confidencial para la DEA, y confiscó dinero a los Estados Unidos y la DEA como parte de un acuerdo de autoentrega en los Estados Unidos para enfrentar cargos por su conducta criminal“, dice el documento fechado el 23 de febrero de 2021, desclasificado hoy por un juez federal.

El acuerdo de cooperación entre Álex Saab y la DEA incluyó “proporcionar a las fuerzas del orden público información sobre los sobornos que pagó y los delitos que cometió”, detallaron los fiscales.

Según la información revelada por los fiscales estadounidenses, el 8 y 10 de agosto de 2016, Saab se reunió con agentes especiales de la DEA y el FBI en Bogotá, donde “fue interrogado y proporcionó información relacionada con algunas de sus empresas que contrataron con el Gobierno de Venezuela para construir viviendas de interés social, incluida la forma en que se pagó a esas empresas en relación con los contratos y cómo fluyó el dinero después de sus empresas. recibió los fondos”.

Posteriormente, “el 28 de noviembre de 2017, Saab Morán, junto con su abogado colombiano, se reunió con agentes especiales de la DEA y un fiscal federal adjunto para otro informe”.

En otros informes posteriores, Saab admitió “que había pagado sobornos a funcionarios del gobierno venezolano en relación con los contratos que le otorgaron para proporcionar alimentos a Venezuela”.

El acuerdo de cooperación entre la DEA y Álex Saab se firmó el 27 de junio de 2018, y poco después “se convirtió en una fuente activa de aplicación de la ley, comunicándose con agentes especiales de la DEA por teléfono, mensajes de texto y de voz”.

Saab, de 50 años, fue extraditado a EEUU en octubre pasado desde Cabo Verde, donde fue detenido a raíz de una orden de captura internacional pedida por la Justicia estadounidense. El gobierno venezolano asegura que Saab mantenía estatus de diplomático y que por ende su detención fue un secuestro.

El empresario enfrenta en una corte de Miami un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero, del que se declaró “no culpable” el pasado 15 de noviembre ante la jueza Alicia M. Otazo-Reyes.

Saab enfrenta una condena de unos 20 años si es hallado culpable del único cargo que tiene en la corte de Miami, pena que puede ser reducida si hace un trato con la Fiscalía, que suele incluir delación de otras personas.

El gobierno venezolano teme lo que Saab pueda declarar a los investigadores en caso de llegar a un acuerdo, ya que podría comprometer fuertemente a la cúpula del gobierno del Presidente Maduro.

Las autoridades venezolanas lo han defendido y colocado al nivel de héroe reclamando su liberación.

Este miércoles, un juez federal de Estados Unidos programó para el 11 de octubre el juicio del colombo-venezolano. En una audiencia en parte cerrada a la prensa y al público, la Fiscalía y la defensa de Saab discutieron principalmente el tema de la supuesta inmunidad diplomática del acusado que se ventila en una corte de apelaciones en Atlanta, Georgia, para poder programar el juicio.

Saab estuvo presente en la audiencia celebrada de forma presencial con un traje de preso color beige, encadenado y con audífonos para escuchar la traducción.

*Con información de AFP/ EFE / TWITTER



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5703 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter