Entrevista: Lina Ron Voz de la Revolución

El programa de radio comienza con un himno a Danilo Anderson.

El programa de radio comienza con un himno a Danilo Anderson.

Credito: JOAQUÍN FERRER

Rechaza el anunciado desarme del 23 de Enero porque “esa es la milicia urbana” y “los otros” también están armados. Critica la gestión de “los compañeros” porque “no hemos sido lo más certero que debimos”. Tiene un programa de radio de lunes a viernes donde canta y defiende la gestión del gobierno. Cree que El Conde de El Guácharo es “el alter ego de mi comandante”. Le pedirá a Juan Barreto que le quite unos 20 años de edad como lo hizo con Caracas Rechaza el anunciado desarme del 23 de Enero porque “esa es la milicia urbana” y “los otros” también están armados. Critica la gestión de “los compañeros” porque “no hemos sido lo más certero que debimos”. Tiene un programa de radio de lunes a viernes donde canta y defiende la gestión del gobierno. Cree que El Conde de El Guácharo es “el alter ego de mi comandante”. Le pedirá a Juan Barreto que le quite unos 20 años de edad, como lo hizo con Caracas.

Lina Ninette Ron Pereira, según la partida de nacimiento.

Comandante Lina, para algunos. “Llámame Lina o como más te guste”.

Cumple 47 años el 23 de septiembre, “aunque hablaré con Juan Barreto para ver si me hace algo como lo que hizo con Caracas y me rebaja unos 20 años”.

Es una de las activistas más fuerte en la campaña electoral por la reelección de “mi comandante”. Desde noviembre de 2004 tiene un programa por Radio Popular. Comenzó con una hora, llegó a extenderse por tres, con cuatro telefonistas para atender las casi 300 llamadas diarias.

En las puertas de la emisora se aglomeraba la gente pidiendo ayuda.

-Usted parece una mezcla de Robin Hood con Chapulín Colorado por el papel de salvadora...

-Yo nací así, no hay manera y forma de que no me ocupe de la gente, de salvar a todo el mundo, yo me entero que alguien está en desgracia yme entra un ahogo, una desesperación, entro en crisis.

Es algo “más fuerte que yo, que mi vida, mi credo y mis hijos”, como dice la canción.

Actualmente el programa se hace desde un estudio habilitado, muy cerca de su apartamento y dura los 60 minutos iniciales.

-¿Por qué no se fuma un cigarrillo completo?
-No sé, mariconerías mías.

Con un gesto casi imperceptible indicaba a quienes la acompañaban que encendieran los seis Belmont que medio consumió en dos horas.

-Estuve a punto de terminar el octavo semestre de Medicina. No pude porque era muy caro para mi.

Hasta las fotocopias de las guías costaban un realero.

Su nombre e imagen se hicieron públicos en 2002 con la quema de la bandera de Estados Unidos en la plaza Bolívar.

-Yo me he reído toda la santa vida de esa quema, porque no era la bandera de Estados Unidos sino una de Maltín Polar, que era lo más parecido que encontramos. Y yo no quemé esa bandera, estaba en las cercanías pero no la quemé, aunque me importa un pepino la bandera de Estados Unidos.

Comenzó su actividad política en los Comités de Luchas Populares (CLP) en la Escuela de Medicina “esos Comités fueron mermando, salí de allí y tuve cierto feeling con alguna gente de Bandera Roja en Puerto La Cruz, pero ellos después me acusaron de cosas. Bandera Roja se fue con la derecha más rancia. Vi al comandante Robin, quien era mi amigo, decir cosas horrorosas de mí, yo me dije, “la vida es así y no la he inventado yo” como dice la canción.

Todos los días comienza el programa de radio cantando un himno a Danilo Anderson, el fiscal del ministerio público asesinado el 18 de noviembre de 2004. Incluso a su mano derecha, en una pequeña biblioteca, hay tres libros a la vista:
“Se llamaba Danilo”, “Pusimos la bomba ¿y qué?” y “Animal World”

-¿Qué pasa si las investigaciones determinan que Anderson no era tan honesto como usted cree?
-Creo que el ser humano tiene derecho a equivocarse, a cometer errores.

Independientemente de cualquier error que haya cometido Danilo Anderson, condeno la manera brutal como fue asesinado, porque la intención era doble: sacar del medio a Danilo y mandarnos un mensaje que se revirtió porque esa muerte tan vil, ese asesinato tan espantoso de Danilo, fue lo que consolidó la revolución bolivariana. Ningún hombre puede quitarle la vida a otro, ese es mi punto de vista.

En una oportunidad el presidente Chávez la calificó de “incontrolable”.

Andaba con un grupo de motorizados que parecía un huracán rubio hasta que entró en el Fondo Único Social Miranda.

-Renuncié hace casi dos meses y le dí las gracias a Diosdado porque es mi amigo y mi pana personal, me dio esa responsabilidad y la cumplí honrosamente. Allí me envenenaron, me vi entre la vida y la muerte, en las montañas de Miranda me envenenaron. En el Fusmi atendimos a miles de personas en un trabajo extraordinario, una vaina apoteósica. Espero que continúen esa obra.

-¿Eso sirvió para controlarla?
-No soy una pieza de ajedrez o de dama china para que me controlen.

Yo no cedo en lo que creo. Yo no tengo vida propia, no tengo vida personal, a mi lo que me queda de vida, de reducto, es este hueco de 35 metros. Yo jamás tuve un hogar y me lo dio mi esposo Humberto, mi marido. (Humberto Berroterán, concejal por el municipio Sucre).

Sin aspavientos, como quien no quiere la cosa, se refiere a tres atentados en su contra.

-No creo que haya sido para asustarme. Quizás al principio, pero luego buscaban sacarme del camino.

Posteriormente cambiaron la estrategia y comenzaron las calumnias para ver si yo cambiaba, si me intimidaban. Yo no soy mujer de miedo, por supuesto que tengo temores pero siempre digo que la valentía es un escalón superior al miedo. Yo aprendí que cuando la cuestión está más arrecha es cuando menos debo retroceder.

Un ejemplo fue el 6 de diciembre, cuando el atentado en la plaza Altamira. Por aquí no quedó un alma porque se suponía que aquella gente avanzaría. Nosotros fuimos los únicos que defendimos Miraflores. Todo el mundo corrió y con razón. No era para menos, pero nosotros considerábamos que nuestro deber era quedarnos defendiendo Miraflores y nos quedamos en pie de guerra.

Lina Ron defiende la existencia de “la milicia urbana” como si se tratara de algo legalmente constituido.

Rechaza el desarme de los grupos del 23 de Enero.

-Estoy totalmente en desacuerdo porque esas son las milicias urbanas.

¿Cómo las vas a desarticular, cómo las vas a desarmar? La mayoría del colectivo del 23 de Enero está conmigo, son mis aliados, mis hermanos, mis amigos, puede ser que con algunos tenga distancias personales... yo los conozco, son hombres y mujeres dignos, honorables, respetuosos, son las milicias populares. Naturalmente que las armas se consiguen por la vía de la izquierda, con la mano zurda como decimos siempre, si no ¿cómo hacemos para defendernos?

- ¿Y a quién le rinden cuentas esas milicias urbanas?
-A su conciencia, al mismo pueblo del 23, al pueblo de Caracas porque no sólo hay armas en el 23 de Enero, es en la Gran Caracas donde está el gran colectivo, en todo el país. De lo contrario ¿cómo podríamos defendernos ante cualquier instancia armada que nos atacase? Antier nada más vimos un ejemplo de personas que le decían a mi comandante que le eran leales y después, a la vuelta de la esquina, se mostraron desleales. Un ejemplo lo tienes en el general Manuel Rosendo, fue de los más desleales. Por eso nunca nos prestaríamos al desarme, entendiendo y aceptando que hay gente que utiliza las armas o que podría usarlas en contra de la República, en contra de sus hermanos.

Es verdad, que hay chivos eléctricos (gatillos alegres) y son peligrosos, pero esa depuración armada tendrá que hacerse dentro de las mismas milicias urbanas, es un voto de confianza que Lina Ron y su gente le dan a la gente del 23 de Enero, es un voto de confianza que el mismo pueblo debe darle a esa gente que fue la que devolvió la paz a este país, porque fue la que trajo otra vez a mi comandante en jefe, acompañado de la Fuerza Armada leal, que en aquel momento se encontraba reducida a una mínima expresión... ¿y es que tú crees que esos chulos y chulas que andan mangoneando no tienen armas?
También las tienen.

-¿Tiene guardaespaldas?
-Guardaespaldas como tales no, pero tengo mis hermanos camaradas que me acompañan y me cuidan.

Ellos no tienen cargos de guardaespalda y mucho menos, pero entienden que su deber es cuidarme constantemente y están aquí, como siempre, acompañándome.

Algunos de estos “hermanos camaradas” consideran que Lina Ron y Hugo Chávez son “deidades que vinieron a cumplir una misión”.

Ella lo escucha; no lo afirma ni lo niega.

Entre la AN y El Conde

-¿Cuál es su evaluación del trabajo en la Asamblea Nacional?
-He sido crítica con los compatriotas diputados. No tenemos excusas de ningún tipo. Lo he dicho desde el principio, lo dije cuando empezaron, constantemente lo estoy diciendo:
no hemos sido lo más certeros que debimos ser. Quiero que los camaradas no se disgusten porque no es una crítica negativa. Es una observación: No es posible que teniendo todo para aprobar leyes importantísimas como las leyes relacionadas con la Educación, con la participación ciudadana, que es importantísima, es vital para la organización de la República, se apruebe primero la Ley de Bingos y Casinos.

Eso me arrecha. Sería una indignidad de parte mía no decir que no es correcto. ¿Qué pasó? ¿Primero los bingueros?O sea que vamos a la misión del bingo, a la misión del casino.

¿Eso sí es importante? ¡Importante es buscar la manera de que el ciudadano de a pie, sea quien sea, así no esté de acuerdo conmigo, tenga las leyes que le permitan acceder a todo! Debemos tener mecanismos que regulen las acciones de los ciudadanos. Cuando tengamos eso sí podemos hablar de desarme.

Le incomoda la candidatura de El Conde del Guácharo “porque es el alter ego de mi comandante. Lo están poniendo como él para quitarle votos”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 16777 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n81572.htmlCd0NV CAC = Y co = US