La Justicia de la Cuarta tiraniza a la Quinta República

MAPANARE- Barecelona, Venezuela

Es necesario para la salud de la revolución no sólo defenderla sino profundizarla. Esto significa que hay que buscar los lados débiles del proceso para buscar fortalecerlos. Uno de esos lados débiles es la administración de justicia. Y es aquí donde urge la actuación del proceso constituyente para poder quebrar la impunidad que está corroyendo prematuramente la experiencia revolucionaria bolivariana. La impunidad ha llegado a límites intolerables. Para poder ver la magnitud del daño es necesario llamar la atención sobre el peligro que representa la tendencia al olvido y/o de memoria corta que padecemos crónicamente los venezolanos. Es normal en estos días sólo acordarse de los delitos recientes que han quedado impunes, entre ellos podemos citar: el golpe de estado del pasado 11 de abril, el saboteo económico y la práctica de terrorismo en la industria petrolera, el uso delictuoso de los medios de comunicación para promover acciones en contra de la nación y sus instituciones, crímenes contra el pueblo (asesinatos selectivos de dirigentes populares y crímenes en contra de personas para culpar el gobierno). Pero muy poca gente recuerda las acciones, no menos delictuosas, que dañaron gravemente el cuerpo de la República cometidas por los representantes del puntofijismo cuando ejercían responsabilidades de gobierno del 58 al 98. Hoy causa náuseas ver a muchos de esos personeros (adecos, copeyanos, convergentes, masistas) paseándose por las calles de nuestro país como que si nunca han quebrado un plato cuando quebraron toda la vajilla, y, peor aún, cuando los vemos en la televisión y demás medios privados (medios que se han erigidos como el verdadero partido de oposición) pontificando y haciendo gala de caradurismo a más no poder y nadie los frena. Parece que pasó al olvidado las responsabilidades de la crisis bancaria que desangró la economía venezolana, nadie se acuerda del BTV, ni de los Jeeps, ni de Recadi, ¿quién se acuerda de Vinicio Carrera o de la Urb. Juan Pablo Pérez Alfonso? ¿quién ha ido preso por las masacres de Cantaura, El Amparo y de Yumare?, ¿quién responde por los muertos de 27 y 28 de febrero del año 89?, etc., etc., etc. De verdad, verdad, seria muy largo seguir enumerando los casos (affaires como decían entonces ¿se acuerdan?) nacionales que pueden ser calificados como robos y crímenes cometidos por los señores del puntofijismo.

Aquí en el Estado Anzoátegui causa indignación ver muy campante por las calles de Barcelona al exgobernador y exalcalde adeco Dennis Balza, quién nunca podrá explicar cuánto a trabajado honestamente (nunca se le ha conocido trabajo alguno o por lo menos alguna actividad que le haya provocado algunas gotas de sudor como lo hacemos la mayoría de nosotros quienes tenemos que jorobarnos para ganarnos el pan nuestro de cada día) para haber logrado amasar una inmensa fortuna que posee y que al parecer le ha caído del cielo como por arte de magia, muy bueno él ¿verdad?, cuando todos sabemos que era un pobre de solemnidad. Hoy ese señor, además de ser el principal socio del traidor De Lima, se nos presenta como un próspero ganadero de los lados de El Carito donde adquirió una de las muchas grandes propiedades que luce groseramente. Es probable que eche el cuento, quizás muy convincente para muchos magistrados de la Justicia, que fue el Anima del Andino (vieja tradición cariteña, cuya capilla está muy cerca de su hato, y donde colocó una placa de agradecimiento por los favores concedidos) quien le concedió el milagro, o, quizás, diga también que su riqueza se deba al intenso brujeo y práctica de santería, que, por cierto, terminó destruyendo el piso de mármol de la Residencia de los Gobernadores, cuando quemó centenares de velas y velones en largas sesiones de rituales. Otro espécimen que anda muy campante por esas calles de Dios, y, además, absuelto por la justicia (tuvo hasta exiliado en Miami, eufemismo que usan esos malandros para cubrir la huída como cualquier rata) es su compinche, el que se hace llamar Goyo Salazar, otra joyita que se cansó de robar en la alcaldía de Barcelona. Así robaría ese sujeto que se dio el lujo de prestarle por un ratico la alcaldía a sus secuaces: Penzo, Abad y Fuentes para que cogieran sus partes también. ¡Claro, ahora los vemos por allí como unos santicos anunciando que van a regresar para que vuelva la prosperidad, la democracia, la libertad y la unión entre nosotros los pobres anzoatiguense! Todo un verdadero clan de delincuentes, cuyo jefe era el proxeneta Enrique Rodríguez, que hizo todo tipo de negocios y corruptelas desde el gobierno encompinchados con el inefable Humberto Petrica entre otros. Si nos vamos por el lado de los copeyanos la diferencia no es mucha, fue muy famosa por sus guisos en los años 80 la tristemente célebre mafia de la Chiricota donde se beneficiaron muy generosamente altos personeros socialcristianos anzoatiguenses; y más recientemente son muy conocidos los desafueros y corruptelas del ex alcalde de Puerto la Cruz José “Cheo” León. Con esta pequeña muestra de bandidos que andan sueltos por allí, como si nada, queremos demostrar como campea la impunidad en Venezuela, claro, ayudados y fortalecidos por la falta de Justicia.

Para nadie es un secreto que los cogollos mafiosos de AD y Copei se repartían el país como un botín; permitieron que un reducido grupo de personas (la oligarquía) se hiciera más inmensamente rico y poderoso que lo que eran y que las trasnacionales imperialistas le clavaran los colmillos vampirescos para chupar de manera insaciable la sangre a nuestro patria; nos endeudaron con la banca extranjera hipotecando de manera traidora el futuro de nuestro pueblo. Son estas y no otras las causas esénciales de los males estructurales que sufre la sociedad venezolana. En consecuencia, son estas las causas de la pobreza y los sufrimientos de la gran mayoría de la población venezolana que vive en situación de pobreza Por eso, no puede causar otra cosa sino rabia ver a estos payasos de mala muerte tratando de convencernos que el cinturón de miseria de Caracas y los de otras ciudades del país se formaron desde el 98 para acá y que ellos no tienen nada que ver con ese asunto pues ellos son el futuro, y, por supuesto, causa mucha más rabia observar la inexistencia de una verdadera administración de justicia acorde con los tiempos de revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2811 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas