Simón Bolívar, Simón…antes que todo se hunda!

… con las flores habrá poesía, y ternura, amor, sueños y esperanza…y Bolívar no será frio bronce, para servir únicamente como refugio a las aves…

"Cuenta un realista, el 26 de marzo de 1812: Allí (en la plaza de San Jacinto), vi como cuarenta personas hechas pedazos, o prontas a expirar por los escombros. Jamás se me olvidará este momento. En lo más elevado de las ruinas encontré a don Simón Bolívar que, en mangas de camisa, trepaba por ellas. Me vio y me dirigió estas impías y extravagantes palabras: "Si se opone la Naturaleza, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca". Entre el espanto del terremoto que despedaza la ciudad, al iniciarse la Revolución, levanta, sobre las ruinas convulsas de la iglesia de San Jacinto, su figura nerviosa y altanera, y allí, en presencia de la multitud despavorida, prorrumpe en las soberbias palabras, a cuyo lado palidece el mítico guerrero Áyax de Telamón. Bolívar se yergue ante un clérigo realista para sustentar apasionado aquella tesis de hacer obedecer a la naturaleza. Intuitivo genial, plantea la lucha constante del hombre por el señorío sobre las cosas creadas".

Los reveses hacían temible a Bolívar, y con el éxito se hacía magnánimo. Recuérdese aquella noble respuesta de Bolívar al general Salom que sitiaba El Callao, donde se defendía heroicamente el general español Rodil, aquel mismo Rodil que fue luego, en España, presidente del Consejo de Ministros y uno de los pacificadores de las Vascongadas. Salom, desesperado con la resistencia, amenazaba, en carta a Bolívar, a los defensores de El Callao. El Libertador le responde: "El heroísmo no es digno de castigo. ¡Cuánto aplaudiríamos a Rodil si fuera patriota! La generosidad sienta muy bien al vencedor, general"

Entre las cartas más lisonjeras que se dirigieron a Bolívar, lisonjeras por venir sobre todo de sus adversarios los más altivos, cuéntense las del general La Torre, las del general Morillo y de otros militares españoles que pelearon contra él aquella formidable guerra Suramericana, tan mal estudiada en España. El general Canterac, a quien un motín militar asesinó cerca de la Puerta del Sol, el 18 de enero de 1835, siendo capitán general de Madrid; el general Canterac, derrotado por Bolívar en la Batalla de Junín, y luego, junto con La Serna, en Ayacucho, escribió al Libertador, en nombre de los generales, la siguiente carta:

Huamanga, 12 de diciembre de 1824.

Excelentísimo señor Libertador, general don Simón Bolívar.

Como amante de la gloria, aunque vencido, no puedo menos que felicitar a vuestra excelencia por haber terminado su empresa en el Perú con la jornada de Ayacucho. Con este motivo, tiene el honor de ofrecerse a sus órdenes y saludarle en nombre de los generales españoles, este su afectísimo y obsecuente servidor, q.b.s.m.,

José de Canterac

"Bolívar tenía la frente alta, pero no muy ancha y surcada de arrugas desde temprana edad indicio de pensador; hacía mucho ejercicio. No he conocido a nadie que soportara como él las fatigas; después de una jornada que bastaría para rendir al hombre más robusto, lo he visto trabajar cinco o seis horas o bailar otras tantas, con aquella pasión que tenía por el baile. Dormía cinco o seis horas de las veinticuatro, en hamaca, en catre, sobre un cuero, envuelto en su capa en el suelo y a campo raso como si estuviera sobre blanda pluma. En el alcance de la vista y en lo fino del oído no le aventajaban ni los llaneros"

Los ojos de Bolívar encareciendo el vigor de esa luz profunda, la viveza con que centellaban en ocasiones de exaltación. "era amigo de bailar, galante y sumamente adicto a las damas y diestro en el manejo del caballo, gustábale correr a todo escape por las llanuras del Apure, persiguiendo la libertad. En el campamento mantenía el buen humor con oportunos chistes; pero en las marchas se le veía algo inquieto y procuraba distraer su impaciencia entonando canciones patrióticas".

Lo que pueda quedar por decir de Simón Bolívar, Simón lo responde el poeta Alberto Avelo Torrealba en su poema, Por Aquí Paso…lo que pueda quedar por hacer NO será dentro de cien años, NO cuando despierte el pueblo, será cuando dejemos de huir y aceptar ofensas e ingratitudes, cuando dejemos de refugiarnos en el interior de las mezquindades personales, cuando no tengamos que sobrevir a expensas de la miseria del prójimo, cuando el pueblo confundido manipulado, tenga los instrumentos y la pasión para comprender la realidad…cuando el altruismo, logre vencer la pequeñez, el odio, el egoísmo y seamos libres para decir: "bastantes cojones hay aquí" y cual Florentino sin ambages aceptar el compromiso:

Amigo, por si se atreve,

aguárdeme en Santa Inés,

que yo lo voy a buscar

para cantar con usté.

Sabana, sabana, tierra

que hace sudar y querer,

parada con tanto rumbo,

con agua y muerta de sed,

una con mi alma en lo sola,

una con Dios en la fe;

sobre tu pecho desnudo

yo me paro a responder:

sepa el cantador sombrío

que yo cumplo con mi ley

y como canté con todos

tengo que cantar con él.

Que ya lo dice el poeta Alberto Arvelo Torrealba al verlo pasar, envuelto en la luminosa soledad de la gloria:

De bandera va su capa,

su caballo de puntero,

baquiano, volando rumbos,

artista, labrando pueblos,

hombre, retoñando patrias,

picando glorias, tropero.

Óigale la voz perdida;

sobre el resol de los médanos

la voz del grito más hondo

óigasela, compañero,

como el son de las guaruras

cuando pasan los arrieros,

como la brisa en la palma,

como el águila en el ceibo,

como el trueno en las lejuras,

como el cuatro en el alero,

como el eco en las tonadas,

como el compás en el remo,

como el tiro en el asalto,

como el toro en el rodeo,

como el relincho en el alba,

como el casco en el estero,

como la pena en la canta,

como el gallo en el silencio,

como el grito del catire

en las Queseras del Medio,

como la Patria en el Himno,

como el clarín en el viento.

Por aquí pasó, compadre,

dolido, gallardo, eterno.

¡"Vosotros sois invencibles"!

…Por aquí pasó, compadre,

dolido, gallardo, eterno…

Patria Hasta Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 534 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter