Satélite Simón Bolívar: Ciencia y revolución

Simón Bolívar en 1.821, al redactar sus recomendaciones para la educación de su sobrino Fernando, dijo: “La Geografía y Cosmografía debe ser de los primeros conocimientos que haya de adquirir un joven”

Somos los hijos de la luz de la historia

Partiendo de los conceptos emitidos por nuestro máximo comandante Simón Bolívar, podemos captar en su portentosa formación cultural, como éste determina, al espacio donde vivimos, transitamos e historiamos (Geografía), observándolo en estrecha correlación con el mundo estelar (Cosmográfico), el cual ya para su momento, no se limitaba tan sólo a nuestra más cercana estrella el Sol, sino que miraba a la orientadora guía espacial de identificación coordenada, indispensable para desplazarse por todos los continentes y todas las aguas que conforman la superficie del planeta Tierra y su relación con el movimiento mecánico-cósmico constelado. ¡Qué adelantado nuestro gran dirigente republicano, Simón Bolívar!

La Revolución China y la Revolución Bolivariana

Mao Tse-Tung, después de aquella gran y larga marcha (1.934-1935) hacia el norte de China, donde en todos los momentos de su trayecto no cesó la confrontación de clases y la fuerte lucha militar popular; siguió sin detenerse, hasta la capitulación de su poderoso enemigo, el imperio japonés en 1.945 y la de sus cipayos y lacayos nacionales, ante los ejércitos aliados antifascistas. Precisamente, esa fue la coyuntura interna en la cual, las fuerzas reaccionarias nacionalistas del Kuomintang se enfrentaron a las comunistas, y venció el ejército rojo dirigido por el valiente comandante revolucionario Chino al lado de su pueblo en 1.949.

La Revolución Bolivariana, la cual llegó al gobierno en 1.998 y se consolida a partir de su lucha contra las más bellacas fuerzas imperiales y nacionales, las cuales la atacan permanentemente buscando derrocarla; se une a la China y a todas las demás revoluciones en el mundo, para con el más alto aliento de libertad y justicia, tratar de salvar a la humanidad de la barbarie imperialista en el siglo XXI.

Spútnik, golpe científico espacial

La prensa gringa, calificó para su momento de “Pearl Harbor” científico tecnológico, el exitoso lanzamiento soviético del SPUTNIK; primer satélite espacial artificial de telecomunicaciones que circunvoló nuestro planeta Tierra el día 4 de octubre de 1.957.

A 12 años del estruendoso crimen genocida de Hiroshima y Nagasaki. A 8 años del triunfo de la Revolución China. A 3 años del surgimiento de una Corea del Norte Socialista. En pleno año, de cuando la pólvora de los fusiles de Fidel y el Che, y de toda la vanguardia que les acompañaba, se batían a sangre y fuego, cargados de conciencia libertaria. En ese mismo año de 1.957, desde la zona desértica de Kazajistán, al Este del Mar Aral, desde el Cosmódromo de Baikonur, la lucha comunicacional se hace planetaria a partir del SPUTNIK.

Los imperialistas yanquis, logran 4 meses después lanzar efectivamente el EXPLORER en febrero de 1.958.

En Venezuela, durante ese período se derrocaba la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y hacía su plena entrada la mafia puntofijista.

Ciertos camaradas, lamentablemente aún no entienden y mucho menos comprenden que los cambios revolucionarios están basados, condicionados y determinados por el avance del conocimiento científico revolucionario y de justicia socioeconómica.

Aquella nación socialista, que lo dio todo por salvarse así misma y a la humanidad entera de las garras del Nazifascismo; aquella nación que para 1.948 producto de la genocida guerra imperial occidental, había visto reducida en un tercio su riqueza nacional de preguerra. Aquella nación que en Yalta, de 1.945, su comandante en jefe, José Stalin, tuvo que mentir, diciendo que poseían ya, la bomba atómica, para persuadir a que la siguiente explosión no la provocaran, USA y Europa, sobre las almas del pueblo ruso y de toda la URSS. Posteriormente, esa nación, con los más grandes sacrificios y la ayuda de revolucionarios científicos como el italiano Bruno Pontecorvo, logró obtener el dominio nuclear y tecnológico, y darle el verdadero sentido de uso pacifico, orientándolo hacia el desarrollo humano.

La URSS, tenía 1700 ciudades y decenas de miles de aldeas reducidas a cenizas por los bombardeos y cañonazos Nazis; sin embargo como se dice en una película rusa: “Moscú No Cree En Lágrimas”.

Con el SPUTNIK, el 4-10-1957, nace la Era espacial.

La Revolución Bolivariana salta científicamente al espacio ultraterrestre

¡El satélite de telecomunicaciones Simón Bolívar!

¿Dónde se ubica y cuál es su tamaño?

Está ubicado en orbita hemisférica uruguaya en una posición de plano orbital en la longitud 78° Oeste, con dos paneles solares de 12,5 metros de largo cada uno, que suman 25 metros en total; estos, se alimentan de energía solar y permiten el mantenimiento y vida del satélite en el ultraespacio. Es un aparato de base tecnológica digital, cuyas dimensiones son de 3,6 metros de largo por 2,3 metros de ancho en su parte superior y 2,1 metros en su parte inferior.

¿Qué es y para qué nos sirve?

El Simón Bolívar, Venesat-1, es un satélite constituídos por una plataforma y una carga útil. Carga útil, que corresponde al instrumental de radiocomunicaciones el cual permite facilitar el servicio de interés al usuario en tierra.

El Venesat-1, pesa 5.100 kilogramos, está conformado por 28 transpondedores (los cuales permiten usar la plataforma con fines específicos comunicacionales; amplían la transmisión de canales de radio y TV culturales, en telesalud, teleeducacion, teleconsultas y teleconferencias, con largo alcance.

Esta constituido por todo un soporte de ingeniería de punta y de última generación para la conexión de acceso a Internet e infocentros, en zonas muy alejadas sin cobertura en las vías tradicionales de telecomunicación.

En la plataforma despuntan 14 inyectores por medio de los cuales se envía gas propelente, para mantener a Venesat-1 en su respectiva posición orbital durante 15 años aproximadamente, tiempo este, el estimado internacionalmente para la vida útil de un satélite en el espacio ultraterrestre.

¿Cómo alcanza el satélite Simón Bolívar el espacio ulterior?

El cohete transportador Larga Marcha 3B, elaborado especialmente para el Satélite Simón Bolívar, tiene 54,8 metros de largo, pesa 425,8 toneladas, posee 4 impulsores de combustible liquido y despegó desde el centro de satélites Xichang de China, un cosmódromo situado al Suroeste de la hermana República Comunista.

Dicho Satélite se liberó a una altura de 200 kilómetros de separación de nuestra superficie terrestre..

A partir de ese momento, será orientado su ascenso con maniobras humanas hasta alcanzar colocarlo en órbita geoestacionaria a 36.000 kilómetros de altura en su separación de la Tierra. La orientación del ascenso se hará desde 6 estaciones terrestres de control, dos de estas existentes en la República Bolivariana de Venezuela, una principal, Bamari en la zona central (El sombrero, Edo. Guárico) y otra secundaria de respaldo en luepa Edo Bolívar hacia el Occidente del país.

Integración y unidad comunicacional Continental

Desde el 1° de noviembre del año 2008

La República Socialista Bolivariana de Venezuela, se convierte en la líder unitaria comunicacional de América. El amplio espectro que abarcará el Satélite telecomunicacional Simón Bolívar, beneficiará en La Banda C, a las repúblicas de: Cuba, Dominica, Haití, Jamaica, Centroamérica sin México, toda Suramérica sin los extremos Sur de Chile y Argentina. La Banda Ku a las repúblicas de: Haití, Cuba, Dominica, Bolivia, Paraguay y Uruguay. La Banda Ka: se reserva exclusivamente a la República Bolivariana de Venezuela, además de entrar también en las otras bandas del espectro satelital.

La Astronomía, estudio necesario para la especie humana

Si queremos hoy, según el nivel de desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas, comprender y aplicar el Materialismo Dialéctico, el cual es básico científicamente, para avanzar revolucionariamente hacia el socialismo, es indispensable actualizarse y adquirir el mayor conocimiento posible de las interacciones dialécticas de nuestro macro y micromundo universal, es decir, de la Astronomía tanto terrestre como extraterrestre (Observación dentro y fuera de nuestro planeta Tierra), y de toda la astronáutica y las telecomunicaciones, así como de la quántica o mundo de las partículas; como nuevos fundamentos de avanzada cognoscitiva contemporánea. Estamos propiamente en la marcha de la gran era espacial y ante un nuevo salto histórico a partir de aquel primer logro científico que significó el lanzamiento efectivo del primer satélite de telecomunicaciones SPUTNIK.

El satélite SIMÓN BOLÍVAR es avanzada revolucionaria.

(*) Investigación y redacción:
Correos:[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4818 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /venezuelaexterior/a89238.htmlCUS