A los trabajadores petroleros y a la opinión pública nacional

Campaña nacional de firmas en defensa de la contratación colectiva de los trabajadores petroleros



Los trabajadores petroleros estamos cansados de tantos atropellos, de violación a nuestros derechos y que la negociación del contrato siga siendo una “caja negra” de la que nadie sabe nada. Quienes fuimos vanguardia en la lucha contra el golpe de estado y el paro-sabotaje golpista e imperialista, los que nos la jugamos en la defensa del proceso revolucionario exigimos que se respete nuestro derecho a una contratación colectiva justa, en cuya negociación debemos tener una participación protagónica los trabajadores de base y las organizaciones legitimadas.

La opinión pública venezolana debe saber que los trabajadores de la principal industria venezolana tienen vencida su contratación colectiva, en términos reales, desde el 21 de octubre del pasado año, y por un acuerdo írrito entre PDVSA y la burocracia de las federaciones sindicales, al margen de los trabajadores, se estableció como fecha legal de vencimiento del contrato petrolero el pasado 21 de enero de este año, lo cual significó una pérdida más para los trabajadores petroleros.

Para los petroleros revolucionarios, clasistas y socialistas la lucha por un contrato digno está unida a la lucha por la plena nacionalización de la industria petrolera

A quienes defendemos el salario nos dicen locheros y mercantilistas. Nosotros decimos que esta afirmación es un vil chantaje y sólo busca desviar la atención de la lucha histórica que los trabajadores hemos tenido en defensa de nuestro salario y derechos sociales y reivindicaciones patrióticas. A diferencia de los burócratas sindicales que afirman que la lucha primero es socialista y luego económica, reproduciendo el discurso que les preparó el patrono que es PDVSA, los dirigentes que creemos en la autonomía sindical, clasistas y revolucionarios, vamos más allá. No separamos la lucha por el salario de la lucha por la plena nacionalización de nuestra industria petrolera, en la que las transnacionales imperialistas aún tienen más del 40% de las acciones para la extracción, transformación y comercialización del petróleo que pertenece al pueblo venezolano.

La lucha por el socialismo se concreta manteniendo bien en alto la moral revolucionaria de nuestros trabajadores, cancelándonos lo que nos deben. ¡El Contrato Colectivo es una vieja deuda con los trabajadores petroleros! Ningún soldado va a la guerra con hambre, las botas rotas y sin balas para el fusil. Sin duda alguna la lucha por un Contrato Colectivo, es una batalla digna, revolucionaria, socialista, anticapitalista y antiimperialista. Cualquier otro discurso fuera de esta realidad es un vil chantaje patronal y de la burocracia sindical.

Actualmente la negociación de nuestra contratación colectiva está en manos de una comisión “Light” parapetada por el gobierno, a través del ministerio del Trabajo y de PDVSA, junto con la burocracia sindical de la IV y de la V republica, escogida a dedo y a espaldas de los trabajadores. Los mismos burócratas gubernamentales que se ufanan hablando de “democracia participativa y protagónica”, y que aseguran que ahora “PDVSA es del pueblo”, escogieron una “comisión” que funciona al ritmo que impone la empresa, que se limita a aceptar sin ninguna discusión las ofertas y actúa en el más completo sigilo y en la clandestinidad, en un proceso en el que los trabajadores de la industria no tenemos ninguna participación.

Lo poco que se ha “acordado”, han sido entregas alevosas y criminales de algunas de nuestras conquistas, como es el caso de la burla de los 3 millones de bolívares por el retraso en la discusión del contrato. Después que la burocracia sindical firmó un acta con el gobierno, representado por el Ministro y Vice-ministro del Trabajo, en la que se comprometía a entregar un bono de 3 millones por el perjuicio causado a los trabajadores, el propio gobierno, a través de PDVSA, desconoció el acuerdo, y dicha cantidad no será una bonificación adicional sino un adelanto que será descontado después de firmada la nueva contratación colectiva.

Ante la solicitud del aumento de la Tarjeta Electrónica de Alimentación, que los petroleros de base hemos dicho que debería ser de Bs. 1.500.000, incluyendo a los trabajadores jubilados y de nómina mayor, PDVSA ha ofrecido un incremento del 25%, para que esta llegue a 750.000, y la “comisión negociadora” sin chistar aceptó sumisa la propuesta de la empresa. Igualmente aceptaron sacar la TEA de la convención colectiva, lo que hará que de ahora en adelante los incrementos dependan del índice de precios al consumidor. Sobre los préstamos de vivienda, la “comisión negociadora” aceptó que éstos queden regidos por la normativa interna de PDVSA, es decir a discreción de la empresa y de acuerdo a sus parámetros, en lugar de ser parte de la negociación de la contratación colectiva. En pocas palabras lo que antes eran conquistas producto de la lucha de los trabajadores a través de la convención colectiva, ahora quedan en manos de PDVSA como patrono.

Igualmente, la actual convención colectiva debe adecuarse a los nuevos tiempos revolucionarios y a las necesidades de los trabajadores. Dicha convención tiene las mismas cláusulas que hace 45 años, y lo que se ha hecho ce es cambiarle algunas cifras y montos.

Una nueva comisión negociadora verdaderamente representativa de los trabajadores de base debe introducir en la discusión una serie de temas establecidos en las leyes, y que actualmente no se cumplen en PDVSA, como por ejemplo:

* Pago de la incidencia en descanso Art. 90 de la Constitución (Los trabajadores y trabajadoras tienen derecho al descanso semanal y vacaciones remunerados en las mismas condiciones que las jornadas efectivamente laboradas).

* Pago del Bono Vacacional a salario "normal" y no a salario básico como actualmente lo hace PDVSA.

* Para efectos de las ofertas salariales para trabajadores y trabajadores de las antiguas asociaciones estratégicas, hoy empresas mixtas se debe hacer como una negociación "colectiva" y no de manera individual como se pretende realizar, en perjuicio de los derechos fundamentales de los trabajadores, ya que como todos sabemos los patronos se aprovechan de las negociaciones individuales para amedrentar y chantajear a los trabajadores.

* El Ministro del Trabajo informo que había "luz verde" para la reducción de la jornada laboral vía convenciones colectivas. Proponemos que este punto se incorpore de manera inmediata a las discusiones, incluso ya tenemos propuestas concretas en cuanto al punto, sin perjuicio del salario de los trabajadores y como impulso a la generación de nuevos puestos de trabajo.

* Se debe incorporar a la contratación colectiva una cláusula que nos permita defendernos del Art. 125 de la L.O.T. (Aunque ya esta en proyecto la ley de estabilidad laboral, la cual celebramos, pero esta es una medida que debe ser impulsada desde las bases de los trabajadores).

* Además exigimos que se clarifique la situación de la contratación colectiva. Los petroleros estamos planteando que se reconozca el pago de la cesta ticket a los trabajadores de la nómina mayor, así como también el pago de horas extras a estos trabajadores, específicamente el sobretiempo y el tiempo de viaje; insistimos en la necesidad de lograr la absorción de todo el personal contratado, que fue el que ayudó a recuperar la empresa en los días del sabotaje a PDVSA; exigimos el retorno de la retroactividad de las prestaciones sociales, para los trabajadores de nómina mayor, así como la evaluación por desempeño, la cual no se hace desde el año pasado, (ni evaluación por desempeño, ni meritocracia) cumpliendo con el aumento salarial, establecido en la cláusula 55 de la contratación colectiva; el pago de útiles escolares y guardería a los hijos de los trabajadores nomina mayor, así como los demás derechos legales.

* Estamos planteando, además, que se agilice la aplicación de la normativa interna de PDVSA en las regiones para acceder a los préstamos de vivienda, y que se homologuen a los trabajadores de nómina mayor. Que se respete el acuerdo inicial de que los 3 millones de bolívares eran un bono por retraso en la discusión del contrato colectivo, y que sea aplique al personal de las contratistas, subcontratistas y de las empresas mixtas.

Los trabajadores petroleros de base no reconocemos a la actual comisión negociadora de la contratación colectiva

Todos los días en los portones, en las refinerías, en los muelles, en las oficinas y en las distintas áreas de la industria petrolera, los trabajadores y trabajadoras, en medio de una gran incertidumbre, se preguntan: ¿Qué está pasando con el contrato?, ¿Cuándo se definirá esta situación?, ¿Quiénes están negociándolo?, nadie sabe nada, y cuando algún burócrata sindical aparece en las áreas lo que hace es desinformar más. Mientras tanto la supuesta discusión de la contratación colectiva se mantiene en el limbo, a puertas cerradas, y sin que los trabajadores tengamos ninguna participación. Los “negociadores” designados gracias al acuerdo entre el gobierno y la burocracia sindical, no tienen ningún compromiso con las bases, y poco les importa el clamor de los trabajadores. Mientras no rompamos esta lógica antidemocrática, la contratación colectiva petrolera seguirá siendo una “caja negra” sin solución.

Los trabajadores petroleros decimos: ¡basta de atropellos y de burlas!, llamamos a las bases obreras, a todos los trabajadores en las distintas áreas a rebelarse contra esta situación, y a desarrollar un movimiento nacional para desconocer a la actual “comisión negociadora” del contrato colectivo. De allí que los convoquemos a impulsar y sumarse a la campaña nacional de recolección de miles de firmas en todo el país, en defensa de una discusión democrática del contrato colectivo, por el desconocimiento de la actual comisión negociadora y por la escogencia desde las bases de una nueva comisión que la sustituya.

En tal sentido, exigimos nuestro derecho a participar en la discusión de la contratación colectiva de los trabajadores petroleros, y proponemos que se conforme una nueva comisión integrada por representantes de los sindicatos de base legitimados, como también, que los trabajadores en asamblea escojan a sus representantes directos.

La discusión del contrato colectivo debe ser pública y abierta a todos los trabajadores de la industria, de tal forma que planteamos que los trabajadores de todas las áreas escojan en asamblea veedores que participen con voz en la negociación contractual, y que junto a los nuevos miembros de la comisión, informen permanentemente a todos los petroleros los avances de la negociación de la contratación colectiva.

Se impone entonces un levantamiento de las bases de los trabajadores petroleros en todo el país para desconocer a esta comisión “entreguista”, que nadie eligió, así como para rechazar y denunciar la violación que hace el gobierno y el ministerio del Trabajo de la autonomía sindical.

Por una federación sindical clasista, unitaria, revolucionaria y autónoma elegida democráticamente desde las bases

Exigimos a los promotores de la Futev que se agilice el proceso electoral para la unificación sindical. Que se constituya una comisión electoral paritaria, reconocida por todos los trabajadores de base, para que establezca el cronograma para las elecciones de la federación. Lucharemos sin descanso para que sea un proceso por la base, democrático y transparente. Los trabajadores necesitamos una estructura sindical legitimada que sea instrumento de lucha, que se ponga a la cabeza en la resolución de todos los problemas de los trabajadores petroleros.

Denunciamos la pretensión de querer postergar las elecciones para después de que la burocracia de la IV y la V República, “pacte el nuevo contrato con PDVSA”. Esa es una vil maniobra que atenta contra los más elementales garantías democráticas y violenta la soberanía e independencia de los trabajadores.

Miles de firmas en defensa del contrato colectivo, por una nueva comisión negociadora elegida democráticamente por los trabajadores petroleros y por un derecho de palabra para los trabajadores petroleros ante la Asamblea Nacional en cadena de radio y televisión.

Queremos hacer de conocimiento del país, la grave situación por la que están atravesando los trabajadores petroleros, y nuestra decisión de luchar por nuestra contratación colectiva y por todos nuestros derechos. Necesitamos que nuestros problemas sean escuchados, que los espacios de participación y debate como la Asamblea Nacional se abran para nosotros, porque es un legítimo derecho como trabajadores de nuestra principal industria, motor de la economía del país. Por todas las razones expuestas, apelamos a la solidaridad de todos los trabajadores, trabajadoras y del pueblo en general, y solicitamos que nos respalden con su firma y recursos económicos para desarrollar esta campaña, y publicar en la prensa nacional un petitorio con miles de firmas, dirigido al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, al Ministro de Energía y Petróleo y presidente de PDVSA y al Ministro del Trabajo, para que de una vez por todas, se le de una respuesta satisfactoria a las exigencias de los trabajadores(as) petroleros.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2385 veces.