Un clamor recorre a Guayana: ¡jubilados y pensionados están preñados de problemas!

Voy al grano, sin pérdida de tiempo. Planteo, al General Carlos Osorio, Presidente de la Corporación Venezolana de Guayaba, como cevegista y jubilado que soy, las cosas que nos afectan como tales (jubilados y pensionados, a nivel de empleados y trabajadores), de esta institución. Utilizo la tribuna popular en que se ha convertido Aporrea, para pasarle nuestros problemitas al General Carlos Osorio, un hombre que tiene un par de meses y unos días al frente del cargo donde lo colocó el Presidente Nicolás Maduro, con un mandato preciso: poner orden en este emblemático organismo oficial y rescatarlo del abismo donde se encuentra, junto a las empresas básicas que están dando tumbo desde hace unos años.

Con su permiso, General Osorio, me voy a presentar no vaya usted a creer que se trata de un activista político de la oposición. Nada que ver, Allá voy: Mi nombre es Teófilo Santaella. Soy periodista, y cevegista jubilado. Y soy, además, Oficial Técnico, en situación de retiro. ¿A qué se debe que un jubilado de la CVG le envíe reflexiones a un Presidente de esta institución, a través de esta vía, segura y confiable, consultada a diario por miles de personas? Se debe a un solo motivo: Si le escribo una carta, siguiendo el protocolo oficial, entregarla en el sótano de la CVG, recibir una copia firmada, como constancia de haber sido recibida, y esperar, esperar y esperar el sueño de los muertos. A sabiendas de que la carta irá a parar a manos del Director General, o cualquiera otro funcionario. Y de allí pasa a la gaveta de un escritorio, o pasa a un archivo, que más tarde recibirá el nombre de “muerto”. Por eso General prefiero la tribuna de Aporrea.

Como usted está recién llegado a la CVG. Enviado con poder, ya que además de la responsabilidad que asume, como máximo jefe de la Corporación Venezolana de Guayana, le asignan también la que se desprende de la Región de Defensa Integral (REDI), en palabras más, palabras menos, usted, señor General, no sólo tiene el poder que le acerca al poder de Miraflores, sino que usted se maneja bien en el aspecto comunicacional, que es otro poder. Maneja bien el verbo frente a un micrófono y le habla a la gente a la cara. Esa habilidad vale oro. Por eso es que estoy confiado de que las reflexiones que le dejaré en esta comunicación le serán de utilidad para prestarle atención al recurso humano, en situación de jubilación y pensionados. Personas que dejaron sus mejores años a esta institución y que ahora, nosotros, esperamos algo de ella. Y pasemos al grano, que me podría “comer” el espacio, sin decir a lo que vine.

PRIMER ASUNTO: El Servicio Médico. Nosotros, como jubilados, somos gente de cierta edad, cuando afloran las enfermedades. Eso significa que necesitamos un servicio médico eficiente. Ahora no lo es. La CVG tiene que cancelarle a tiempo a la empresa aseguradora CUIDAMED su dinero correspondiente al servicio integral que presta. De esa manera recibiremos un servicio oportuno y eficiente. SEGUNDO ASUNTO: necesitamos que se le cancele a esta Aseguradora su dinero completo. Es decir, que no se concrete al pago de los servicios primarios. De tal manera que esa empresa (CUIDAMED) proceda en el tiempo más rápido posible, a hacer los rembolsos correspondientes a las facturas que introducimos por conceptos de compras de medicinas, exámenes y estudios especiales. Ese dinero lo necesitamos para efectuar las mismas operaciones, ya que en la mayoría somos personas enfermas, en diferentes niveles. TERCER PUNTO: Que se nos otorgue la cesta ticket o un bono especial alimenticio, como quieran llamarlo. Sería de gran ayuda, para nosotros, dado los montos bajos de las jubilaciones y pensiones que recibimos. Esto es urgente. CUARTO PUNTO: que se nos homologuen nuestras jubilaciones y pensiones. El alto costo de la vida, hace que se nos haga agua, en las manos. QUINTO PUNTO: que escoja, la CVG, tres, cuatro o cinco clínicas de la zona (de la mejores) y que le cancelen sus servicios, en un tiempo perentorio, para que el funcionario no pase por la pena que llegue a solicitar, con urgencia un servicio, y le digan: “ESTAN SUSPENDIDOS LOS SERVICIOS, POR FALTA DE PAGO”. Eso es vergonzoso no sólo para el funcionario, sino para la institución, que años atrás gozó de un gran prestigio.

Y SEXTO PUNTO: Reflexiones. Señor General Carlos Osorio, ¿usted no cree que estos pedimentos requieren de una atención rápida y eficiente? Somos hombres y mujeres (hoy día la mayoría con enfermedades graves) que entregamos nuestros mejores días al engrandecimiento de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), para que ella cumpliera, a la vez, con el desarrollo y crecimiento de una de las regiones más importantes para el Estado venezolano. ¿Usted no cree que para un Estado que recibe, cuantiosas sumas millonarias de dólares, por concepto de petróleo, a precios altos a nivel internacional, bien pudiera atender a estas personas, que según los slogans que usan en esta y otras empresas del Estado, “somos el capital más valioso”, es un costo insignificante?

¿Sabe usted cuánto perdió el Estado por entregar dólares a ciegas a empresas de maletín? Según el Profesor Giordani: 24 millones de dólares. ¿Sabe usted cuánto cuesta uno de los aviones que ha adquirido el Estado a la empresa Embraer de Brasil para Conviasa? 90 millones de dólares. ¿Sabe usted cuánto estafaron los funcionarios del Fondo Chino-Venezolano al Estado? 86 millones de dólares. Y los actos de corrupción que se han descubierto últimamente, ¿cuánto significan para el Estado? General, Carlos Osorio, todo esto y mucho más demuestra que el Estado dispone de cifras inimaginables de dinero. Para muchas cosas, unas imprescindibles para la marcha de la economía del país, otras inocuas, que van a parar a los bolsillos de los corruptos. ¿Cree usted General que su poder y su envestidura no puede, con un esfuerzo mínimo, solucionar estos problemitas de los jubilados y pensionados (empleados y trabajadores) de la Corporación Venezolana de Guayana?

Yo creo que sí puede y que todo está en sus manos. Usted fue funcionario del Gigante Hugo Chávez, quien es nombrado por usted en cada evento, que cuenta con su presencia. Usted es un hombre venido del pueblo. En otras palabras, está impregnado de pueblo. Es dinámico y eficiente, por lo que apreciamos. Atienda, entonces, por favor, a estas personas que hoy día necesitan de su Estado para atender sus necesidades básicas, pero en especial lo que tiene que ver con su salud. En sus manos está la pelota. Confiamos en usted. Ojalá pueda apartar unos minutos de su apretada agenda, y llamar al Presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados de la CVG, Miguel Espinoza, quien puede informarle mejor y con mayor propiedad sobre estos problemas. ¡ES JUSTICIA!

¡Chávez vive, la lucha sigue!

Teófilo Santaella: periodista egresado de la Escuela de Comunicación Social de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60. Gerente de Información, jubilado de la CVG.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1603 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /trabajadores/a171582.htmlCUS