Submarinos rusos vigilarán costas venezolanas

Submarinos rusos vigilarán costas venezolanas

Submarinos rusos vigilarán costas venezolanas

Credito: Archivo

Las autoridades venezolanas mantendrán los negocios con Rusia. También negocian la instalación en el país de una fábrica de fusiles rusos con sus municiones en un lapso de tres a cinco años.

Desde 2005 ha venido asomándose la posibilidad de adquirir submarinos y repotenciar los sistemas navales de armas que posee la Armada venezolana.

Con esa intención, el presidente Hugo Chávez anunció en su última visita a Moscú (en julio de este año) que Rusia y Venezuela firmarán antes de fin año un contrato para la compra de cinco submarinos.

La adquisición de las nuevas naves se hace necesaria porque en la actualidad la Armada de Venezuela dispone de dos submarinos convencionales para resguardar 279 mil kilómetros de soberanía marítima, y ambas naves están en mantenimiento mayor en Diques y Astilleros Generales (Dianca), según lo informaron trabajadores de esa empresa ubicada en Puerto Cabello, estado Carabobo.

El Project 636 es el candidato en modelo de submarino que el Gobierno Nacional maneja como opción de compra.

Fuentes de Rosobonexport, industria militar rusa, han indicado al periódico ruso Kommersant, que ya se ha recibido el pedido, prácticamente ha concluido la redacción del contrato, que será firmado en fin de año.

En el catálogo de esa industria se precisa que los submarinos que comprará Venezuela son sumergibles y de propulsión diesel, de la clase “Varshavianka”, Project 636, que en Moscú ya ha vendido a China y actualmente construyen otros para Argelia.

De los cinco que comprará Venezuela, tres serán construidos en astilleros de San Petersburgo y los dos restantes en fábricas localizadas en el extremo oriente, en el Pacífico.

Los submarinos 636, de una envergadura de 73,8 metros y capaces de navegar a 300 metros de profundidad, están equipados de 4 misiles con un alcance de 220 km, lo que les permite atacar a distancia y evitar “tener que penetrar líneas de defensa enemigas”, según el catálogo de ventas de Rosobonexport.

También está dotado de cuatro lanzatorpedos del calibre 533 milímetros y diez lanzaderas verticales de cohetes de crucero, para abatir objetivos fijos o móviles sumergidos, costeros o en superficie, en condiciones de intensa interferencia radio-electrónica.

Entre otros proyectos de defensa, en la actualidad se están construyendo barcos del tipo patrulleros costeros en España, que serán empleados para ampliar y modernizar los sistemas existentes en la marina nacional.

Desde 2005, el Ministerio de la Defensa ha gastado 3.400 millones de dólares (2.600 millones de euros) en armas de Rusia, incluidos 24 aviones caza, 35 helicópteros militares MI-17 V5, que es una aeronave de asalto equipada con armamento sofisticado, lanzacohetes y cañones.

También se han adquirido sistemas de defensa aérea y 100.000 rifles Kalashnikov AK-103 de fabricación rusa, que reemplazó como arma de reglamento de las FAN a los FAL belga, con más de 50 años de servicio, según declaró el año pasado el comandante general de Ejército para el año pasado, general Raúl Isaías Baduel.

En esa oportunidad anunció que las autoridades venezolanas negocian con Rusia la instalación en el país de una fábrica fusiles rusos y municiones en un lapso de tres a cinco años.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 26529 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /tiburon/n101910.htmlCUS