Mensajes que no debemos olvidar

A 193 años del nacimiento del general del pueblo soberano Ezequiel Zamora

El 1º de febrero de 1817, nace en Cua (hoy estado Miranda), el General del Pueblo Soberano Ezequiel Zamora, hijo del soldado de la guerra de independencia Alejandro Zamora y de la heroica Paula Correa.

El entorno familiar de Zamora no perteneció a las poderosas castas mantuanas que a lo largo de las últimas décadas coloniales controlaron la propiedad territorial, la explotación de los esclavos, peones y campesinos enfeudados; ni mucho menos a grupos burocráticos y mercantiles que dominaron los centros urbanos.

Al contrario los padres de Ezequiel Zamora fueron “blancos de orilla”, medianos productores agropecuarios, por lo tanto, constituían categorías económicas y socialmente oprimidas de la Venezuela colonial.

Ezequiel Zamora, el General del Pueblo Soberano, quien sin ser un militar de carrera, apenas siendo un pequeño comerciante de Villa de Cura (hoy estado Aragua), tuvo la sabiduría y la capacidad de comandar al pueblo en armas en contra del burgués oligarca, desembarcando en el puerto de la Vela de Coro el 22 de febrero de 1859 con apenas 2.000 hombres, llegando a tener bajo su mando hasta el momento de su asesinato un contingente de 22.500 efectivos, todos campesinos incultos, artesanos, y sectores de la pobrecía de las ciudades.

Sin embargo a 193 años de su nacimiento debemos comprender, que en las filas revolucionarias nunca ha faltado un traidor que venda los intereses del pueblo para ponerse de “limpia botas” de la oligarquía. Tenemos como ejemplo a Páez y Santander.

En el caso de la Revolución Campesina de 1859 comandada por Zamora, nos encontramos con Juan Crisóstomo Falcón, Antonio Guzmán Blanco y Antonio Leocadio Guzman, quienes a pesar de que “defendían” las banderas de la federación, coquetearon con el poder oligarca, cuando sus planes eran capitular con el Godo dictador oligarca Julián Castro y legar a una “solución pacífica” del conflicto de clases sociales que se vivía en la época, siendo su sedicioso objetivo el obrar en contra de Zamora y hacerse del poder de la República a espalda de los intereses del pueblo.

No podemos olvidar entonces, que para el pueblo seguidor de los principios revolucionarios Zamoranos, propietario y oligarca eran casi sinónimos, de las teorías políticas de la época, la única que penetraba más en la masa era la de la igualdad o igualación de clases. Este era el credo de los pobres, de los desarrapados del mundo, de los eternos miserables, de los oprimidos, de los despreciados por el color de la piel. Estas fueron las razones de fondo por la cual se difundieron con facilidad lemas políticos como horror a la oligarquía y oligarcas temblad, la lucha era de pobres contra ricos, era una guerra civil en el sentido marxista.

En este sentido llama entonces la falta de claridad política de la clase dirigente de nuestro país, en donde un Gobernador (a) declara “que Zamora defendía que el pobre fuese igual que el rico”, se le olvida entonces a este “dirigente (ta)” una de las estrofas del himno de la federación. “yo quiero ver a un godo colgado de un farol y miles de oligarcas con las tripas al sol”; o también lo que expresaba Zamora a la tropa. “al rico hay que despojarlo de todo, que quede en camisas”. En otras palabras el objetivo era eliminar la clase rica y hacer una sociedad justa, de iguales.

Debemos entonces oponernos a las tendencias de esas tristes cadenas del pasado arrastradas por Páez, Santander, Falcón y los Guzmánes; que se materializan hoy día en aquellos que niegan el principio Revolucionario Bolivariano de transferirle todo el Poder al Pueblo, organizado en Consejos Comunales y Comunas, poniéndole trabas propias del Burocratismo del que nos hablaba el Comandante Ernesto “Che” Guevara; utilizando a las instituciones según apetencias y tendencias. O como aquellos que pretenden construir el Socialismos con las armas mellada del Capitalismo, sin desprenderse de las viejas y costumbres al “querer” construir una patria nueva, negándole al pueblo los espacios que le son naturales.

Rescatemos los verdaderos principios Zamoranos, hagamos una verdadera revolución radical, Paria Socialista o Muerte… ¡Venceremos¡

*Frente Campesino Nelson López


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4814 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /tiburon/a94418.htmlCUS