Los Estados Unidos nunca han ganado una Guerra de verdad verdad

Los Estados Unidos nunca han ganado una guerra de tú a tú. El arma más efectiva de los del Norte no es su poderío aéreo, naval, terrestre y nuclear, es su poderío mediático que hace que nuestra juventud odie lo propio y adore todo lo anglo. Ese poderío mediático es el que ha vendido la especie de un fuerza militar invencible y procuradora de libertad a los oprimidos. ¡nada más falso! porque ni es invencible, ni a llevado libertad a nadie, sino ocupación. Solo basta ver la condición humillante de Europa sesenta y cuatro años después del final de la segunda guerra mundial.

Si damos un repaso a las principales guerras en las que ha participado Estados Unidos veremos cuan cierto es el mito de la invencibilidad de las fuerzas yankees.

-Guerra Española-Americana: A finales del siglo XIX y principios del XX España era una potencia de tercera, venida a menos en medio de un caos político-económico, incapaz de mantenerse de pié frente a cualquiera que se le opusiese. En otras palabras, España era el enemigo más fácil que Estados Unidos pudo haber escogido para estrenarse como potencia mundial, lo cual era lógico y además lucrativo, les proveyó prestigio internacional entre las otras potencias despojadoras y obtuvieron Cuba, Puerto Rico, Las Filipinas y Guam. Meterse con un contricante debilitado y venido a menos dió resultados maravillosos.

-Primera Guerra Mundial: Desde 1.914 los europeos se enfrascaron en una lucha encarnizada. Los bandos en conflicto se desgastaron al máximo, ocasionándose millones de bajas unos a otros. A los tres años de desgaste, de cansancio (en 1.917), como en un partido de fútbol que en vez de noventa minutos lleva noventa dias consecutivos jugándose, sale un jugador extremadamente extenuado (Rusia) y entra un jugador fresquito (Estados Unidos) y se convierte en el héroe del partido, o sea de la guerra ¡Golazo! en la cancha tirados quedan veintiún jugadores y uno solo de pié. Por supuesto la balanza se inclinó hacia el lado lógico y nuevamente Estados Unidos aprovecha la debilidad de aquellos a quienes les toca enfrentar. Ya saben, puesto que les ha funcionado dos veces, que la cosa es no enfrentar nunca a un adversario poderoso o fuerte, sino a paises pequeños y/o desarmados o desgastados.

-Segunda Guerra Mundial: Repiten la jugada de la Primera Gran Conflagración. La guerra comienza en 1.939, se hacen los locos ante todo lo que pasa, como si no tuvieran nada que ver con el conflicto. A los tres años ¡Qué casualidad! en 1.942 procuran la excusa que les permita entrar a la pelea (Pearl Harbor se los proporciona) y ahí van de nuevo los buenos de la película a recoger los honores que les traerá el derrotar a una Alemania ya destinada a comer el polvo. Esta vez Rusia (ahora Unión Soviética) no se retiró de la guerra, no podía tampoco, y eso le permitió cosechar parte del honor de los vencedores, ya que Inglaterra y Francia solo eran comparsa de los Americanos. Los Americanos (fueron los franceses quienes les regalaron el gentilicio del continente) debieron calcular que la Unión Soviética no resistiría los embates del ejército Nazi y que solo ellos surgirían como ganadores en el conflicto con el mundo a sus pies. ¡Malucos esos soviéticos! que no se dejaron, que resistieron y contraatacaron y llegaron inclusive a ocupar parte de Berlín. La estrategia ha funcionado ya suficientes veces, está comprobada su eficacia. Esta vez, para que no haya necesidad de una tercera participación en Europa, mejor se quedan y ocupan el continente incluyendo aliados y enemigos. Por supuesto, a excepción de los rojos que no se dejaron salvar directamente por los yankees.

-Guerra de Corea: Ha terminado la Segunda Guerra Mundial y ahora hay que acabar con el nuevo enemigo, la Unión Soviética. La guerra de Corea es el enfrentamiento entre los dos grandes vencedores de 1.945. Como es la primera vez ninguno de los dos se atreve a enfrentarse al otro directamente y miden fuerzas a través de los coreanos. Se lucha por tres años (1.950-1.953) y el resultado es tablas, o sea, empate técnico. Todavía Estados Unidos sigue sin obtener una victoria clara ante un oponente en igualdad de condiciones, o sea un oponente grande, fresco y poderoso. Hasta los momentos lleva tres robos y un empate, lo cual es un récord muy malo para el prestigio que ellos mismos se dan.

-Guerra de Vietnam: Segunda parte de la confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Entre 1.959 y 1.975 los Estados Unidos olvidan que no deben enfrentarse a nadie armado ideológica y/o militarmente. Los soviéticos, a través del bravo pueblo vietnamita resuelto a ser libre, le dan a los yankees la primera revolcada de su historia. Humillantes son las imágenes de los grandotes soldados yankees llevados prisioneros a punta de fusil por los diminutos guerrilleros del Vietcong. Los vietnamitas, y los soviéticos tras bambalinas, comprueban que los héroes americanos son como batman, o superman, de mentira. Hasta ahora van tres robos, un empate y una derrota.

-Guerra del Golfo: Irak invade kuwait el 2 de Agosto de 1.990. A George H. Bush y su administración se le salen los ojos de sus órbitas, no lo pueden creer ¡La oportunidad de volver a la senda triunfadora le ha caído del cielo a Estados Unidos! Irak es un país que acaba de salir de una guerra fraticida con Irán que ha durado ocho años (1.980-1.988), el país está prácticamente en ruinas y su ejercito agotado. Estados Unidos no espera y cinco meses y medio después (el 16 de Enero de 1.991) comienza la campaña contra Irak, no sin antes lograr la comparsa de Argentina, Arabia Saudita, Australia, Bangladesh, Bélgica, Canadá, Checoslovaquia, Corea del Sur, Dinamarca, Egipto, Emiratos Arabes Unidos, España, Francia, Grecia, Hungría, Inglaterra, Italia, Kuwait (el agredido), Marruecos, Paises Bajos, Nueva Zelanda, Nigeria, Noruega, Omán, Pakistán, Polonia, Portugal, Qatar, Senegal y Siria, o sea, un enfrentamiento mas desigual imposible. Sin embargo los Estados Unidos se presentan como los salvadores del mundo porque han derrotado al malvado genio militar de Saddam Hussein, cuando en realidad ha sido la victoria más fácil que han obtenido hasta los momentos reemplazando a España de ese dudoso honor. Cuatro robos, un empate y una derrota.

-Guerra de Irak: Desde el año 2003 hasta el presente Estados Unidos ocupa a Irak, para subsanar el error que cometieron al no ocuparla militarmente la primera vez que se enfrentaron, mismo error cometido con Europa tras la Primera Guerra Mundial. Para iniciar la agresión militar a Irak, Estados Unidos se aseguró primero que Irak estuviera por años bajo un régimen de sanciones y embargo brutal, además de desarmado, arruinado y agotado por todos lados y en todos los sentidos. No conforme con todo eso se alió con sus incondicionales de siempre Inglaterra, Australia, Dinamarca, figuradores menores como España, Polonia, El Salvador, Colombia y otros tan insignificantes como estos últimos. El récord nos muestra cada vez de manera más definida a una potencia canalla y cobarde. 5-1-1, o sea, Cinco robos, un empate y una derrota. Pero aún hay mas dudas, porque el robo de Irak es el robo de un robo, ya que Bush hijo se autoproclamó ganador cuando aún resuenan las bombas de la resistencia Iraquí.

La historia no puede ser más clara, los Estados Unidos nunca han ganado una guerra de verdad verdad, sin embargo, gracias a Hollywood y los grandes medios de desinformación aparecen como héroes invencibles, portadores de los  estandartes de la libertad y la democracia.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 10883 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a85526.htmlCUS