Poder Popular

EL papel de los Consejos Comunales en la Seguridad y Defensa

“La  seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el estado y la sociedad civil, para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental y afirmación de los derechos humanos, así como  en la satisfacción progresiva de las  necesidades individuales y colectivas de los  venezolanos y venezolanas…”

Articulo 326 de la Constitución de la República Bolivariana de  Venezuela. 

Desde la perspectiva de la construcción del poder popular, el factor armado es uno de  los elemento fundamentales que junto con  lo político, lo social, lo económico y lo cultural permiten  que efectivamente el pueblo  conciente y organizado retenga su  fuero o fuerza constituyente para ejercer el Poder de manera permanente; es decir, que se configure el poder del pueblo  o lo que nosotros llamamos poder popular. Recordemos siempre que solo si el pueblo tiene articulado bajo su conducción y  control estos  ámbitos de poder podemos hablar  de estar realmente en el rumbo de darle Poder al Pueblo.  

Por lo tanto, si hablamos de construir un nuevo paradigma de poder, un nuevo Estado revolucionario, una democracia revolucionaria para lo cual es necesario la “explosión comunal” y además   hablamos de la necesidad de un nuevo pensamiento militar  fundamentado en la fusión pueblo ejercito, debemos dar pasos concretos para que los Consejos comunales se doten de  mecanismos de defensa articulados y como parte, del sistema de seguridad y defensa de la nación.  Los Consejos Comunales deben  tener entre sus componentes fundamentales la política de seguridad y defensa. Debe ser un consejo comunal que materialice   el nuevo pensamiento militar propuesto  por  el comandante Chávez, en el cual el pueblo organizado y preparado  militarmente  es eje central. 

Esto además, cobra mucho más vigencia y urgencia  ante la amenaza cierta que  sobre la revolución existe por las pretensiones del imperialismo norteamericano de   evitar a toda costa que  seamos una nación realmente libre y soberana.  Esta amenaza latente  debe  obligarnos a acelerar los planes para estar en capacidad de defendernos mediante una guerra de resistencia. Recordemos que   los EEUU tiene una larga  historia de invasiones  en América latina  y  el mundo a países  en donde  gobiernos nacionalista o revolucionario se negaron a  cumplir sus órdenes.  

Sólo con la organización y preparación de todo el pueblo en una estrategia de guerra de todo el pueblo, es decir, que todos y todas estemos en capacidad de entrar a defender la soberanía y la autodeterminación nuestra, de darnos el  modelo político, económico y social que queramos, de cualquier amenaza interna o externa estaremos  sentando las bases sólidas  de un sistema de seguridad y defensa  acorde con los retos y las amenazas que en esta materia tiene la Revolución Bolivariana; además de  ir perfilando un verdadero poder popular al  poner en manos del pueblo medios y mecanismos para que este defienda sus conquistas.  

Hoy  el espacio comunal, ámbito este, que es el punto de partida para la implementación del nuevo sistema de seguridad y defensa, permite  comenzar a dar pasos concretos;  pues esa fuerza popular que se encuentra organizada  en Consejos Comunales  por todo el país puede fácilmente   pasar a conformar milicias Territoriales y tendríamos así condiciones para organizarnos con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana  materializando la ya famosa Unidad Cívico Militar. 

BASES LEGALES PARA LA INCORPORACIÓN DE LOS CONSEJOS  COMUNALES   A  LAS TAREAS DE SEGURIDAD Y DEFENSA. 

El artículo 322 de la Constitución Nacional en el título VII, de la seguridad de la Nación, Capítulo I. De las Disposiciones Generales, establece las líneas fundamentales de la nueva concepción de la defensa integral:  
 
“La seguridad de la Nación es competencia esencial y responsabilidad del Estado, fundamentada en el desarrollo integral de ésta y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas; también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentren en el espacio geográfico nacional”.  
 
En complemento a este el artículo 326 señala que la seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia y solidaridad, entre otros.  
 
De manera reiterada en más de una oportunidad el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, se ha dirigido a la nación para explicar la defensa integral. Específicamente, en el programa Aló Presidente del 20 de marzo del 2005, el Jefe de Estado invitó al pueblo a “asumir una actitud de defensa nacional integral a fin de preservar nuestra soberanía ante amenazas como Estados Unidos”.  
 
Desde el año 2004 se comenzó a trabajar en la “ofensiva ideológica del nuevo pensamiento militar venezolano, que debe partir de nuestras raíces, del pensamiento antiimperialista, unificador, patriótico, igualitario, justiciero, fraterno y liberador'.  
 
Esta doctrina militar incluye la cooperación activa del pueblo en defensa de la soberanía. Dicha doctrina tiene tres líneas: 1) Fortalecimiento del poder militar de la Nación, 2) Profundización de la unión cívico militar (soldados y pueblo) y 3) Fortalecimiento y participación popular en las tareas de la defensa nacional. 

En ese orden,  el DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE   LEY ORGÁNICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA prevé la creación del Comando General de la Milicia Nacional Bolivariana (Artículos 43 al 51), que dependerá directamente del Presidente de la República.  

En efecto, los artículos 43 y 51 de la mencionada ley establecen:

Concepto

“Artículo 43. La Milicia Nacional Bolivariana es un cuerpo especial organizado por el Estado Venezolano, integrado por la Reserva Militar y la Milicia Territorial destinada a complementar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en la Defensa Integral de la Nación, para contribuir en garantizar su independencia y soberanía…”

Milicia Territorial

“Artículo 51. La Milicia Territorial está constituida por los ciudadanos y ciudadanas que voluntariamente se organicen para cumplir funciones de Defensa Integral de la Nación, en concordancia con el principio de corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil; y deberán estar registrados por la Comandancia General de la Milicia Nacional Bolivariana, quedando bajo su mando y conducción. “” . .  

LINEAS DE ACCIÓN PARA INCORPORACIÓN DE LOS CONSEJOS COMUNALES A LAS TAREAS DE SEGURIDAD Y DEFENSA DE LA NACIÓN.  

La propuesta para articular  los Consejos comunales a las tareas de seguridad y defensa de la nación tiene tres líneas de acción:

  1. La conformación de Milicias Territoriales en cada Concejo Comunal.
  2. El diseño de una estrategia de Defensa en lo social.
  3. La conformación de una red de inteligencia popular  que forme parte del sistema nacional de inteligencia.
 
  1. La conformación de Milicias Territoriales en cada Concejo Comunal.

    Estas Milicias Territoriales  no solo dotarían al Consejo Comunal del elemento de seguridad Interno necesario para la construcción de un verdadero poder popular: si no, que estaríamos efectivamente y de manera concreta articulando  al pueblo  a las tareas de seguridad y defensa así como  materializando   la fusión pueblo ejercito.  

    Por lo tanto  proponemos que en cada Concejo comunal se conforme o constituya un Comité de Seguridad Integral que asuma la responsabilidad de organizar la Milicia Territorial;  con miembros de la  comunidad. Una Milicia territorial que  se  entrenara con la Fuerza Armada Bolivariana (FANB) pasando a ser parte de  la Milicia Nacional Bolivariana. Para ello  los voceros en asamblea   de la comunidad propondrán la conformación de la Milicia Territorial  al igual que se conforman los demás comités (salud, educación, Infraestructura, etc.). 

    Los voceros principales  tendrán que velar por la formación política de los miembros de la Milicia Territorial y  por su funcionamiento, para ello es importante que  los mismos voceros den ejemplo y sean los primeros en incorporase. 

  1. El diseño de una estrategia de Defensa  Social.

    La seguridad y defensa  así como el pueblo en armas  no puede ser entendida solo para la confrontación  contra los grandes enemigos estratégicos de la revolución como el imperialismo y la contrarrevolución interna  que harán  todo cuanto puedan para destruir  y detener la refundación de la patria.  Al lado de esto hay otras tareas que  debemos asumir  como lo es la lucha contra la delincuencia, la penetración paramilitar etc. La inseguridad pública es uno de los grandes flagelos sociales a los que estamos sometidos todos y a lo que debemos ayudar a combatir asumiendo la corresponsabilidad con el estado que nos impone la Constitución Bolivariana que defendemos. 

    La Milicia Nacional  en cada consejo comunal  puede ayudar a la defensa social de la comunidad en la lucha contra la delincuencia, pues esta podrá establecer mecanismo de alerta temprana, patrullaje popular con organismos de seguridad ya que quienes conformaran  las Milicias conocerán muy bien el terreno y a quienes viven allí.  

    Así mismo  la vigilancia permitirá un control territorial, lo que impedirá la penetración del paramilitarismo colombiano o de cualquier otra fuerza que amenace la seguridad nacional controlando incluso,   las migraciones  e inmigraciones del barrio o del sector. 

    Así mismo en coordinación y bajo su conducción con  la FANB podremos ir preparando un sistema de defensa territorial de tipo más estratégico para la guerra de resistencia.. 

  1. La conformación de una red de inteligencia popular  que forme parte del sistema nacional de inteligencia.

    A partir de los Consejos Comunales podemos ayudar a conformar junto con la F.A.N B y los  organismos de seguridad del Estado revolucionario una basta  y eficiente red  de inteligencia popular. Esta  red  se encargaría de  suministrar información al gobierno sobre todo los ámbitos  que permitan detectar y combatir toda amenaza real o potencial bien sea de la acción enemiga o bien de practicas  que atenten desde adentro contra el futuro  del proceso revolucionario desde distintos ámbitos.

    Estos  ámbitos serian:

    • Paramilitarismo.
    • Delincuencia organizada.
    • Especulación y acaparamiento.
    • Corrupción, burocracia  e ineficiencia.
    • Narcotráfico y lavado de dinero.
    • Penetración de agentes de la CIA.
    • Contrarrevolución.
    • Secuestro y extorsión.
    • Sabotaje a instalaciones estratégicas de la nación.(Pdvsa).


FRENTE NACIONAL COMUNAL SIMON BOLIVAR – FNCSB -

FRENTE NACIONAL CAMPESINO EZEQUIEL ZAMORA  - FNCEZ

CONTRA EL PARAIMPERIALISMO… PODER PPULAR…

PATRIA SOCIALISMO O MUERTE… VENCEREMOS… 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13569 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas