La diplomacia hipócrita e inclemente de Obama

Yo pensaba que la evolución determinaría cierta armonía en el comportamiento de los seres humanos, lamentablemente la entropía establece que el universo tiende al desorden. Este desbarajuste también es aplicable a los seres humanos y nos concita no a ser mejores sino peores que nuestros ancestros. Parece ser que los casi 30.000 genes, hasta hoy identificados y contenidos en el genoma humano, en la medida que pasan los años se especializan en el desorden lo cual está acabando con el planeta.

La historia de la Tierra nos relata de la existencia de individuos que se comportaron como verdaderas bestias sanguinarias cuyo único interés era conservar el poder y acopiar riquezas para él y sus adláteres. Endriagos como Nerón, Calígula, Gengis Khan, Atila, Iván el Terrible, los Reyes Católicos de España, Torquemada, Julio César, entre los que recuerdo, fueron parte de ese lóbrego pasado. Llegó el siglo XIX y XX y advertí que la entropía continuaba haciendo de lo suyo. El desorden mental continuó y surgieron peores bárbaros que los anteriores, tales como Leopoldo de Bélgica, la reina Victoria, Mussolini, Hitler, Truman, Franco, Nixon, Pinochet, los Bush (padre e hijo)…entre tantos engendros cuyos únicos legados fueron ciudades destruidas, millones de cadáveres, producto de sus apetencias y como secuela, viudas, huérfanos y desolación.

Desgraciadamente el desorden continúa y la estirpe de aquellos bárbaros todavía perdura, simplemente que ahora la maldad se concreta a través de la diplomacia. El ejemplo más patético de esto nos lo muestra el emperador Barack Obama. Heil Barack.

El comportamiento de Barack Obama en el siglo XXI permite percatarnos que hay nueva formas de barbarismos y estas se plasman a través de una despiadada diplomacia, ciertamente, una diplomacia cargada con muchos elementos de hipocresía. Si lo dudan veamos algunos de mis aportes que permitirá al lector sacar sus propias conclusiones.

Con la reciente visita del emperador Obama a Cuba advertí de su cinismo. Un presidente que intenta acercar lazos de amistad hacia la isla caribeña, sin embargo la mantiene sumida a un criminal embargo además, se niega devolver Guantánamo al pueblo cubano. Vuela luego hacia Argentina y en el avión lo acompañan numerosos mercachifles en busca de NEGOCIOS en el país sureño. Con la certeza que muy pronto alcanzará un fallo favorable sobre los fondos buitres para endeudar a los argentinos por más de treinta años.

El gobierno de EEUU mantuvo en cautiverio por casi quince años a unos patriotas quienes estaban defendiendo a Cuba de los terroristas mayameros y los acusó de espías. Para sorpresa, el gobierno de Obama espía a diestra y siniestra tanto a presidentes amigos como a enemigos y también, a millones de seres humanos. La ley patriota lo faculta.

Obama promete ante las cadenas de prensas nacionales e internacionales que combatirá el terrorismo, pero descaradamente financió, le entregó armas y entrenó a los miembros del estado islámico, causantes del terror en África y en Europa. Qué decir de los bancos norteamericanos que obtienen fabulosas ganancias producto del terrorismo.

El gobierno de Obama acusa a Venezuela de narco estado, sin embargo en Colombia existen siete bases militares norteamericanas incapaces de detectar la salida de cocaína de la hermana república, el primer productor de este estupefaciente. Además, la DEA no descubre los miles de toneladas de cocaína que ingresan a la nación donde se inyecta, o se esnifa, o se traga o se fuma la mayor cantidad de narcóticos. Este país se llama USA. Agregado a lo anterior, el negocio de sustancias ilegales mueve más de 800 mil millones de dólares, los cuales entran y salen libremente de los bancos de USA sin ningún tipo de sanciones. Indudablemente la venta de drogas y el blanqueo de capitales son negocios maravillosos en el país decano de consumidores de drogas. Además de ser USA el mayor productor de mariguana.

Obama reitera que Venezuela representa "una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidense"; prefiero pensar que el emperador Barack cuando formuló este decreto estaba bajo el efecto de alguna sustancia rara o simplemente fue un mal chiste. No logro sacar de mi pensadora las 865 bases militares de USA ubicadas en cuarenta países del planeta. Además, EEUU dispone de 7.700 cabezas nucleares apuntado hacia diversas partes del mundo, igualmente, USA es uno el primer fabricante de armas (una economía de guerra) y para obtener beneficios (ganancias) debe propiciar conflagraciones entre los países. Se sabe que el presupuesto del gasto militar (2016) del imperio norteamericano es del orden de los mil millones dólares. El emperador Obama cuenta con un ejército de más de un millón de efectivos (repartidos entre marines y soldados) dispuestos para pelear en cualquier parte del globo, sin contar los mercenarios que suelen contratar para no comprometer al Pentágono. Obama dispone de un poderoso y peligroso aliado, es decir, la OTAN. Este es la organización militar intencional dispuesta a embestir a cualquier país bajo la orden del emperador. Pero según Obama, Venezuela es un peligro. Yo intuyo, sin ser especialistas en asuntos castrenses, que Barack en una amenaza usual y ordinaria (siempre está metido en todo los conflictos armados del planeta) a la seguridad, a la paz y a la política internacional del mundo.

Está comprobado que Obama es una amenaza la paz de la tierra. No hay conflicto armado del planeta Tierra donde no tenga sus manos (armas) metidas EEUU. Desde la Segunda guerra mundial hasta el 2001, de las 248 contiendas bélicas sucedidas en 153 zonas de nuestro errabundo globo azul, USA ha participado en 201 operaciones miliares en el extranjero. Hoy por hoy, Obama es responsable de las devastaciones en Irak, Libia, Afganistán, Colombia, Yemen, Siria, Ucrania, Colombia, Somalia, entre tantos.

Obama amenaza la paz mundial apuntado con misiles con cabeza nuclear hacia China, Rusia, Irán, Corea del Norte…Aparte, propició y propicia golpes de estados contra gobiernos democráticos, tales como el de Honduras, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Brasil, Argentina, Irán, Siria…Sin olvidar las sanciones económicas, bien sea el embargo perverso contra Cuba, contra Rusia y contra Irán. De igual forma, el robo descarado de los activos de un estado, tal como ocurrió con los depósitos de Libia (1.100 millones de euros) colocados en los bancos norteamericanos y europeos. Nunca se supo hacia dónde fueron a parar esos millones de dólares.

El desorden se apodera de los hombres de estados y sobre todo la inclemencia se hace evidente en muchos de ellos. El caso más evidente fue el de H. Truman quien sin ningún rubor lanzó dos bombas atómicas sobre dos poblaciones civiles y desarmadas, Hiroshima y Nagasaki. Podría enumerar cientos de otros, pero uno más de la inclemencia de la diplomacia gringa, es el caso de Hillary Clinton exsecretaria de estado de Obama. La insensible dama al regresar el día siguiente a EEUU procedente de Libia, después del brutal asesinato de Gadafi (presidente de Libia), expresó defecada de la risa: "fui, lo vi y está muerto", emulando las frases usadas por los vencedores del Imperio Romano (veni, vide y vice). Resultado de este horrendo crimen: una Libia y un medio oriente asolado por los bombardeos de la OTAN y millones de refugiados deambulando por Europa.

Hoy por hoy, Europa está cobrando los resultados de la diplomacia hipócrita e inclemente de Obama. Los muertos de París y de Bélgica son las consecuencias de la traición del emperador Obama, de la UE y de la OTAN a sus antiguos aliados, como son los fanáticos del estado islámico. Estos mercenarios no son verdaderos musulmanes, sino que son producto de diplomacia hipócrita e inclemente, del desorden mental de algunos jefes de estados y de las ambiciones de las transnacionales de apoderarse del petróleo ajeno. Cuestiones de la entropía.

Cundo distinguí a Obama en el avión que lo llevó a cuba y lo atisbé por la tv descendiendo por la escalera junto con su señora e hijas, pensé en las familias de Siria, Libia, Afganistán, Irak, Yemen… De seguro mucho de esos árabes podían estar integrados por familias similar a la de Barack. Lamentablemente miles de estas perdieron el padre o los hijos(as), o el abuelo(a), o la madre, o dos o tres de ellos, consecuencia de los sempiternos bombardeos. O simplemente navegan por el Mediterráneo arrostrando los peligros de un mar bravío en una barcaza insegura, o tal vez permanecen en un campamento en Lesbos (Grecia), o en Turquía. O errabundos por uno de los caminos de la esperanza que los conducirán hacia la vieja Europa en busca de una vida digna, escapando de la maldita guerra ordenada por Obama y acatada por la OTAN. No soy capaz de leerle el pensamiento a nadie y muchos menos a distancia, pero si pudiera, de seguro escucharía algunos niños gritando desde sus adentros: ¡Obama vete ya! Vicisitudes de la entropía.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 623 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /tiburon/a225119.htmlC0NON-VE