El fundamentalismo evangélico toca la puerta de Venezuela. No lo dejes entrar

“El cristianismo es también antitético de toda buena humana constitución espiritual”.
Nietzsche.

El día martes en plena esquina caliente de Caracas, lugar que supone uno de los sitios emblemático del chavismo, “bastión del compromiso y la defensa de los ideales revolucionarios”, se dio una situación bien particular. El hecho en sí mismo pasó por lo que vemos bien desapercibido, no hizo tanto ruido más de lo que hizo el propio día del hecho, pero la cuestión es lo que se viene tejiendo detrás, ahí en los sitios oscuros donde se generan este tipo de cosas. Sorpresa nos dio que al pasar por la Asamblea Nacional, justo en una de sus esquinas, la misma que da con la “esquina caliente”, nos encontramos un grupo bien numeroso de evangélicos, con muchos carteles, pancartas, consignas, cantos, y mucho ruido, que tomaron en su totalidad esa zona emblemática de Caracas.

Al acercarnos constatamos que eran miembros de un partido evangélico llamado NUVIPA, nueva visión de país, nombre que según un volante que repartieron ese día, fue ordenado como es de esperarse por el mismísimo dios en revelación divina a sus profetas, como prueba de su compromiso en esta loable empresa, dice el mismo volante que el nombre leído al revés APVINU es una de las formas en que se pronuncia en hebreo la frase Padre Nuestro. Entre los diferentes carteles que portaban se podía leer cosas como “familias fuertes para sanar una nación” “retar a dios trae desgracia a la nación” ¿arrinconarán estos políticos a dios? “destruir la familia destruir nuestros niños” “en defensa de la familia cristiana” “matrimonio original hombre +mujer” y cosas tan contradictorias viniendo de sujetos miembros de un partido político como ellos, como “los políticos decidieron ignorar la biblia” “los políticos están provocando a dios” “los políticos están retando a dios” y así cosas por el estilo, gritos, consignas, parecían poseídos, por todo, menos por el supuesto “espíritu santo”.

Lo preocupante de todo esto no es la manifestación puntual en sí, sino como lo dijimos antes, lo que se cocina detrás de todo esto. Es evidente la brutal aparición de una gran cantidad de sectas evangélicas que se han instalado a lo largo de todo el país, hecho que se hace muy notorio sobre todo en los barrios de nuestras poblaciones, una gran expansión milimétricamente planificada para lograr el objetivo de atraer creyentes, que posteriormente se convertirán en leales defensores de las doctrinas impartidas, y de ahí a la defensa ciega de cualquier locura que se les ocurran a los líderes de estas sectas evangélicas. Lo que está pasando en Venezuela no es más que la confirmación de lo que se veía a lo lejos podía ser un plan cuidadosamente diseñado de la expansión mundial de los fundamentalismos religiosos, llevado a cabo por las grandes potencias internacionales, básicamente desde los Estados Unidos de Norte América e Israel. Desde allí es donde surge el núcleo ideológico fundamental que le da sustento a todos estos grupos que operan no solo en Venezuela, sino en toda Latinoamérica.

En nuestro país es preocupante como cada vez cobran más fuerza este tipo de sectas, de carácter fundamentalista, y básicamente con un basamento pro-sionista. Cuando uno se pone a desempolvar un poco lo que hay debajo de todas estas nuevas sectas que se han diseminado por todos lados, descubrimos que son devotos absolutos y firmes defensores del estado de Israel, este hecho se reafirma con los recientes bombardeos de Israel a Palestina, donde a los seguidores de estas nuevas iglesias evangélicas se les invitaba a “orar” por los “pobres hermanos” de Israel que estaban en peligro. De ahí asumimos que esto de las nuevas religiones que vemos a diario por las calles de nuestro país, es entre otras muchas cosas una especie de campos de adoctrinamiento, para la creación de condiciones y la manipulación emocional en defensa de los futuros planes de las súper potencias extranjeras, queda en evidencia que el resurgimiento de los grupos fundamentalistas en el mundo, como ahora es el caso del llamado Estado Islámico (EI) no es más que la invención perfecta de manipulación mediante la religión para fines específicamente en beneficio para grupos de poder particulares,el fundamentalismo religioso le viene de maravilla a los grupos de poder en el mundo.

Esto de la expansión de los fundamentalismos religiosos es el plan perfecto de penetración de las grandes potencias extranjeras, se ahorran guerras que deslegitiman sus políticas, ahorran grandes cantidades de recursos, económicos y humanos, y tienen como añadido que el trabajo lo hacen gratis los idiotizados seguidores de las nuevas doctrinas impartidas, peleando y predicando una supuesta palabra sagrada, que ellos por su misma idiotez no lograran saber nunca que no es tal cosa. En Venezuela el trabajo lo están haciendo muy bien, y lo percibes cuando ves a grupos de jóvenes en las calles, en el transporte público, en los espacios públicos, llevando lo que ellos llaman y creen o les hicieron creer que es el “mensaje de dios”. El descaro de estos grupos ha llegado a tal nivel, que han pretendido apoderarse de manifestaciones culturales, musicales, artísticas etc. Cosas que son contrarias a cualquier tipo de adoctrinamiento religioso, con la finalidad de atraer la atención de la población juvenil y así engrosar sus filas, así vemos por ejemplo como son capaces de crear bandas de Rock cristiano, imagínense semejante absurdo, por no llamarlo de otra forma, y así muchos ejemplos, que ponen de manifiesto la calaña de gente con que nos tocará lidiar en el futuro político de nuestro país.

De Hecho no son precisamente estos de NUVIPA los que más bulla hacen en las calles Venezolanas, sino otro de los grupos aparecidos recientemente, la llamada iglesia Maranatha, que tiene su sede central en Valencia estado Carabobo, y que sus lineamientos vienen directamente desde Chicago, EEUU, su expansión es notoria, van directamente a la debilidad de los jóvenes y no tan jóvenes y los adhieren a su secta, por ahí andan en sitios específicos, curiosamente operan en los barrios de nuestro país bajo las figuras de “células” y su indumentaria habitual es un pantalón de camuflaje militar, y camisa blanca, bajo el lema de su campaña y estrategia de masas “el evangelio cambia” logo que está compuesto por una cruz inclinada hacia la derecha, y letras con fondo de camuflaje militar. Estos son los que vemos frecuentemente en bulevares, plazas, teatros, calles, y hasta en grandes centros comerciales. Tienen la capacidad de manipular las emociones y las debilidades de ciertos sectores de la población mediante la propaganda religiosa, con el fin de hacer ver sagrado todo lo que predican, y con esto armar un ejército de autómatas a su servicio para quien sabe qué objetivo terrible en el futuro, hasta ahora dicen ellos han llegado a 4.698.141 “vidas alcanzadas para jesucristo” desde el 2007, y siguen contando.

Lo que resulta más preocupante aún, aparte del surgimiento de estas sectas, es que por parte de los sectores revolucionarios no se esté leyendo el peligro hacia el que caminamos. Resulta paradójico como lo dijimos, que en pleno bastión, al menos simbólico, del chavismo, como lo es la “esquina caliente de Caracas” se dé una manifestación de este tipo y que nadie de los que por ahí hacen “vida política” lleguen a percibir lo que verdaderamente estaba sucediendo en sus propias narices, solamente un grupo como de tres o cuatro personas de la comunidad de sexo- género diverso les hizo frente a la manifestación que los políticos-evangélicos de NUVIPA estaban haciendo a un lado de la Asamblea Nacional, con su bandera multicolor, intercambios de palabras con algunos manifestantes y unas consignas lograron alzar la voz en ese momento, esto es muestra la profunda debilidad política a la que se ha sometido a los sujetos revolucionarios, reducidos solamente a objetos políticos, incapaces de responder y analizar escenarios que se le presentan de improvisto, sino solamente a ser receptores y portadores de lineamientos y consignas, siendo incapaces de poder captar como sujetos autónomos los peligros en potencia que se van gestando a sus propios pies. Esto ha sido uno de los males en que ha degenerado el chavismo acrítico, adulador, endiosador, carente de actitud analítica, sumergido en un velo tan terrible como el velo que las sectas religiosas imponen a sus seguidores.

Desde Otra Política, Ciencia y Palabra del Pueblo, alertamos a todos los sectores revolucionarios del país a estar atentos ante la avanzada que se desplaza velozmente en silencio táctico y con precisión, hacemos el llamado a esforzarnos a ver las realidades que se nos ocultan intencionalmente, sabemos que donde surgen vientos de cambio, siempre hay el peligro de un brote Fascista o su primer frente de batalla, las sectas religiosas. Como fue el caso, para nombrar un ejemplo, en tiempos de la revolución sandinista, donde surgieron casi 100 sectas de origen religioso, más que todo en los barrios y en la frontera con Honduras, que influían a las personas a no unirse a los grupos revolucionarios, organizaciones comunitarias y a todo lo relacionado con el sandinismo, jugaron un papel importante a favor de la CIA, y los grupos de poder del imperialismo norteamericano. Los militantes revolucionarios debemos repolitizar lo que el “chavismo de estado” ha despolitizado, permitiendo el auge no solo de grupos evangélicos en nuestros barrios y comunidades, sino también de grupos criminales, como bandas paramilitares, narcotráfico, contrabando etc, que en muchos casos son toda la misma cosa, y que nadie desde el gobierno hace nada para acabar con ellos. Decimos que la organización de Otra Política más que urgente, ahora es esencialmente necesaria, no solo para la supervivencia del sujeto político liberador, sino para la vida misma de todo un país como el nuestro, para la vida misma de un continente libertario.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 38563 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /tiburon/a195220.htmlC0US