El escenario de Libia para Siria

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

En el mes de septiembre de este año The British Times publicó un artículo señalando que el mayor cargamento de armas destinadas para el Ejército Sirio Libre llegó a Turquía procedente de Libia. Indicó que se trataba de 400 toneladas de armamento que incluían un número no especificado de misiles antiaéreos portátiles (que los dispara un solo hombre) lanza-granadas y otras armas a bordo del navío libio Intisaar atracado en el puerto turco de Iskenderun. El capitán del barco era el libio Omar Mousaeeb natural de Bengazi.

Dista mucho de ser el único envío de armamento para las bandas sirias que luchan contra el gobierno en los últimos meses.

En el mes de abril del 2012 las autoridades libias interceptaron un cargamento de armas a bordo del carguero Luftfallah II supuestamente con destino a las fuerzas de oposición en Siria. El embarque incluía lanza-granadas antitanque portátiles, morteros, ametralladoras de alto calibre, fusiles automáticos y misiles antiaéreos portátiles. De acuerdo con el periódico The Sunday Times durante el período entre abril y agosto por lo menos siete envíos de armamento que incluían misiles antiaéreos portátiles fueron descargados desde navíos cerca del Líbano.

Los barcos nunca ingresaron al puerto de Trípoli pero anclaron en aguas internacionales a unos 30 kilómetros de la costa libanesa. El armamento fue descargado en la oscuridad de la noche.

De acuerdo con Franklin Lamb, del Foreign Policy Journal por lo menos 24 estados están involucrados en el suministro de armamento a los insurgentes. Dos tercios de ellos son miembros de la OTAN… El enviado sirio a la ONU, Lajdar Brahimi, sugiere que Estados Unidos está directa o indirectamente comprometido en el suministro de los sistemas de misiles antiaéreos portátiles a los rebeldes en Siria. En cuanto a las noticias de la BBC, los militantes sirios ya han recibido dos docenas de sistemas misilísticos antiaéreos portátiles de fabricación norteamericana los cuales fueron transportados a través del territorio de Turquía.

La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, comprometió 40 millones de dólares para la confiscación y destrucción de existencias de armamento en Libia durante su visita a Trípoli en noviembre del 2011. Según el señor Lamb, el gobierno de Obama tenía pleno conocimiento que el cargamento de armas terminó en Siria. El hecho fue confirmado a través de documentación del Congreso norteamericano. Durante las audiencias del Comité de Supervisión, sostenidas el 10 de octubre, el congresista demócrata por Ohio, Dennis John Kucinich, interrogó a los testigos acerca de cuántos sistemas antiaéreos portátiles fueron robados de los depósitos en Libia. El funcionario de Seguridad Regional del Departamento de Estado, Eric Nordstrom, respondió que la cifra fluctuaba entre 10 y 20 mil.

Tal como se supo últimamente, el embajador norteamericano en Libia, Christopher Stevens, no mucho antes de su muerte, se había reunido con el Cónsul General turco, Alí Sait Akin, en Bengazi con el objeto de discutir posibles envíos de armas desde Libia hacia Siria. En marzo del 2011 a Stevens se le ordenó establecer contactos con los “rebeldes” libios cercanos a Al Kaeda, quienes transfirieron el armamento a Siria. En cuanto a Clare López, autora de varios libros dedicados a cuestiones de inteligencia, a Stevens se le ordenó ayudar en la coordinación de la ayuda norteamericana a los insurgentes dirigidos por su máximo comandante militar, Abdelhakim Belhaj, emir del Grupo Islámico Libio de Combate afiliado a Al Kaeda. La periodista Vicky Nissen, cree que Stevens fue autorizado por el Departamento de Estado y el gobierno de Obama para asistir a los grupos sólidamente afiliados a Al Kaeda. Un poco antes, el Daily Telegraph había informado a Belhaj que un importante contacto del embajador Stevens “se había reunido con jefes del Ejército Sirio Libre en Estambul y en la frontera con Turquía.” Él les habría ofrecido armas, dinero y asistencia en instrucción militar para luchar contra Assad.

Los nubarrones siguen acumulándose sobre Siria. El embajador francés en el país, Eric Chevallier, de manera abierta declaró en el mes de septiembre que Francia estaba colaborando con las fuerzas de oposición en Siria. El Primer Ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault, declaró a la emisora RMS que Francia ayudaba al Ejército Sirio Libre. A comienzos del mes de noviembre, el Presidente de Francia, François Hollande, prometió iniciar el envío en gran escala de armamento a la “oposición” siria en cuanto esta se unificara. De acuerdo con el periódico Die Welt el sistema misilístico antiaéreo francés Mistral, que se incorporó a la dotación del ejército francés en 1988 está en manos de los militantes sirios. No hace mucho, los franceses lanzaban en paracaídas armamento para los militantes libios violando la Resolución Nº 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU resolución que impuso un embargo al suministro de armas a Libia. Es lógico pensar que París está actuando ahora de la misma manera.

Siguiendo el ejemplo francés, Gran Bretaña está en vías de reconocer a los “rebeldes” sirios como “gobierno legal” y levantar unilateralmente el envío de armas a la “oposición” siria con el objeto de derribar al gobierno de Bashar Al Assad. En otras palabras, los británicos y los franceses intentan repetir el escenario libio. The Sunday Times informó que la inteligencia inglesa emplea sus instalaciones en Chipre para vigilar la situación en Siria y luego comparte la información con Turquía y Estados Unidos. A su vez, Turquía la comparte con los militantes sirios, lo cual redunda en que la “internacional terrorista” golpea duramente a las fuerzas del gobierno sirio.

En el mes de noviembre pasado, The Daily Star publicó un artículo donde sostiene que la Real Fuerza Aérea estaba lista para imponer una zona de exclusión aérea en Siria de la misma manera que se hizo en Libia. Sostiene que fuerzas especiales inglesas cooperan en la instrucción militar de los escuadrones de la muerte “rebeldes” contra el Presidente Assad y sus jefes militares. Fuerzas especiales del SAS, SBS y Paras del Regimiento Especial de Reconocimiento entrenan a los milicianos en el manejo de explosivos. De acuerdo con la primera fase del plan Cameron-Obama, el Reino Unido, Estados Unidos y la fuerza aérea francesa, patrullarán la zona de exclusión aérea.

¿Cuáles serán las consecuencias de una repetición por parte de Estados Unidos y la OTAN del escenario de Libia en Siria? En su momento, la crisis libia se extendió hacia Mali para ocasionar un “agujero negro” como lo hizo en Libia. Al Kaeda fortaleció sus posiciones en los países del Magreb. Las “armas de Gadafi” desaparecidas desde los depósitos de almacenamiento inundaron el Medio Oriente con armamento que cayó en las manos de diferentes grupos terroristas.

Ahora la historia se repite. Obama aparece firmando una orden para el asesinato de un líder político y los socialistas franceses que hace poco llegaron al poder, continúan con el depredador estilo de política exterior del Palacio del Elíseo. François Hollande se niega a contestar la pregunta de ¿hacia dónde se trasladarán las hordas terroristas una vez que caiga Siria? Francia podría ser el próximo blanco de los “yijadistas.” Es decir, el país donde la población árabe está gradualmente desbordando a los “nativos franceses”, ya que la gran ciudad portuaria de Marsella, desde hace tiempo está dividida en dos partes, la europea y la musulmana.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en [email protected]

http://www.strategic-culture.org

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1188 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a156681.htmlCUS