Se expanden los controles sobre los ciudadanos civiles en EEUU

En el supuesto país de las libertades y los derechos civiles de los ciudadanos, donde impera la democracia, pareciera que continúan los controles oficiales de la población. En efecto, la telefonía celular que mucha gente creía estaba excluida de los controles permanentes por parte de las agencias de seguridad del estado norteamericano, están muy bien controladas.

Las miles de denuncias de los ciudadanos por la permanente vigilancia sobre sus comunicaciones personales en el sistema de los celulares, ha puesto sobre el tapete la triste realidad: todas las conversaciones se registran en busca de supuestos agentes terroristas dentro del territorio de los Estados Unidos.

Ello conlleva a una situación de angustia ciudadanía, pues la gente habla allí como en todas partes del mundo: de sus cosas, de los deportes, de la política, de los atropellos policiales, de la falta de garantías, de la pobreza y de la crisis económica y financiera, etc. Pues bien, ahora se enteran que su conversaciones “privadas” son espiadas todo el tiempo por agencias de seguridad del gobierno norteamericano. Si a ello se suman los ataques gubernamentales contra los proclamados “derechos civiles” nos es difícil pensar que esta nueva política del Gobierno se parece muchísimo a la de cualquier estado policial fascista.

La conclusión resulta sencilla: las limitaciones a la libertad y al derecho de hablar íntimamente con otra persona por un teléfono celular, ahora es otra brecha que se abre y atenta contra los ciudadanos norteamericanos por igual, exponiéndoles a cualquier acción policial y de paso a cualquier juicio, sin escapatoria. Otra lección para los “admiradores del norte” como se suelen llamar los apátridas venezolanos. Cuántas diferencias con Venezuela, ¿verdad?.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 929 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a147984.htmlCUS