La CIDH y sus lacayos

La Corte Interamericana de Derechos Humanos responde a los intereses de las oligarquías de nuestro continente. Desde la llegada del Presidente Chávez, se ha hecho eco de innumerables denuncias en contra del proceso revolucionario venezolano. Denuncias que procesa con mucha celeridad y cuyos argumentos legales son ilegítimos, sin pruebas contundentes y para mayor descaro, forjadas con el único propósito de desprestigiar a Venezuela.

La defensa de los derechos humanos sirve de mampara y excusa para lanzar ataques arteros con el fin de dañas la imagen de nuestro país en el exterior. Bajo la potestad de Estados Unidos, los jueces de este tribunal internacional se dedican a juzgar causas propuestas como presuntas violaciones a los DDHH en las que golpistas y terroristas se venden como perseguidos políticos. Para indignación de los ciudadanos nacionales, con mucha frecuencia salen sentencias que condenan sin mayores reparos a la nación venezolana.

Cuando el camarada presidente renunció a seguir perteneciendo a la Corte Interamericana en nombre de nuestro pueblo, defiende el derecho que tenemos de decidir lo que queremos y hacia dónde vamos. La soberanía es prioritaria, no se enajena ni se compromete. No es para ser vulnerada por tribunales ni para ser pisoteada por seudo jueces pagados por el imperio.

La corte y sus lacayos jamás investigan con absoluta imparcialidad la violación de los DDHH en EEUU; Washington es un recurrente asesino pues fabrica guerras en todo el mundo para vender armamento sin importarle el daño que hace a los civiles; sufren entonces las consecuencias mujeres, ancianos y niños; para la  Casa Blanca son daños colaterales, terrible eufemismo que encierra la oscura intencionalidad del mayor terrorista del orbe.

Venezuela se merece el respeto de sus vecinos y amigos. El proceso revolucionario garantiza los derechos individuales y colectivos de todos; no necesitamos de terceros para velar por los DDHH establecidos ampliamente en la Carta Magna. Defenderemos siempre nuestra unidad territorial.

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1282 veces.

Comparte en las redes sociales