Colombia: El “tierno” sepulturero fugitivo

Estoy por creer que es cierto el dicho popular que nos enseña que “el que la hace la paga”. Ahora anda huyendo de la justicia el excomisionado de paz del gobierno Uribe Vélez, el prófugo Luis Carlos Restrepo, quien se inició en los laberintos del conflicto armado con un ensayo que tituló La Sangre de Gaitán, publicado en Bogotá en el libro Saqueo de una Ilusión.

Allí, el contumaz Luis Carlos Restrepo, a quien solían apodar “el doctor ternura”, afirma que: “La sangre de Gaitán se convirtió en una realidad concreta que anima a la venganza… Refundación civil que debe empezar por enterrar a los muertos, declarando saldada la deuda de sangre para intentar un nuevo pacto de convivencia… Cuando una cultura empieza a convertirse en campo de difuntos insepultos – que nos acechan con su hedor para que derramemos de nuevo sangre y saciemos sus anhelos de venganza – se hace imprescindible aclimatar la profesión de enterradores. Astutos maestros del olvido que nos ayuden a recuperar la fuerza y la inocencia en aquellos momentos en que el culto a los muertos – y a los poderes que los representan – torna irrespirable el ambiente para los vivos… Momento de declararnos insolidarios con la historia, de asumirnos como apátridas si la patria sigue reduciendo a la estupidez colectiva de aplastar la vida para que la sangre de mártires y caudillos continúe viva”.

Los paramilitares acogieron con entusiasmo esta propuesta en un panfleto donde amenazaban de muerte a mi familia y a mí, si no renunciaba a la dirección de la Casa-Museo Jorge Eliécer Gaitán, a la que prometían dinamitar.

Apoyando esta propuesta – y lo afirmo con documentación oficial en mano – el Presidente Uribe me destituyó del Instituto que llevaba el nombre de mi padre, creado para promover el eje de su lucha: la participación ciudadana. Liquidó el Instituto creado para proyectar el pensamiento del líder popular, anotando, en los considerandos del respectivo decreto, que los objetivos señalados a la entidad habían perdido su razón de ser.

Por conducto del Ministerio de Educación, para “justificar” ante el pueblo el cierre, me abrieron 44 demandas fiscales, penales y administrativas, a sabiendas de que eran falsas imputaciones, de las cuales fui absuelta, pero tuve que pagar la dura prueba de consagrar la totalidad de mi tiempo a defenderme por espacio de 7 años.

Ilegalmente me allanaron. Me confiscaron mi biblioteca forjada, libro a libro, desde 1952 hasta el año 2004. Igual hicieron con mis archivos personales y los de mi madre. Me confiscaron el buick que heredé de mi padre, pinturas, esculturas, precolombinos, muebles y enseres, habiéndosele entregado todos los bienes de los cuales fui despojada, a la Universidad Nacional.

El hoy tránsfuga de la justicia presionó con éxito a la Superintendencia de Notariado y Registro para que, mediante prevaricato, me usurparan mi casa natal, hoy convertida en macabro lugar inspirado por el espíritu del actual fugitivo, donde le destacan al visitante el traje ensangrentado de Gaitán, el revolver con que lo mataron y le repiten, una y otra vez, que el líder popular está muerto y definitivamente enterrado.

Mientras tanto, el Monumento arquitectónico diseñado por Rogelio Salmona, en el pórtico de la que fuera la última morada de mi padre, como espacio de PARTICIPACIÓN POPULAR, quedó en manos de las directivas de la Universidad Nacional, convirtiéndolo en depósito de sus muebles y enseres dados de baja, que ahora vende el Banco Popular…

Si Luis Carlos Restrepo pregonó con éxito, durante el mandato de Uribe Vélez, que había que sepultar la memoria colectiva que guarda el pueblo por su líder, a él, en cambio, pedimos no olvidarlo, por corrupto, vicioso y mentiroso, que se inventó la desmovilización de un supuesto frente de las FARC, cuya existencia negó el propio grupo guerrillero, protagonizando un truculento montaje público, cuyo nombre – inventado por el propio Luis Carlos Restrepo, según afirma la Fiscalía – fue el de FRENTE “CACICA GAITANA”!!! ¿Acto fallido? ¿Obsesión con Gaitán? ¿Lapsus mental? Vaya uno a saber lo que corre por la mente de este hombre psicológicamente enfermo, que pretendió cometer memoricidio con el recuerdo de Gaitán, que fraguó la desmovilización del imaginado frente Cacica Gaitana y que, según cuentan sus coterráneos, aparentemente es hijo de un “chulavita” o “pájaro” (sicario) de La Violencia del Eje Cafetero de Colombia, como parte integral del genocidio al Movimiento Gaitanista.

Sería coherente, dados sus antecedentes, que el “sepulturero” les hubiera sugerido a los paramilitares de Urabá el sacrílego nombre de Autodefensas Gaitanistas de Colombia, que reparten hojas volantes donde amenazan con realizar un paro armado para impedir la reforma agraria planteada en la Ley 1448 de 2011, que tanto malestar les ha causado a los huérfanos del poder que fueron parte del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

http://laguarura.net/2012/02/21/colombia-el-tierno-sepulturero-fugitivo/

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1734 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gloria Gaitán


Visite el perfil de Gloria Gaitán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /tiburon/a138983.htmlCUS