El mito de la omnipotencia imperialista se derrumba

Con las declaraciones de la XI Cumbre del ALBA y el veto de Rusia y China a los planes de intervención militar imperialista en Siria el mito de la omnipotencia imperialista se derrumba. A propósito, este 4 y 5 de Febrero se está llevando a cabo la XI Cumbre del ALBA en Caracas. En el primer día de esta cumbre, en un contexto de cordialidad, confianza, y solidaridad entre mandatarios y cancilleres se ha hecho pública una declaración de sumarse al veto de Rusia y China a la intervención militar imperialista en Siria y otra de apoyo a Argentina sobre la descolonización de las islas Malvinas, dado que con las agresiones militaristas, se viola el derecho internacional. También se hizo públicas las propuestas sobre la retirada de los países del ALBA del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, también llamado Tratado de Río, es un pacto de defensa mutua interamericano firmado el 2 de septiembre de 1947 en Río de Janeiro Brasil), con el llamado a los demás países latinoamericanos a seguir ese camino. Se expuso que se valorara la asistencia de los países del ALBA a la Cumbre de Las Américas, organizada por “tecnócratas de la OEA”, a desarrollarse en Colombia el próximo mes de Abril, tomando como requisito de la asistencia: la invitación a Cuba y que sean puntos esenciales de la agenda de dicha cumbre: los casos de Las Malvinas, Puerto Rico y la retirada del TIAR. Se hizo público también, la creación del Espacio Económico del ALBA, principalmente la creación del Banco del ALBA, el plan especial de ayuda a Haití y su solicitud de ingreso al ALBA.

Lo típicamente antimperialista de este primer día de sesiones se enriqueció con el manejo crítico y mordaz de las falacias imperialistas. Como Chávez sostuviera al inicio de la XI Cumbre del ALBA: “Inglaterra acusa a Argentina de colonialista”, “Quienes nos acusan de tiranos son los tiranos” y el canciller argentino Héctor Timerman aclara históricamente que de los trece casos de colonialismo actual, 10 son casos de colonización inglesa. Con ironía se habló de la llegada de un príncipe inglés a Las Malvinas, el papel de Estados Unidos fundador del TIAR apoyando la agresión inglesa a las islas Malvinas. Se ratificó el anticolonialismo latinoamericano y se demandó que los “poderosos” y los “colonialistas destartalados” cumplan las resoluciones de la ONU, sino, pierde la ONU. En alusión a los ingleses que se han tomado las islas Malvinas, desde el contexto de integración latinoamericano se dijo: “los que están solos no somos nosotros, son ellos”. América Latina es un pueblo que ama la libertad.

En esta cumbre del ALBA y de invitados latinoamericanos queda claro que los pueblos y gobiernos progresistas de esta región del mundo, han roto el mito del miedo a la libertad generado por los imperialistas. Y con la ratificación pública de la dignidad y soberanía queda despejado que los pueblos y gobiernos progresistas de América Latina ya no pueden ser conducidos al redil imperialista de la sumisión y que los conatos de terror, miedo y el código moral autoritario imperial se rompió con las dignas, valientes y mordaces palabras y valoraciones políticas de Rafael Correa, Hugo Chávez, Daniel Ortega, Raúl Castro y Evo Morales y las declaraciones públicas que han surgido en esta cumbre.

Desde esta perspectiva, el ALBA contribuye mundialmente a derrumbar las pretensiones imperialistas de gendarmería mundial y se suma a la demanda de los pueblos y países socialistas y progresistas de terminar con las guerras de agresión y buscar salidas pacíficas; también los países del ALBA apoyan la búsqueda de soluciones justas a la crisis económica que afecta a los ciudadanos de todos los países del mundo, deteniendo las políticas de “rescate económico” basadas en el endeudamiento público y externo que sacrifican los empleos, la vivienda, la salud y las prestaciones sociales.

Para enfrentar la crisis con obtención de resultados favorables a los pueblos, los países socialistas del ALBA han desarrollado políticas económicas de defensa de los recursos naturales (nacionalización del petróleo, el gas, los recursos mineros y muchos centros productivos) y de inversión social, priorizando el empleo, el mejoramiento de la calidad de vida de la población en el área de salud, educación, desarrollo del conocimiento científico, técnico y artístico, impulso de la defensa de la soberanía y de incremento y diversificación de la producción y han logrado establecer relaciones internacionales sobre el derecho internacional, el respeto recíproco, la inversión mutua y el intercambio mas justo.

Toda esa dinámica estructural se convierte en la fuerza motriz del proyecto socialista de los países del ALBA que avanza y se fortalece cada vez más. Es hermoso ver como los países se reúnen a planificar la defensa de la soberanía, el progreso de sus naciones y sus pueblos sobre la base de relaciones de respeto pero, es desastroso ver la marcha siniestra de los imperialistas paseándose por los siete mares con sus embarcaciones llenas de armas, aviones y misiles con el objetivo de invadir, imponer gobiernos lacayos para apropiarse de los recursos naturales de los países por la fuerza de las armas.

Como dijimos desde el principio, para mal de los imperialistas, el revés diplomático de alto nivel provocado por el veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad y la posición firme de los países del ALBA contra las políticas neocolonialistas y de fortalecimiento de la integración latinoamericana, muestran ya, que el mito de la omnipotencia imperialista se está derrumbando aceleradamente.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1908 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a138014.htmlCUS