Israel-Irán, la guerra inminente

El problema es sencillo y se plantea de esta manera: China es el fin, Israel es el medio y Oriente el obstáculo. China el país con mayor crecimiento en el planeta, muy acelerado, se vislumbra a mediano plazo como el mayor consumidor de energía del planeta. Israel fue creado como un puesto de comando para neutralizar a los que se opondrían a la creación del camino negro o la vía del petróleo: el negocio de la historia. Todo el combustible fósil que requerirá China debe pasar del Medio Oriente hacia el Asia a través del viaducto más largo del mundo (proyecto congelado).

Darle la vuelta al África lleva mucho tiempo y el tiempo es dinero. Primero hay que estimular alianzas con los países que tienen el petróleo en esa zona y crear la guerra con los que se opongan. Cayeron Afganistán e Irak, se les aliaron Arabia Saudita y Pakistán. Falta Irán el renuente. La guerra con Irán es inevitable. EE.UU la propiciará con su hijo pródigo Israel a quien no dejará solo en el conflicto porque de abandonarlo no podrán las empresas americanas tener parte en la repartición del negocio de la historia y es precisamente EE.UU el padre del proyecto. Las potencias europeas lo saben y al igual que el negocio con el petróleo de Irán, estarán obligados a aliarse con Israel y EE.UU para tomar parte en el banquete. No hay marcha atrás. los países que se quieren lucrar con este mega proyecto energético son los eternos amigos de EE.UU y los que no pueden ni deben condenar a Israel ante sus atrocidades porque este pequeño pero poderosísimo país, simplemente está haciendo su trabajo, es la carnada conciente. Israel está en el juego porque recibirá parte de la energía, y le quedará el botín de la ocupación en territorio iraní para su expansión y como premio mayor se anexará Palestina (o lo que queda de ella) y expulsará a sus habitantes para siempre. Será la potencia en esa área; pero siempre bajo la tutela estadounidense.

La guerra entre Irán e Israel es inevitalbe. Por eso no tuvo efectos positivos para EE.UU y sus aliados el convenio de enriquecimiento de uranio entre Irán, Brasil y Turquía para luego venderle a Irán ese material como intermediarios honestos con fines de energía civil nuclear. Esa era la solución más sensata al actual problema de NO PROLIFERACIÓN DE ARMAS NUCLEARES; pero ese convenio sin un boicot hubiese truncado los planes de guerra y el negocio se hubiese venido abajo y ya han perdido mucho tiempo. Los interesados en la guerra no les conviene la paz, es pérdida de tiempo y dinero. Irán será provocada con más sanciones y más agreciones de Israel contra Palestina hasta que muerda el anzuelo de la conflagración, pierda la paciencia y caiga en la trampa donde le acusarán de "agresor" y enemigo dela paz y la concordia: el mundo (que está comprometido con el negocio del petróleo en Oriente Medio) le caerá encima y animará su destrucción porque es un "estorbo" y un "incitador de la violencia". La no proliferación de armas atómicas es el pretexto ya que las anteriores trampas no han servido de mucho; pero como aún Irán no se permite errores diplomáticos, lo más conveniente es acelerar su ira y el punto débil de Irán es Palestina. Por ahí va a caer. Así de sencillo es el problema.

Las guerras se inventan en laboratorios para apoderarse de las riquezas de otras naciones. Los asuntos políticos que las "generan" son solo los pretextos. Este mundo es así y nadie lo cambiará. Por eso, la guerra entre Israel e Irán es inminente.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 25482 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a102339.htmlCUS