OMPI negocia con Panamá la instalación de una oficina Latinoamericana y Caribeña de Propiedad intelectual

Panamá, 7 Julio de 2012.- El director de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Francis Gurry, visitó Panamá con el propósito de negociar la instalación de la Oficina Latinoamericana y Caribeña de Propiedad Intelectual (OLACPI).

Gurry, quien recientemente fue cuestionado por el Consejo de Seguridad de los Estados Unidos por enviar material informático a Corea del Norte violando el embargo contra ese país, indicó que uno de los problemas para asegurar la protección intelectual es la existencia de infinidad de acuerdos bilaterales y multilaterales, además de los tratados internacionales sobre la materia y que una Oficina de Latinoamérica y de El Caribe contribuirá a solventar la problemática en la Región.

Gurry expuso en una conferencia realizada en la “Ciudad del Saber”, complejo para la instalación de sedes de organismos internacionales, empresas y centros educativos y de investigación, ubicado en la ribera este del Canal de Panamá, lugar donde se crearía el organismo regional de marcas, patentes y derechos de autor.
 
Afirmó como quien da consejos a sus empleados, que la región debe invertir más de su Producto Interno Bruto en innovación con el objetivo de generar más patentes, aunque no detallo si los fondos debían ser de origen público o privado.

Al ser consultado sobre la gran cantidad de solicitudes de patentes que saturan las oficinas de la Región, Gurry expresó que “es un problema de difícil solución inclusive en los Estados Unidos: un mayor número de examinadores de patentes no alcanza a acompañar el aumento de los expedientes en las oficinas”. "También deben modificarse procedimientos administrativos y procesos informáticos".

El director del organismo con sede en Ginebra reveló que un 96 por ciento de patentes se genera en Estados Unidos, Asia y países desarrollados de Europa, hecho que indica la concentración de recursos de los países desarrollados y la importancia que tienen las oficinas de marcas y patentes para las empresas transnacionales en cada uno de los países de la región.

El sistema de patentes es muy importante para las empresas pues elimina las barreras para la exportación de productos y servicios desde los países centrales a los menos desarrollados ampliando los mercados, dijo Gurry. Señaló que de ese total,  el 38 por ciento de las nuevas tecnologías son producidas en China con carácter surcoreano y japonés.

Necesitamos crear un organismo similar a la Oficina Europea de Patentes (EPO) y de marcas OAMI y quitarle funciones a las oficinas locales, para no duplicar esfuerzos y recursos, dijo Gurry quien propuso a Panamá como la sede de una Oficina Latinoamericana y Caribeña de Propiedad Intelectual (OLACPI)

Asimismo señalo que “Si no se está invirtiendo en creación de nuevo conocimiento, no va a haber nuevo conocimiento”, tras advertir que el conocimiento será un motor de la economía y debe ser canalizado a través de las oficinas de propiedad intelectual”.

Al mismo tiempo que se planifica la construcción de una sede de OMPI en Latinoamérica, países Sudamericanos estan armonizando sus oficinas de patentes y nueve de once firmaron el acuerdo PROSUR, un programa para realizar el estudio de patentes que ingresan a cada país de la región, desde Europa, EE. UU. y Asia considerado favorable a empresas tales como Pfizer, Dupont, Cargill, Syngenta, Monsanto, Elli Lily, Gilead, Astra-Zéneca, Merck, Glaxo, principales patrocinantes del presupuesto de OMPI a través del pago de tasas de recepción y mantenimiento de marcas y patentes y otros acuerdos internacionales administrados por la Oficina Mundial como los derechos de autor y conexos o mediaciones de litigios entre empresas.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2922 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas