Movilnet, Cantv y el sabotaje al internet inalámbrico en Venezuela

El siglo XXI es el siglo de la información y los pueblos que posean los sistemas más eficaces y eficientes para acceder a ella, tendrán mayores posibilidades de consolidar su desarrollo general.

Los avances científicos y técnicos se encaminan a fortalecer esos sistemas que suministren información a la población y ciertamente desde la implantación de la World Wide Web (la red de redes), la humanidad cuenta con extraordinarias facilidades para obtener conocimientos de toda índole y desde cualquier región del globo terráqueo.

Internet ha transformado a la sociedad radicalmente, sobre todo en las últimas dos décadas, y se destaca como una herramienta esencial de la polémica y dialéctica globalización. Países altamente desarrollados luchan arduamente por instaurar su hegemonía en lo que respecta a los grandes servidores que abastecen de internet al planeta.

EEUU predomina en buena parte de la tierra y sin lugar a dudas, América Latina depende del servicio provisto por el gigante del norte. De cerca le compiten China y Rusia, quienes admirablemente avanzan en el mejoramiento de servidores de internet propios que en el corto plazo pudieran establecerse como alternativa de servicio de internet para el mundo entero.

En Venezuela, Cantv y Movilnet, en su carácter de empresas estratégicas que el Estado ha recuperado y puesto al servicio del pueblo, constituyen el motor principal para que internet sea efectivamente una herramienta masiva, democrática y suficientemenete socializada para el desarrollo nacional.

Cientos de miles de estudiantes, trabajadores y emprendedores tienen a internet como instrumento vital para el cumplimiento de sus tareas, y de allí que el despliegue del llamado internet inalámbrico (2006/2007) haya constituido una verdadera revolución tecnológica para nuestro país, dado que con la popularización de las computadoras portátiles (laptops), los dispositivos móviles para señal de internet (modems de bolsillo) han representado el complemento perfecto para el uso itinerante de la navegación web.

En teoría con estos insumos, laptop y modem inalámbrico, una inmensa cantidad de usuarios podrían acceder a internet desde cualquier lugar del territorio nacional, y ello facilitaría las labores de tantos venezolanos que por motivos de estudio y trabajo nos vemos en la necesidad de viajar constantemente por la geografía criolla.

Este ideal de país con altísima cobertura comunicacional, disponible especialmente para la clase popular no debe desvanecerse ni ser entregado a la supremacía del capital privado y sus compañías que cobran elevadas tarifas por prestar un servicio similar pero inferior a la capacidad tecnológica que han demostrado las hermanas Cantv y Movilnet en el área de la telefonía y del internet (tanto fijo como inalámbrico).

Nuestra reflexión se funda en la preocupación por la aparente entrada en desuso del internet inalámbrico en Venezuela, situación que se presume a partir de la ausencia en las sucursales de Movilnet y Cantv, en Caracas y otras ciudades de la región central.

Parece una misión cuesta arriba encontrar dispositivos como el modem inalámbrico CCU-550 Cmotech, el cual sólo es compatible con Windows 2000 y Windows XP, pero que se vuelve inoperante en versiones posteriores de este sistema operativo, tales como el Windows Vista y el Windows 7.

De modo que antes las constantes e injustificadas renovaciones a los que se somete este sistema operativo Windows (evidentemente motivadas por el interés de comercialización del capitalismo) millones de venezolanos quedaríamos en situación de indefensión si nuestras empresas públicas disminuyen o desisten en la fabricación de dispositivos que se adapten a las nuevas tecnologías comunicacionales fomentadas por la globalización. Una vez más reaparece la urgencia de consolidar Linux para deslastrarnos totalmente del tan tedioso y mercantilista Windows.

Entonces, el modem inalámbrico (de puerto USB) CCU-550 de movilnet no puede ni debe desaparecer de los estantes, por el contrario, debe ser actualizado y ofrecido masivamente a nuestra población, igualmente los dispositivos de modem equivalentes, ya que el actual desabastecimiento de estas herramientas (presuntamente descontinuadas o desaparecidas) significaría la muerte del internet inalámbrico en Venezuela, con lo cual nuestro pueblo perdería su autonomía en el uso de internet y de manera insalvable se convertiría en esclavo de los cyber cafés y centros de comunicaciones de los comerciantes privados que especulan con altas tarifas, o en el menos terrible de los casos, tendrían que afiliarse a las compañías privadas de telefonía e internet que prestan estos servicios en Venezuela, todo para perjuicio de nuestros compatriotas y sus actividades productivas.

 

[email protected]

El autor es: Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales.
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4773 veces.