¿Quieres meterle un estacazo al corazón del fascismo en Mérida, María Alejandra?

Como lo alertamos “Alejandro Aguirre” salió repartiendo anonimazos, que no son tan peligrosos como él supone. Sigo sosteniendo que me huele a PCero viudo de Porras; lo siento en la estructura del discurso que conozco, pero no puedo ubicar por el momento; menos probable que sea un opositor hábil para estructurar frases chavistas genéricas e históricas y pretender pasar por chavista fiel pero descontento con el gobernador Alexis. El último artículo, que llegó a los cinco de la fama de aporrea, es un poema: Palo contra el gobernador y contra lo fundamental en la campaña, María Alejandra y la unidad; justifica la posesión de poder que le dio a Ramos en Alberto Adriani y anima las escasas disensiones radicales que se dieron. Pero, ¡te descubriremos, Alejandro!

Y eso aquí en la remota Mérida, que en lo nacional cae parejo esa lluvia de eminentes analistas que hacen daño sin querer queriendo; leí (perdí el tiempo) una del Evans confesándose ante la “La Verdad” de la CEV, y ante el análisis projundo me quité el sombrero, que nunca uso: en las elecciones del 8D las siete plagas se abatirán sobre el “chavismo”, que no “madurismo”, porque hasta él recogió esa cabuya, y ahora es “su diversidad y sus gamas” que hay en el chavismo.

Dejemos tontiar a los tontos útiles y sigamos planteando cómo lograr arrebatarle a la oposición coprolista uno de los municipios que creen tener más seguros en Venezuela, el Libertador de Mérida (¿qué no? ¡Pregunten!) Comencemos dando dos ejemplos que nos llevarán a una de las realidades que hay que vencer.

Uno: ¿Cuántas casas ha entregado la Gran Misión Vivienda en el estado Mérida? Pregunten, porque nadie lo sabe. Los viernes aparece alguna nota en la prensa opositora y tarde o temprano se les paga páginas para publicitarlo, pero la gente ni se entera. Desde luego, tampoco conocen los planes de construcción para el año que corre y para el tiempo de la gestión de Alexis. ¡Calamitoso!

Dos: ¿Cómo ha sido la gestión de la alcaldía y del MPPP el Ambiente en la disminución del problema de la basura? Muy pocos le dan importancia a la del Ambiente, y menos están enterados de las más de 180 toneladas diarias que ha recogido el Ministerio desde que intervino para evitar una catástrofe sanitaria en Mérida. Sabemos que el problema de la basura en Mérida está muy lejos de resolverse y continúa siendo grave, pero ya no terminal, como fue; y esto, gracias al MPPPA, pero la gente lo ignora. Era necesario atacar el problema, pero los resultados positivos los capitaliza la alcaldía, el causante de la situación crítica a que estuvo expuesta la ciudad.

Con estos dos ejemplos entre muchos queremos exponer un grave problema que debe ser resuelto de aquí a las elecciones, máxime cuando desde la llegada de Alexis está “planificándose” su solución: la creación inmediata de medios impresos alternativos regionales, municipales y parroquiales, posibles con los ahorros provenientes de dejar de pagar avisos en la prensa amarillista-fascista opositora (toda la de Los Andes) y canalizando hacia esos medios los recursos con que organismos nacionales la financian espléndidamente.

No es efectiva la publicidad en un medio donde la línea editorial, la opinión, las noticias locales, nacionales e internacionales, el mensaje en general, es desfavorable, expresamente diseñado para protagonizar la oposición al gobierno, parte de en una conspiración mundial para exterminar de raíz el experimento de la Revolución Bolivariana. No queda otra solución sino crear medios propios y distribuirlos masivamente, que recursos no faltarán y la intervención de la organización popular será decisiva. Es más, hasta periodistas suficientes hay para ello; revelen el número de periodistas bajo nómina de la gobernación y los organismos nacionales en la región, que procuraremos no caernos de espaldas. Organizar esos periodistas para aumentar su rendimiento es una tarea aplazada desde hace gestiones.

Fueron sólo dos ejemplos de la absoluta falta de información de lo excelente, bueno y regular que realiza el gobierno nacional y regional bolivariano. Y no es que no se haya percibido el problema, sino que no se trabaja con una estrategia revolucionaria global, y pueda entonces aplazarse hasta lo peligroso las soluciones. Pasa con lo que seguiremos planteando.

Tomemos los barrios y jerarquicémoslo según la cuantía de sus necesidades y en forma directamente proporcional derivemos la acción de gobierno hacia ellos. Ni siquiera hay que hacer inventario de necesidades, pues los mejores enterados de ello son las propias comunidades, que las tienen reinventariadas. Coloquémosla en un mapa y veremos su peso electoral, lo que le da sentido a lo planteado en el pasado artículo (http://www.aporrea.org/regionales/a171670.html que pasó por aporrea como peo en chinchorro). Allí están los descontentos, los votos chavistas idos, los engañados por la embaucadora oposición, los no votantes, los aún excluidos… Y en este ambiente sí da cagajón cabalgar atribuciones de la alcaldía, porque todos caen en cuenta inmediatamente de quién trabaja con ellos y quienes son culpables de su situación.

Ya es tarde para pensar en soluciones completas volcando sobre esas comunidades los recursos, también los de Cormetur, insisto, porque con ello se matan varios pájaros de un tiro, sobre todo al pajarraco del alcalde y su protegido pajarito candidato. Pero se puede pactar seriamente con las comunidades que lo iniciado va a continuar como política de gestión por el resto y los subsiguientes períodos de gobierno regional; pactar que la acción del gobierno regional se volcará sobre la periferia pobre, desasistida, olvidada.

¡Atención! Con lo dicho no es que se este recomendando la aplicación de un pragmatismo electoral alienado; no. Se trata de darle sentido al gobierno bolivariano, de empoderar al pueblo y gobernar según sus intereses; de abandonar la ideologización de la acción gubernamental y hacer gobierno fundamentalmente distinto a los de la IV, apegado al Plan de la Patria 2013-2019. ¡Los resultados serán sorprendentes!

Y nada de terminar, por lo que continuaremos. Queremos repasar someramente los problemas del abastecimiento y funcionamiento de instituciones, de la seguridad, de la impunidad… y de otros elementos mata votos que deben ser solucionados y enunciados. Pero sobre todo, queremos terminar con el Programa Necesario, el estrictamente “municipal”, el absolutamente indispensable, que María Alejandra debe diseñar y difundir masivamente, explicar, prometer cumplir, proponiendo medidas eficaces para atacar y erradicar las calamidades urbanas que acogotan a Mérida, realidad contra la cual se han roto los dientes todas las generaciones de alcaldes.

Me voy porque vine, pero volveré, camaradas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1082 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a171764.htmlCUS