Villa de la Paz, Ciudad o no Ciudad – Que viva la princesa del llano

Dicen que la historia de los pueblos se escribe con letras tomadas del tiempo, llama la atención de como el tiempo pasa por Valle de la Pascua y no se siente la magia del tiempo y de la historia, ¿se ha ido perdiendo nuestro y tiempo y nuestra historia? Preguntas surgen en las mentes de los que transitan las calles y aceras. Todos sabemos de lo que escribo. Otra me atrevo a escribir sin temor a herir los sentimientos. Pero quiero elevar la voz, quiero subir el tono, quiero que el volumen de mis palabras se sienta.

Hoy me siento vivo y agradecido de este gran reducto geográfico que me recibió hace más de una década y me siento comprometido totalmente, quiero decir, este pueblo me duele. Deseo profundamente ver la transformación que se merece, si es posible hacer ese realidad nuestros sueños comunes, queremos una Valle de la Pascua convertida en una verdadera princesa, en una dama, en una señorita, valgan todos los sinónimos para describir las bellezas potenciales que tiene este pueblo. Nosotros los pobladores de este espacio físico somos y estoy seguro que vamos a encontrar una forma inteligente de vivir como realmente lo merecemos.

Se podrá llamar a todo esto una utopía, pero hubo utopías que hoy son realidad. En lo social tenemos muchas herramientas para ser mejores ciudadanos, seamos realmente protagónicos de nuestra historia, en lo político seamos capaces de superar los paradigmas y los dogmas, dentro de poco tendremos oportunidad de seleccionar nuestras nuevas autoridades por el mandato del pueblo, allí tenemos una oportunidad de oro para comenzar a escribir la nueva historia que nosotros mismos vamos a protagonizar, entonces hagamos reflexión y seamos consecuentes con nuestros principios morales. Yo creo fielmente en mi revolución Bolivariana, allí tenemos las herramientas para decidir. Estoy a la orden para sumar ideas para convertir a este terruño en un sitio donde la humanidad pase de ser una excepción a ser una realidad diaria.

Vamos a hacer revolución dentro de nuestra revolución, no dejemos que el sueño de nuestro líder fundamental, se pierda en la indolencia y en la incapacidad, Chávez nos ha guiado y nos ha dado el poder supremo de transformar utopías en realidades.

Vamos patrulleros, vamos sin miedo a postular lo mejor de nuestras bases. Los hechos están en nuestros recuerdos, las cartas se han echado, se plenamente que somos conscientes de este momento histórico. Llego el momento de hacer revolución, derrotemos la indolencia, derrotemos la insensibilidad y elevemos la pasión y el amor por nuestra Princesa del Llano.

Estamos Venciendo.

Escrito por un ciudadano

Miguel Vahlis,
@miguelvahlis

Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a159692.htmlCUS