Yancarlos Yepez

Un buche que floreció la universidad del pueblo

Corrían los años 80, llegué un día al hospital “Antonio VanGrienken” de Coro, con un fuerte dolor en la columna, que casi podía caminar, alguien me había sugerido que acudiera a la unidad de fisioterapia alternativa de la Universidad Nacional experimental Francisco de Miranda, luego de hablar con la enfermera, que hacía las veces de recepcionista, entre otras, me comunicó que pronto me atenderían.

De pronto llegó un muchacho con jeans, franela y zapatos deportivos, me dijo: Que fue buche!, Que hay por ahí? Con toda la sencillez que cabía en esa habitación y empezó a dialogar conmigo, que me traía por allí? (haciendo alusión a mis quebrantos). Me pregunté, quien este carajo? Aunque su conversación inspiraba confianza, imaginé que se trataba del viejo truco de hacerse pasar por otro, aprovechando la ausencia corta de la enfermera.

Cuando empezó a aplicarme la terapia y el tratamiento específico, empezaron mis dudas acerca de esta persona, cuando entró la enfermera y le dijo ¡Dr.!, no lo podía creer, porque estaba acostumbrado al personaje clasista, con traje y almidonado, utilizando un lenguaje, como diría el cazador novato, que uno no entiende “ni esto”, quedando el paciente como decimos los corianos” boludo”. Este joven, con gran calidad humana, había roto el molde de ese medico tradicional,. De esa camada de profesionales humanitarios quedan muchos, por ejemplo, el negro Juan Talavera, gracias a Dios.

Casi tres décadas han pasado de eso, y que me iba a imaginar que este mismo individuo, hoy día es el rector de nuestra primera casa de estudio como la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda”, y con la misma sencillez y humildad que lo caracteriza, pero, sin dejar de ser el mismo muchacho “cabeza caliente” como nos decían los mayores de la época, (cada vez que salíamos a luchar por nuestros derechos) hoy se encuentra comprometido, casado con el histórico proceso de la transformación de la educación y universidad transformadora, con los mismos ideales que defendió hace más de dos siglos, Simón Rodríguez.

Eterno enamorado de la revolución libertadora que se produjo a finales del siglo XX hasta la actualidad, y que se estableció en nuestra madre patria con el nuevo despertar del pueblo, a través del Comandante Hugo Chávez Frías, para afianzarse cada día más con el accionar de la conciencia de todos los pueblos Latinoamericanos y Caribeños. Este hidalgo personaje, viene a romper la vieja imagen de rector de universidad, cambia el cuello blanco y palto, por la lucha incesante por demoler las tapias que mantenían la institución fuera del alcance de las comunidades. Consigue crear nuevos empleos para docentes y el ingreso de un gran número de estudiantes en las diferentes ramas, alcanzando traspasar las fronteras de nuestro estado Falcón.

Yepez, con una gran convicción de que la educación es del pueblo y para el pueblo, logra junto a los hermanos y camaradas Pedro Urbina, el negro Talavera, y su equipo de trabajo (entiéndase, que no se les está faltando, por tutearlos, porque igual tienen todos los títulos habidos y por haber, pero, de seguro el reconocimiento que ellos más valoran, es que los llamen PUEBLO, DIGNOS HIJOS DE BOLIVAR!!!). Ellos consiguieron que la UNEFM, a través del Programa de Municipalización tocara la puerta de los hogares del colectivo Falconiano., para integrarse a ellos, formando un profesional integral, conocedor de los problemas existentes y con la suficiente capacidad de resolverlos, conjuntamente con la comunidad, mediante, la metodología investigación-acción.

Considero, que el trabajo que ha venido desarrollando el camarada Yancarlos Yepez y su equipo de trabajo, es de suma importancia porque viene a fortalecer en gran medida el proceso de cambio no solo de educación universitaria, sino en la cognición de la persona, como ser pensante, y de una vez y para siempre dejar de producir individuos robot, regidos por un patrón imperialista.

“Seamos capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario”

E. Guevara

Memoria Compañeros,

Francisco J, Colina O
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a158817.htmlCUS