Vielma Mora y la lucha contra el fascismo

Puede ser que en este preciso instante las hordas fascistas estén temerosas, reflexivas, discutiendo estrategias o simplemente de parranda en el Táchira por el período ferial, y tal cual nuestro gobernador bolivariano estén dando “bailaditas” con una hermosa compatriota bolivariana o con una propia aliada de tropelías, de las cuales ellos han sido protagonistas al momento de destruir bienes públicos o privados durante ya un largo tiempo en la tierra tachirense. Lo cierto del caso es que el fascismo en estas latitudes no es una historia lejana que alguien nos ha contado, sino que ha tenido manifestaciones concretas en hechos de violencia paramilitar, persecución y discriminación política, económica, cultural, social y hasta racial en estos campos de montañas floridas.

Al menos han sido 14 años de lucha contra este tipo de manifestación en el Táchira, ellos, nuestros adversarios ideológico-políticos ni siquiera se percatan de que son fascistas y actúan cual si fueran los designios sagrados de Dios el confrontar a la revolución bolivariana en cualquier terreno y se entregan a esta causa de manera convencida y entusiasta. Por el contario, aún persisten en nuestras filas quienes creen que esto se puede controlar por la obra y gracia del espíritu santo, lo cual yo no descarto (todo escenario es posible), pero me es más difícil de digerir en la actual coyuntura; creo que el poder popular real alejado de nuestra mediocridad como dirigentes, es protagonista en este campo de batalla; en alianza perfecta con la “institucionalidad bolivariana revolucionaria”, no con la vieja estructura corrompida que antes de curarla terminará devorándonos a nosotros.

El capitán bolivariano debería jugar un papel estelar en esta materia, construir su Estado Mayor para combatir al fascismo en nuestra entidad de manera integral y en el marco de la Ley, sin caer en la persecución paranoica de cualquier lucha justa que ante nuestras ineficiencias se pudiera presentar, para finalmente poder dar la deseada sensación de paz que los tachirenses anhelamos. Con incertidumbre y caos, toda gestión está fenecida antes de nacer.

Los elementos básicos para esta batalla podrían ser: Poder Popular Comunal (sin fariseísmo político), inteligencia social, Estado Mayor Antifascista (cuadros comprometidos y desinteresados) y recursos materiales- tecnológicos-humanos básicos para masificar eficientemente esta tarea. Pueden ser los primeros elementos que sirvan de antesala de un debate más fructífero que se debe concretar y ejecutar.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1021 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a157825.htmlCUS