Astrolabio

Pa bachaco chivo y pá andino oriental

Jamás evado la polémica, la confrontación de ideas siempre es saludable, lo que no acostumbro a hacer es dirimir las posibles diferencias políticas, a través de los medios públicos, sin embargo 160 mensajes llegados a mi correo me han convencido de la necesidad de aclarar y aportar elementos para fortalecer nuestras ideas.

En primer lugar es importante señalar como lo dice nuestro pueblo sabiamente “lo que es bueno para el pavo, también es bueno para la pava”. Es cierto que en el actual proceso electoral, Chávez no está presente directamente, pero si nosotros no tenemos al comandante, la oposición como dice Aristóbulo, tampoco tiene a Capriles.

Por razones obvias, nadie aspira que en estas elecciones haya una participación superior a la del 7 de octubre, pero en unas elecciones signadas por el fenómeno de la abstención, y donde las maquinarias electorales juegan un papel fundamental una ventaja de 31.154 equivalente aproximadamente al 4% es bastante.

En cuanto a los factores cualitativos o aspectos subjetivos de la campaña, es bueno recordar que Aristóbulo vine de ser el director político de la región Oriental, y mantuvo durante todo ese tiempo un contacto personal con todas las direcciones municipales del partido en Anzoátegui, y además al tener una imagen de líder nacional no necesita el posicionamiento previo de otro candidato.

Todos los desafíos electorales son complejos y difíciles, por lo cual requieren de un análisis de coyuntura apropiado. Pensar que todos los líderes de acción democrática son iguales, y representan la misma dificultad para vencerlos, es un elemento que ni siquiera tiene que ser considerado en un debate, sin embargo es importante precisar que la actual coyuntura es muy distinta a la lucha por la CTV, o al combate por la Alcaldía con Ledezma, donde fuerzas aliadas no se movilizaron por problemas internos.

En la actualidad en términos generales el movimiento opositor no ha logrado superar lo que significo el tsunami electoral del 7-D, y no puede lograrlo, porque sencillamente perdió el discurso electoral, y momentáneamente salió del campo político.

En términos de la política real las fuerzas opositoras lucen desorientadas, sus electores desmotivados, su voto cautivo está fragmentado en muchos partidos que a su vez están peleados a consecuencia de las pugnas por el control del liderazgo opositor.

Anzoátegui no escapa a esa realidad, y no es un secreto la lucha fratricida que existe entre primero Justicia, y Acción democrática, y entre los dirigentes de la vieja guardia adeca y los jóvenes militantes de AD como Carlos Andrés Michelangelli, quien mantiene posiciones enfrentadas con Antonio Barreto Sira, e incluso éste último ordeno a su comando no repartir y botar la propaganda del candidato a Alcalde por el principal circuito electoral: Carlos Andrés Michelangelli. En Sotillo el segundo circuito electoral el dirigente Marcos Figueroa, se niega a retratarse públicamente con Barreto Sira, y su posición anti partido, y su conducta déspota y arrogante lo han hecho perder el apoyo de la base de Acción democrática.

El Chavismo por su parte está motivado y siente que con Aristóbulo, se abre una nueva perspectiva política en el estado, el liderazgo carismático del candidato ha logrado imponerse en el imaginario chavista regional, y el voto militante y organizado está consciente que solo su participación el día de las elecciones va a determinar el triunfo en Anzoátegui. De todas maneras en Oriente tenemos un grito de guerra que dice “Pa bachaco Chivo y Pa andino Oriental”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1385 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /regionales/a155472.htmlCUS