Sobre lo que no solo ocurre en Bolívar

Hay varias situaciones que se están dando en el país, previo al proceso electoral del 16 de diciembre, pero en particular comentare sobre la base de lo que ocurre en el estado Bolívar. Profundizar y ampliar la democracia, no son palabras huecas, implican el ejercicio efectivo de una democracia participativa y protagónica. En mi opinión eso es lo que esta de fondo.

La historia ha puesto de relieve, una y otra vez, la voluntad del pueblo venezolano por llenar de contenido la palabra democracia, llenarla de voluntad, de pueblo que la ejercite, sacarla del limitado espacio de la “democracia representativa” formal.

Esa democracia representativa solo reconocía los canales sacrosantos de los partidos políticos, con sus consabidas dinámicas internas que se mueven con palancas, amiguismos, intereses, grupos de poder, que se representan a si mismos. Pareciera que los partidos políticos no son conocidos particularmente por su democracia interna e hicieron de la “democracia representativa” un juego de monopolio político: “quién tiene qué y dónde lo tiene”.

Pero paralelo a ese grotesco juego de democracia representativa político/electoral, una amplia diversidad de sectores del país, comunidades y movimientos han estado y continúan en la conquista de espacios efectivos de ejercicio democrático, de ampliar y profundizar la democracia, no de entregar su voluntad, sino de ejercerla.

En ese sentido, en pleno siglo XXI, los signos apuntan a que mientras va emergiendo y consolidándose lo que conocemos como Poder Popular, el poder de los colectivos, de los más diversos movimientos sociales, se vive en paralelo, un proceso de democracia representativa. La diferencia ahora, es que para esos eventos electorales, la gente quiere decidir quiénes serán los candidatos o candidatas, por lo cuáles votar para que los representen en esos cargos de poder institucional (Gobernaciones, Alcaldías, entre otros). El ejercicio del poder, no es una práctica parcial, limitada a ciertos espacios o momentos históricos, es un ejercicio cotidiano.

La democracia, entendida como el pueblo ejerciendo el poder, no puede ser cuando “conviene”, a pesar de las mejores intenciones.

En el estado Bolívar, por donde corren ríos de fuerza, en todo sentido, se está discutiendo.

He leído algunos argumentos en aporrea y los he escuchado: la “confrontación” entre los que defienden la posición del PCV y los que apoyan al PSUV (o directamente la reelección del gobernador o la decisión del Presidente Chávez por la reelección del gobernador en Bolívar)…pero el tema de fondo, que es el ejercicio democrático de elegir quien será la candidata o candidato que asumirá una gobernación queda relegado.

Las justificaciones para evadir la discusión de fondo, van desde el enfrentamiento al Imperio hasta la confianza que se le debe tener al líder, pasando por el currí revolucionario de las personas que ya han sido seleccionadas.

Nada de eso sustituye el dilema real: la profundización y ampliación de la democracia, que sea participativa y protagónica incluso en los procesos de democracia representativa.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1116 veces.