Informe revela que Embajada de EEUU apoya candidatura de Florencio Porras, ¿y el PCV qué?

El embajador gringo más embraguetado en todas las conspiraciones contra Chávez ha sido y lo es William Brownfield.

Este señor William Brownfield fue colocado en 2004, para reforzar las operaciones de inteligencia a favor de la ultra-derecha, cuando más se estaba esperando una “catástrofe civil” contra el Comandante Chávez. Ese año se ventilaba con fuerza un juicio a los que habían atentado contra la democracia el 11-A, y el caso lo llevaba el fiscal Danilo Anderson.

En el 2002, Brownfield, desde Chile, donde se encontraba cumpliendo sus actividades diplomáticas como embajador, trabajó activamente con varios sectores de la derecha pinochetista para atacar a Venezuela. De modo que para William Brownfield se convirtió en un caso de honor defender a los que habían luchado del lado de Estados Unidos en el golpe del 11-A.

El 2006 fue espectacularmente violento en la ciudad de Mérida: 79 policías habían sido heridos de bala 9 mm. Varios de ellos había quedado parapléjicos.

El 24 de mayo de 2006, Nixon Moreno junto con su Movimiento 13 arremete bestialmente contra la policía y en un acto sádico-criminal, insólito, descarga toda su furia contra una dama policía: ordena desnudar a la distinguido de la Policía Sofía Aguilar, y entonces su banda hiere a la pobre mujer, a la que le desgarra sus pechos y sus piernas; los forajidos intentan amarrarla, luego vacilan y añaden que no vale la pena y que van a buscar unos palos para violarla.

Ante tan terrible cuadro de violencia, se me pidió que asumiera la representación del ministro Luis Acuña ante el Consejo Universitario de la Universidad de Los Andes. Tomé con tal responsabilidad este encargo que de inmediato dirigí mis más severos ataques contra el rector Lester Rodríguez, a quien acusé directamente de ser el ente a través del cual la embajada norteamericana orquestaba sus acciones en Mérida.

Fue una época terrible. El Presidente de la FCU, Geyson Guzmán era perseguido ferozmente por las bandas apátridas del Movimiento 13. El Vicerrector ultra-derechista del Núcleo del Táchira profesor Alfonso Sánchez se concentró para hacerle el mayor daño posible al profesor revolucionario Heriberto Gómez, y pedía a gritos que se le expulsara de la ULA con amenazas de muerte. Me correspondió ir en comisión a San Cristóbal para enfrentar a los perros rabiosos de la reacción del Movimiento 13 y sus adláteres. Fuimos víctimas del más horrible acoso por parte de los asesinos armados que hoy aún tienen secuestrada a la ULA.

En toda esta delirante situación de terror, el Gobernador Florencio Porras era la nulidad más nula que quepa imaginar.

Me trasladé a Caracas junto con el abogado José Antonio Vásquez Montaño con un cúmulo de pruebas ante la Asamblea Nacional, para denunciar el crítico estado de violencia que padecían los estados Mérida, Táchira y Trujillo por culpa de las acciones desbocadas y criminales de los paramilitares apoyados por la embajada gringa en combinación con los jeques apátridas del Consejo Universitario de la ULA.

El pleno hervidero de muertos y heridos, de profesores amenazados de muerte, con Nixon todavía incendiando la ciudad de Mérida, y cuando la metralla de los paramilitares colombianos disparaban desde el sector de La Liria en FACES contra la policía y dejando docenas de ellos heridos...; llega y se presenta en Mérida el señor William Brownfield quien es recibido con honores por el rector Lester y el Movimiento 13.

Posteriormente William Brownfield será recibido en la residencia de los Gobernadores por Florencio Porras. Por eso es totalmente cierto, insistimos, que Florencio Porras, siendo Gobernador del Estado (durante cho años) jamás apoyó al movimiento estudiantil revolucionario. Fue tan gris y tan enemigo de los estudiantes revolucionarios como lo ha sido Marcos Díaz Orellana. Por esos ambos se han llevado tan bien entre sí, y por eso ambos odian al actual candidato a Gobernador, Alexis Ramírez.

Lo que viene luego es aún más sorprendente; en julio del 2007 William Brownfield se retira como embajador en Venezuela y pasa a serlo en Colombia en los momentos candentes de las relaciones de nuestro país con la Nueva Granada, en los que casi llegamos a una guerra.

En verdad que William Brownfield pasa a dirigir la conspiración desde la entraña del poder de Santander encarnada en esta ocasión en Uribe Velez.

En los acontecimientos que siguen, Florencio sale de la Gobernación de Mérida, totalmente enfrentado a Chávez, renuncia al PSUV y desaparece del escenario político nacional.

Florencio entonces se traslada a Colombia donde tiene muy buenos amigos, entre ellos el señor William Brownfield y el presidente Uribe Velez. Le dan trabajo en una universidad y comienza a recibir entrenamiento político para que asuma un rol de primer orden en su región junto con un grupo de desencantados chavistas que ansìan que Chávez desaparezca para ellos tomar el timón del movimiento revolucionario.

Todo su aprendizaje en Colombia lo comienza Porras a materializar a finales de este año 2012, cuando en una serie de maniobras aparece como candidato a la Gobernación de Mérida apoyado por una serie de organizaciones supuestamente de izquierda, entre ellas el Partido Comunista.

Al día de hoy, sólo el Partido Comunista de Venezuela mantiene su apoyo a su candidatura.
Al día de hoy, la candidatura de Florencio Porras presenta en las encuestas una muy precaria situación.
Desde que se comenzó a definir que Alexis Ramírez es el candidato de la revolución, el desinfle de Florencio ha sido pavoroso. Por otro lado Florencio ha comenzado a tomar un poco de su propia medicina: el de la traición del montón de contratistas que se beneficiaron de su “buena mano”.
Cada vez se encuentra más solo.

Ahora sí está totalmente convencido de que no irá para el baile, y que lo más honroso para él sería retirarse. Pero no lo hará porque su fin desde un principio no era ganar; su objetivo es tratar de derrotar a Chávez en Mérida.

Nadie puede concebir las dimensiones del odio que Florencio alberga en el fondo de sí contra el Comandante. Un odio que se ha ido acrecentando a medida que la candidatura de Alexis avanza y se consolida en la región.
Por otra parte ya se ha evidenciado que la MUD junto con la embajada norteamericana le están pasando recursos a Florencio para que se mantenga en la contienda hasta el final, en la creencia de que esa candidatura le quitará votos al chavismo.

Está equivocado Florencio, los votos de Chávez a esta altura son ya intransferibles.
En fin, Florencio sin vida, se asoma al barranco de su definitiva derrota, sangrando por todas partes; a eso lo ha llevado la codicia, la amargura, el rencor y la traición.
Es así como ha pasado de ser El Centauro para convertirse en El CHANTAURO.
Lástima.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3209 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /regionales/a154857.htmlCUS