PCV de Mérida: porristas sin borlas

Primeramente, a pesar de que estoy convencido de que seguimos bajo la tiranía de la RAE y sus satélites de los países de habla castellana, que estorban la evolución del idioma desde el habla real, la de los pueblos, acudí al DRAE en eso de determinar el origen de “porrista” y supe que siempre fue un regionalismo latinoamericano y que “borla” tiene más prosapia que “pompón”, venido directamente del francés (de refilón, descubrí que la novena acepción de Porras, coloquial desusado salvo en Mérida, es todo un poema).

Segundamente, como dice en su oratoria ingenieril el candidato fascista Lester (alias) Pester Basura, los votos del PCV son los más difíciles de encarnar, imposibles de colocar en planillas con cédula, teléfono y otros datos. Esto se debe a que en su mayoría no corresponden a la estructura o al esfuerzo electoral del partido, sino a una manera de votar de chavistas descontentos o en desacuerdo con el PSUV, que votan por el gallo rojo como una salida que consideran honorable para expresar su voto por Chávez, pero que esta vez les van a pintar al propio espíritu santo.

En el equipo de Porras está cundiendo el desespero. Sienten que las multitudes de cerca de 20 personas que logran reunir en su trapicheo por el estado, están muy lejos del destino que se propusieron y el paganini está comenzando a ser el PCV. Un tal Pulcro Martín, dechado de honestidad administrativa en los gobiernos de Porras, les espeta cada vez que puede: “Mucho porrista pero, ¿dónde están los pompones?” Y los “dirigentes” del PCV no pueden responderle dónde están los votos.

–¿Dónde están las planillas del 1x10?

–Bueno. . . es que, como ustedes los saben bien, eso fue una actividad del PSUV.

–¿Y no que habían conseguido copias?

–Bueno. . . deben estar por ahí, las vamos a buscar.

–¿Y las patrullas del PCV?

–Bueno. . . es que, eso también era una manera de organizarse del PSUV.

–¿Y la sala situacional que tenían en casa de Paredes?

–¡Todas las casas tienen paredes!

–No, en casa de Paredes.

–Bueno. . . es que se nos fue el disco duro en uno de los frecuentes apagones. Estamos trabajando en rescatar la información.

–¿Y los dirigentes sindicales?

–Bueno. . . esos están pa´este lado, pero no quieren retratarse en grupo; no ven que en las sindicales se las pueden cobrar.

–¿Y la juventud? Bueno. . . es que la tenemos devanándose los sesos para desarmar la matriz de opinión contra el partido que dirige el virulento Sant Roz y que también afecta a ustedes.

–¿Y?. . . ¿y?. . . ¿y?. . .

–¿Y qué me decía?

Ya los están mirando de refilón. Se está cumpliendo lo que seguramente Chávez le advirtió en sus años de centauro: mejor ir solo que mal acompañado, y mala compañía fue la que se buscó ahora, convertido ya en pesado percherón.

La periodista estrella que estuvo “trabajando en el diseño de una política comunicacional para la revolución”, está desencantada, los llama ñángaras inútiles. También sabe que el PSUV es implacable y que a los concejales disidentes les metieron la “maquinaria” en sus propias cuevas. No les quedará ni El Valle para ir a llorar, porque, según el viejo zorro Pedro Benito, a Barloil le quedaron los votos de su familia y el de su esposa.

[email protected]

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1641 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Regionales

Actualidad

US Y /regionales/a154309.htmlCUS