Azimut Revolucionario

Campaña contra la traición

“El traidor no es otra cosa que un déspota en apuros, que no puede hacer su voluntad, sino resignándose a desempeñar un papel secundario."

Víctor Hugo.

Esa frase es reveladora. Para entender la victoria que obtendremos el próximo diciembre en las elecciones, cuando el comandante Reyes Reyes asuma nuevamente las riendas de la gobernación larense , debemos pasearnos por la historia reciente de un estado como Lara, nuestro estado, arrebatado de las manos de un pueblo revolucionario que confió su voto al candidato de Chávez para entonces. Ese mismo que en su oportunismo, tras ser electo por un pueblo chavista, le dio la espalda apelando a la traición como arma de fuga y en el cinismo de quien le importan un bledo los medios para alcanzar una nueva cuota de poder.

En el año 2008, el actual gobernador fue electo con 324.000 votos del PSUV que constituían entonces, más del cincuenta por ciento de los electores que acudieron a las urnas. En esas elecciones como en las anteriores y como en las seguidas el PSUV mantendría su posición de primera organización nacional. Lamentablemente esto pareciera no haber sido reconocido por el actual gobernador quien seguidamente en las elecciones de asamblea nacional, tras formalizar ante el pueblo larense su traición política, se plegaría al PPT, obteniendo una derrota aplastante donde a pesar de una exacerbada y monstruosa propaganda, desde una gobernación al servicio de sus mezquinos intereses (definidos así inclusive por sus aliados de fórmula opositora) no lograría alcanzar ningún escaño en el parlamento nacional..

Finalmente el desquite vendría en las presidenciales. Llegó incluso a afirmar en reuniones que de no ganar Capriles no ganaría él mismo las elecciones, por supuesto, en el arrebato de cordura que detonó la reflexión de que realmente jamás ha ganado una elección sin echar mano de la traición y dándole como fue el más grotesco respaldo político financiero. El siete de octubre, en el delirio de una victoria fantaseada, se topó nuevamente con la cruda realidad. Sus organizaciones de plataforma se fueron y dentro del esquema que plantean los resultados electorales, su organización AVANZADA PROGRESISTA solo logró obtener alrededor de 150 mil votos mientras que el PSUV casi toca los 400 mil es decir más del 100% más. Aún con todas las fuerzas opositoras unidas, la revolución logró obtener la victoria en un estado tan complejo políticamente como Lara y eso es factor demostrativo, elocuente diría yo, de la clara tendencia que para el 16 de diciembre se vislumbra en la contienda. Volverán las obras a la entidad, volverán los hechos y cesará la mentira, el pantallerismo y el engaño. Volverá a ganar Chávez con un comandante Reyes que ya viene tomando las riendas de un estado carente de políticas públicas y planificación estratégica para la calidad de vida, el crecimiento y el ejercicio del humanismo desde las instituciones.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1335 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Regionales

Actualidad

US Y /regionales/a153260.htmlCUS