Tareck es Aragua

El tema de las candidaturas a las gobernaciones ha recalentado el ambiente político nacional. Hubo sorpresas que dejaron a más de uno con sus crespos hechos. En Bolívar, la sola ratificación de la candidatura del general Rangel Gómez, dividió a los partidos aliados, en lo fundamental al PCV que tendió tienda aparte y lanzó su propio candidato. Con solo recordar que en las regionales de 2008, Rangel derrotó al candidato opositor Andrés Velásquez, 210.551 contra 136.378 votos, mientras el candidato del PCV apenas obtenía 22.071 votos, tenemos una idea de lo que pudiera ocurrir cuatro años después. Quizás esa brecha pudiera haberse reducido a favor del candidato opositor que, en esta oportunidad, no va dividida (la oposición) como en 2008. Lo que nos da una idea del papel que juega el PCV a favor de la candidatura opositora. Se imaginan, apenas un instante, si la derecha fascista ganara en esa gobernación, qué sería de las Misiones Sociales, de los miles de camaradas que prestan sus servicios en la Gobernación, el saboteo de las empresas básicas de Guayana, hagan memoria: Alcaldía Mayor, Miranda, Táchira o Carabobo. El fascismo desatado y, con ansias de venganza. De todo eso, sería responsable, esa mala política divisionista que no conduce sino a un abismo.

Distinta ha sido la posición del camarada Rafael Isea, una vez conocida su no postulación a la reelección por las fuerzas revolucionarias, públicamente se puso a la orden del candidato de la Revolución en Aragua, Tareck El Aissami, y como un militante disciplinado asumió esa candidatura como la suya. “El gobernador de Aragua, Rafael Isea, ofreció sus disculpas al pueblo por su mal gobierno y aseguró que continuará apoyando el proyecto político y programa de gobierno del presidente Hugo Chávez. Manifestó un contundente respaldo a la decisión que el PSUV, el mandatario nacional y el Comando Carabobo tomaron con respecto a las candidaturas de 17 estados. “Entendemos que el pueblo ha expresado distintas opiniones de temas que faltan por resolver. Asumo la responsabilidad de las cosas que no pudimos hacer en el estado y al pueblo le expreso mi agradecimiento y mis disculpas por lo malo del gobierno de Rafael Isea”, dijo Isea.” (El Nacional, 12-10-2012).

Sin duda, una decisión nada fácil para el camarada Chávez, esa de salir de Isea, quien le acompañó el 4 de febrero de 1992 en la gesta golpista de aquellos años; ya en el gobierno, fue sus asistente personal y consejero en el BID (2001-2004), a su regreso al país se incorpora a las actividades políticas partidistas y sale electo diputado en 2005, desde donde Chávez lo llama nuevamente a ejercer labores de gobierno como vice ministro de finanzas públicas y presidente del BANDES, hasta el 2008 que es nombrado ministro de finanzas. De allí, es que Chávez lo catapulta para enfrentar al oposicionismo en la entidad aragüeña y allí los derrota, alzándose con la gobernación. No obstante, gobernar una entidad no es manejar un ministerio o hacer política en la Asamblea Nacional, es algo mucho más serio que esas actividades. La complejidad de hacer gobierno no la pudo descifrar y fracasó. No supo como incorporar al Poder Popular a su gestión ni hizo obras de importancia para su entidad, las que allá se hicieron provienen es del gobierno central. La realidad de su gestión, en Aragua, la reflejan los votos obtenidos el pasado 07 octubre. Los números hablan por sí mismos, así, en las presidenciales de 2006, Hugo Chávez le gana a Manuel Rosales, 537.769 (71,85%) contra 208.603 (27,87%), una pela, en todo el sentido de la palabra le dio Chávez a Rosales. Seis años después, Hugo Chávez gana con 552.878 (58,61%) a Capriles 384.592 (40,77%), una merma considerable en la votación revolucionaria. Pierde, incluso, Chávez, en la simbólica ciudad de Maracay que, en 2008, había ganado 63,32% de los votos contra 36,4%. En esta oportunidad, Capriles le gana a Chávez, 138.291 (50,05%) contra 136.405 (49,37%). Un triunfo, sin duda, con sabor a derrota; es como si ganáramos en todo el país y perdiéramos en la ciudad capital, Caracas. Añádase a ese resultado, el referéndum popular que hizo el pueblo aragüeño en los días finales de la campaña electoral, cuando masivamente se concentró para esperar al candidato Chávez en su tránsito hacia Valencia, allí el pueblo le recordó con sus gritos: “Chávez sí, Isea no”, lo que vendría.

Esa decisión, de no postular a Isea es acertada, véase del lado de que se vea. En Aragua, la derecha se ha venido fortaleciendo como consecuencia, no solo de una pobre gestión estadal, sino de malas gestiones municipales que, como pequeños granitos, van haciendo bultos. Del municipio Santiago Mariño, la evaluación de gestión se puede hacer de los resultados en materia de vivienda. La OCV Misión Cristo, en Turmero. 233 familias viviendo en ranchos de cartón, madera y zinc, la Alcaldía y Min. Comunas, prometieron inaugurar 100 casas antes de las elecciones presidenciales y, sólo pudieron armar 50, solo 14 están listas para su entrega, el resto (36) están sin frisar y sin cerámica, sin servicios básicos como luz, agua y disposición de aguas servidas (cloacas). Y eso, que las casas prometidas no tienen nada que envidiar a las que construían en la cuarta, 62 m2, verdaderas cajitas de fósforo. En eso, se resume la actuación conjunta entre la Alcaldía del Municipio Santiago Mariño, el Ministerio de las Comunas y un Consejo Comunal, constituido por opositores y opositoras al Gobierno Revolucionario quienes, por cierto, dando el buen ejemplo, fueron, entre los primeros beneficiarios/beneficiarias, de las 14 viviendas ya construidas. Mayor muestra de ineficiencia, imposible. Por ejemplos como éste, se explica el por qué Maracay se volvió oposicionista. Y, conste, que no es un problema de recursos, ya que éstos les fueron aprobados por el Consejo Federal de Gobierno.

En el Municipio Santiago Mariño, esa consigna refrendaria que escuchó Chávez en su pase hacia Valencia, esperemos la escuche con fuerza el camarada candidato de la Revolución: “Tareck sí, Tibisay no”. Ese es el sentir de ese pueblo que espera pacientemente su oportunidad para raspar, con los votos, el mal gobierno.

Recordemos que el Psuv, al momento de seleccionar sus candidatos para las alcaldías, hizo mucho hincapié en el Programa de Gobierno, en este caso municipal. Las y los candidatos, presentaron a sus poblaciones sus programas, valga decir, su compromiso militante con el pueblo. Terminadas sus gestiones, no tenemos sino desempolvar esos Programas y, a partir de la lectura de los mismos, evaluar las gestiones. Otro ejemplo, la actual alcaldesa de San Casimiro, Yris Guzmán, presentó una propuesta cuya consigna central era la de realizar una “Transformación Radical de la Gestión Municipal”, prometiendo practicar: “todos los día los valores fundamentales como la democracia del poder popular, la solidaridad, la honestidad, la práctica sincera de servidor público, la ética revolucionaria, y en especial, la justicia en todos los ámbitos de nuestras vidas: social, político, económico, cultural, ambiental, de género…” (Plan de Gobierno 2008-2013, Un Gran Paso para la Consolidación de la Revolución). Pues bien, para el logro de esa “Transformación” prometía la entonces candidata, una “Constituyente Popular”, pasados 4 años preguntamos: ¿Se ejecutó esa Constituyente Popular? que, suponemos, permitiría transformar radicalmente la gestión municipal, por ende, ratificaría al Poder Popular como el líder de la gestión municipal, convirtiendo al alcalde/alcaldesa en solo un vocero de ese Poder o como lo define en su Programa-compromiso: “en este sueño de encuentro pueblo con pueblo para ejercer el espacio de poder municipal…”

Dentro de esa perspectiva, la alcaldesa prometía concretar la Comisión Local (Municipal) de Consejos Comunales, instancia organizativa de enlace entre Gobierno y Poder Popular. Nos preguntamos: ¿tiene el Poder Popular, organizado en sus instancias territoriales, el Consejo Comunal, poder de decisión en la elaboración y ejecución del presupuesto de la Alcaldía? ¿Se les han consultado las decisiones importantes que ha tomado su vocera, la alcaldesa? Ojo, aquí no hablamos de lo que ocurre en algunas instancias de poder, en que, a los miembros de los consejos comunales se les cercena su autonomía, sobre la base de garantizarles un bozal de arepas. Las y los San Casimireños tienen la palabra.

Siendo que, la acción de gobierno de la compatriota Yris Guzmán se centró en lo político, proponiendo cuatro líneas de acción: 1) Encuentro del pueblo con el pueblo en el ejercicio del poder municipal; 2) Afianzamiento de la ética revolucionaria; 3) Integración del municipio San Casimiro al proceso de desarrollo económico y productivo del país y, 4) Consolidación del despliegue de las misiones y las políticas públicas revolucionarias dentro del municipio San Casimiro, corresponde al pueblo, el Poder Popular, hacer la evaluación.

A lo que corresponde agregar, el tema de la eficiencia de gestión. El tema del agua potable a la población. Un municipio, como San Casimiro, surcado por las grandes tuberías que llevan el agua hacia la región capital, y tenga que padecer la carencia de ese vital líquido. La vivienda, la eficiencia de la construcción de las mismas. Son temas que debemos considerar a la hora de ratificar o no, la gestión del gobernante local, aquel/aquella que tienen que ver, más directamente, con nuestros problemas micros, luz, agua, desechos sólidos, su recolección, la seguridad personal, en fin, con la calidad de vida. Se trata ahora, de evaluar lo que decía la dirigencia del Psuv antes que se seleccionaran las y los candidatos a las Alcaldías: “En rueda de prensa desde la sede del partido, Iglesias anunció que para los días 26 y 27 de abril habrá reuniones de diagnóstico comunal con los diferentes batallones socialistas del país para conocer las necesidades que existan desde las bases para de esta forma, hacer una elaboración de los programas de Gobierno dentro de la organización. “Estaremos todos los socialistas reunidos en nuestros batallones para desarrollar el diagnóstico comunal que servirá como base para la elaboración de los diferentes programas de Gobierno a escala local y nacional”, dijo Iglesias a los medios de comunicación.” (ABN, 21-04-2008).

Tareck en su campaña, nos permitimos recomendar, debe acercarse a los diferentes municipios y palpar el sentimiento popular, no dejarse arrullar por los cantos de sirena de la burocracia. Con ello, podrá dar cuenta, el año próximo, de la ratificación o no, de las y los diferentes candidatos a las alcaldías.

Recuperar la hegemonía revolucionaria en el Estado Aragua para la Revolución, pasa por garantizar buenas gestiones en las células primarias del cuerpo nacional, las Alcaldías. Para ello, se requieren de hombres y mujeres comprometidos en cuerpo y alma con el sentir popular, con las carencias de nuestro pueblo y sus soluciones. El voto castigo se inicia es allí, en las alcaldías. Por tanto, es allí donde la Revolución debe hacer su mayor esfuerzo de selección para escoger las y los mejores revolucionarios…

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1204 veces.