(Caso Anzoátegui y mis disculpas a Eligio Damas)

¿Era malo adelantar [de otra manera] la campaña a las gobernaciones?

En primer lugar, debo ofrecerle mis disculpas a mi amigo y camarada Eligio Damas. Estas disculpas son sinceras y de corazón porque entiendo perfectamente que cometí dos errores garrafales. Uno haber afirmado algo sobre él que no dijo y yo lo entendía mal y otra, por haber cometido un acto de ligereza. Lo que entendí mal, pude haberlo resuelto con un café que se lo debo o con una nota por correo.

Creo que le jugué mal a la confianza que ha depositado en mí. Haber tenido (con su gesto generoso) la oportunidad de leer su aclaratoria antes de publicarla en Aporrea, dice mucho de su temple y amistad y me resta a mi mucho. Efectivamente, Eligio Damas además de apostar por no entrar al debate sobre las candidaturas a la gobernación del estado Anzoátegui, simplemente se limitó a expresar los siguientes:

“Llegado a este punto, sin que esto envuelva una expresión de simpatía por su candidatura, sino porque recoge lo que antes sostuve, debo manifestar mi interés por lo expuesto por Miguel Pérez Abad, de quien el diario El Tiempo publicó una entrevista (….) en la cual se le pregunta; ¿El Jefe del Estado tiene deudas con la entidad? [i] (Subrayado es mío)

No se cuadró Eligió con Pérez Abad y quien lo cuadró fui yo. Sólo manifestó interés por una opinión en la cual Pérez Abad, remarcó que el Jefe de Estado no tenía deudas con la entidad y que esa deuda las tenían los anzoatiguenses. Sobre este punto de Pérez Abad, apareció otro artículo con la firma de Claudio Domínguez, en el cual dejaba ver que su inconformidad con esa idea, en la que Pérez Abad nos hacía responsables a todos los anzoatiguense de algunas fallas. Decía Domínguez, todos somos responsables, pero unos más que otros [ii] y no deja de tener razón.

¿Era malo Adelantar Campaña?

Tuve que releer mi nota en el cual escribí y actué ligera y equivocadamente sobre el artículo de Eligio Damas [iii] . Esta lectura me llevó a determinar que en esta nota; el punto o idea que me movió a escribir, fue la necesidad de precisar si el error de desactivar la discusión de las candidaturas era por los candidatos o por el procedimiento que estaba utilizándose. El tema lo introduje, haciendo un mal uso del trabajo de Eligio Damas, pero sigo creyendo, que el punto a debatir es, si era bueno o malo discutir ahora y antes sobre las candidaturas a las gobernaciones.

No es un debate que debamos resolver mi amigo y hermano Eligio Damas y yo. No es lo que él piense sobre la no conveniencia de abrir un debate en torno a las candidaturas en Anzoátegui y yo piense otra cosa distinta. Independientemente de nuestras opiniones, la realidad verdadera está ahí; el “debate” se está dándose. Chávez trabaja el asunto, el PSUV seguramente también lo hace y los precandidatos se mueven haciendo sus contactos por Caracas para ganar el visto bueno de las autoridades y mientras eso sucede; los militantes del PSUV de Anzoátegui asumimos paciente y disciplinadamente la actitud (pasiva) de esperar que otros nos vayan deshojando la margarita y nos lleguen después con la excusa de la falta de tiempo para debatir y el candidato es tal o cual. La idea es que haberlo dejado para después del 7-O y antes también, la decisión se cierra sobre una dinámica en la cual no tenemos participación. Se trata de reivindicar un método que nos reconozca como actores. Haber adelantado de otra manrea el debate nos daba la oportunidad de participar o por lo menos de oír que ideas nos comunicaban los precandidatos. Ahí concuerdo con otros articulistas que han tratado el punto.

Pienso hoy, que siendo la jugada a la presidencia de la república lo fundamental y estratégico, no sea bueno para la salud de un proyecto formulado sobre el potro del protagonismo, la apertura de un espacio más amplio para tratar lo que se viene cuadrando desde hace mucho tiempo. Prefiero la opción de una militancia debatiendo sobre candidaturas, oyendo ideas y proyectos sobre el estado Anzoátegui, que una decisión sobre este punto sin la consulta de las bases. Ya será así y aunque confió plenamente en la Dirección Nacional y Regional; el debate abajo y no el “debate” arriba va mucho más con la idea del pueblo cabalgando sobre el potro del protagónico.

En esa nota en la cual desvirtúe el planteamiento de Eligio Damas, dije también, que ese artículo que ya había leído antes de publicarse, me llevó a una reflexión sobre el congelamiento de las candidaturas. Reconocí que este congelamiento no operaba por lo inoportuno del punto, sino por el método que estaba utilizándose. Confió en los diferentes niveles de dirección del PSUV, pero un debate sobre las candidaturas no venía mal. En todo caso, el punto está adelantado desde hace mucho tiempo y se “debate”, en otras instancias. Tanto a Eligio como a mí, nos queda respetar la decisión y jugar muy bien y a favor de la decisión que al respecto se tome.

@evaromar

[email protected]

www.eltaria.blogspot.com



[i] El texto Completo del artículo de Eligio Damas puede leerse en: www.aporrea./regionales/n149650.html

[ii] Artículo disponible en: www.aporrea.org/regionales/n149679.html

[iii] Esta nota puede leerse en: www.aporrea.org/actualidad/n149957.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 861 veces.