Partido Comunista de Venezuela

PCV: Ejercemos el legítimo derecho a postular candidaturas

Credito: Tribuna Popular

Todo voto en la Tarjeta del Gallo Rojo es un voto cualitativamente diferenciado, consciente de lo que representa el PCV para la defensa irrestricta de los derechos del pueblo.

Caracas, 18 oct. 2012, Tribuna Popular TP.- Luego de las declaraciones del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV), en las que se informó del conjunto de candidaturas a gobernación que inscribió la tolda del Gallo Rojo para las próximas elecciones del 16 de diciembre, algunas personas se han expresado con ataques públicos en contra de la organización comunista.

Para ayudar a clarificar ante el pueblo los puntos de vista y las posiciones del PCV, Tribuna Popular reproduce dos entrevistas ofrecidas por el Miembro del Buró Político, Carlos Aquino, en las que se desmontan los burdos e interesados elementos lanzados hacia el PCV. La primera la realizó Sara Carolina Díaz, de El Universal, publicada muy parcialmente en su edición del 17 de octubre; y, la segunda, la realizó Priselen Martínez Haullier, del diario zuliano Panorama, y publicada también el pasado miércoles.

SCD: –La tarjeta del PCV aportó casi 500 mil votos a Chávez, pero el PSUV no postuló a Yul Jabour en Cojedes como se pensaba. ¿El PSUV sigue sin valorar el aporte de sus aliados? ?

CA: –La votación que aportó la tarjeta del Gallo Rojo en las elecciones del 7-O no fue para buscar candidaturas a gobernaciones, fue para que a través de la reelección del presidente Chávez se ayudara a crear condiciones para la profundización revolucionaria del proceso político que vive Venezuela, mediante la acumulación de fuerza popular revolucionaria.

El PCV no postuló al camarada Yul Jabour para la gobernación de Cojedes, estado que representa consecuentemente como diputado en la Asamblea Nacional. Nosotros planteamos una otra alternativa, pero valoramos positivamente poder apoyar a Erika Farías.

El PSUV es el Partido de gobierno y es evidentemente mayoritario a nivel nacional, pero poco a poco se va dando cuenta de que existimos y activamos otras realidades que debe tomar en cuenta, y seguramente las irá valorando más en la medida de que las organizaciones clasistas, revolucionarias, autónomas, críticas y propositivas, como el PCV, sigamos fortaleciéndonos.

–Aunque ustedes hayan aportado nombres que al final se postularon a las gobernaciones ¿por qué cree que se resisten en el partido de gobierno a dar un voto de confianza para que algunos de ustedes (de sus filas), como segunda fuerza del oficialismo, pueda ocupar un cargo en una gobernación? ?

–Para nosotros el mayor problema no es que un militante comunista sea o no candidato a gobernador por parte del conjunto de las fuerzas políticas y sociales que impulsamos el proceso revolucionario. El problema es que deben crearse las condiciones para construir colectivamente los programas de gestión que beneficiarán al conjunto del pueblo en cada estado y, simultáneamente, generar los mecanismos para escoger al hombre o mujer a encabezar la gestión, indistintamente de su militancia partidista.

No es un asunto de un “voto de confianza” que gentilmente otorga alguien, o de una cuota por ser la segunda fuerza política, es el reto de construir nuevas formas de participación popular, como expresión de una democracia revolucionaria en gestación.

–¿Por qué lanzaron candidaturas paralelas en Amazonas, Mérida, Portuguesa y Bolívar y rechazaron las propuestas por el PSUV en esos estados? ?

–El PSUV hizo el anuncio público de sus candidaturas, algunas de ellas coincidentes con propuestas realizadas por el PCV, pero, al no haber un espacio de discusión, ejercimos nuestro legítimo derecho de seleccionar a quienes postularíamos.

Decidimos apoyar a 19 de las 23 candidaturas presentadas por el PSUV, tomando como referencia la información recogida a lo largo de varios meses en todos los estados a través de la estructura del Partido y de reuniones con diversas organizaciones regionales.

En los estados Amazonas, Bolívar, Mérida y Portuguesa se evidenció la dificultad de apoyar candidaturas que, en distinto grado, consideramos que no cumplen con las expectativas del movimiento popular ni los enunciados del proceso revolucionario en marcha.

En Amazonas postulamos a José Gregorio Mirabal, cuya candidatura emanó de asambleas desde las bases indígenas en la región, siendo postulado inicialmente por éstas mediante un Congreso regional y asumido por los comunistas para el fortalecimiento del protagonismo indígena.

En el estado Bolívar, el PCV ratificó la imposibilidad de apoyar a un personaje que tiene un largo historial de persecución y agresión contra el movimiento obrero y una política abiertamente anticomunista, por lo que levantó la candidatura de Manuel Arciniegas, con respaldo de organizaciones populares y de trabajadores de base.

En el estado Mérida, uno de los únicos dos en los que perdió el presidente Chávez, se precisa una candidatura reconocida por el pueblo y con experiencia, por lo que se decidió postular a Florencio Porras, ante las deficiencias de una gestión que no ha cumplido las expectativas del pueblo.

Y, en el estado Portuguesa, el sectarismo que se ha enquistado en la gestión de gobierno identifica la necesidad de impulsar una candidatura que agrupe a más amplios sectores, por lo que se inscribió al actual alcalde del Municipio José Vicente de Unda, Oswaldo Zerpa.

–Desde el chavismo señalan al PCV de ser contrarrevolucionarios por postular candidatos distintos a los de Chávez...

–Toda organización o factor político que activa por el proceso revolucionario –bien sea el presidente Chávez, el PSUV o el PCV–, tiene el legítimo derecho de expresar y postular a quienes considere idóneos para cargos de elección popular.

Las candidaturas no son unitarias porque las inscriban todas o muchas organizaciones, sino por emanar de un proceso de construcción colectiva, de debate, de análisis crítico y autocrítico, por lo que al no generarse espacios de intercambio político nosotros ejercemos el derecho de asumir alianzas alternativas que a nuestro entender reflejan mejor el objetivo estratégico de la profundización revolucionaria.

Ante la pretensión de algunos sectores interesados en asignarle al PCV y al movimiento popular autónomo alguna responsabilidad en el caso de que puedan perderse algunas gobernaciones, nosotros afirmamos enfáticamente que no se le puede endosar a los que se denominan “Partidos minoritarios” esta responsabilidad, sino que ésta le atañe es a los Partidos que más peso electoral tienen.

–¿Por qué cuestionan la designación de Loyo? ¿Qué otros ministros desaprueban? ?

–En el criterio del PCV, la construcción del Poder Popular no se genera espontáneamente por colocarlo en el nombre de un Ministerio como si fuera un accesorio decorativo.

La mejor designación que vemos es la de Ernesto Villegas en el MINCI, no sólo por compartir con él una consecuente vida de lucha, sino por su demostrado nivel profesional.

En el caso de Juan Carlos Loyo lo que hemos dicho es que arrastra muchas críticas en su gestión anterior al frente del mismo despacho de Agricultura y Tierras, con amplios señalamientos de sectores de pequeños campesinos, por lo que al menos debería hacerse un ejercicio de revisión y autocrítica para identificar fallas anteriores y poderlas remediar, si es que son sólo de eficiencia en la gestión.

No aprobamos o desaprobamos a ningún ministro o ministra, porque eso no nos corresponde, pero sí hacer señalamientos críticos o plantear reservas sobre alguno, como pudiéramos tenerlas con Néstor Reverol o Aloha Núñez, o expresar que el “Seguimiento de la Gestión de Gobierno” debe ser una tarea prioritaria del pueblo organizado mediante el control social y no estar castrada a una estructura burocrática ministerial.

–¿Están dadas las condiciones para una alianza con el PSUV más allá de lo electoral? Un clamor que tienen ustedes desde hace más de 10 años. ¿Qué les hace pensar que esta vez se cumplirá? ¿Sólo se acuerdan de ustedes en elecciones presidenciales? ?

–El PSUV, como tal, no alcanza los seis años, pero, incluso antes con el MVR, nosotros no tenemos 10 años planteando una alianza estratégica entre dos Partidos, tenemos ocho décadas propugnando y aplicando una línea política de amplia unidad antiimperialista, antioligárquica, antimonopólica, democrática y popular, una alianza obrero-campesina, la articulación de los amplios sectores excluidos y explotados.

Hoy en Venezuela están avanzando las condiciones para consolidar esta alianza, en un proceso de liberación nacional que le abra reales perspectivas a la conquista del Socialismo en rumbo a la sociedad totalmente libre y de desarrollo pleno: el Comunismo.

Del PCV no sólo pueden acordarse en elecciones, aunque se quiera, porque somos un Partido con ideología, con política y con activismo permanente.

–¿Creen que el millón 700 mil votos que aportaron los aliados, más de la diferencia que logró el chavismo con la oposición, reconfigura su correlación de fuerza con el PSUV? ?

–La correlación de fuerza que nosotros propugnamos no es contra el PSUV, porque éste no es un Partido contrarrevolucionario.

La necesaria acumulación de fuerza es de carácter popular revolucionaria, con la clase obrera y el pueblo trabajador en la vanguardia, frente al imperialismo, a la burguesía y al sistema capitalista de explotación.

Por eso seguimos luchando por un amplio frente nacional antiimperialista y, en su seno, un bloque popular revolucionario para el Socialismo.

–¿Será que los descontentos con el PSUV votaron por ustedes y otros aliados? ?

–Muy posiblemente. Pero no solamente descontentos con el PSUV, sino también con actitudes intransigentes y autoritarias de gerentes en empresas públicas que se oponen a las legítimas y justas aspiraciones de las y los trabajadores y que desarrollan agresivas prácticas antisindicales, con acoso y persecución en contra de la masa laboral que defiende sus derechos, así como funcionarios y funcionarias del Ministerio del Trabajo que favorecen a la patronal y obstaculizan el ejercicio de los derechos colectivos de las y los trabajadores.

Por ello, todo voto en la Tarjeta del Gallo Rojo es un voto cualitativamente diferenciado, consciente de lo que representa el PCV para la defensa irrestricta de los derechos del pueblo.

–¿Chávez es el proyecto revolucionario? ¿Hay revolución más allá de Chávez? ?

–Ninguna persona es un proyecto revolucionario y ningún proyecto revolucionario puede girar en torno a una persona, debe sustentarse en una ideología, debe aplicarse en una política y debe organizarse en principios de nuevo tipo.

El proyecto y la perspectiva revolucionaria venezolana se sustentan en la experiencia de lucha de más de 200 años de nuestro pueblo, en los fundamentos latinoamericanistas de Simón Bolívar, en la defensa de la soberanía frente al imperialismo estadounidense, en el internacionalismo y la solidaridad con otros pueblos en lucha; y la posibilidad de definitiva liberación y avance hacia el Socialismo está indisolublemente vinculada a la guía del marxismo-leninismo y a la Revolución proletaria.

Los hombres y las mujeres pasamos, pero la ideología y las experiencias quedan para nutrir a los pueblos en su largo camino de redención y de construcción de la vida mejor a la que tienen derecho.

“NO BUSCAMOS IMPLOSIONAR AL POLO PATRIÓTICO”

Carlos Aquino, miembro del secretariado nacional del Partido Comunista de Venezuela (PCV), salió al paso a las críticas y señalamientos que desde varios sectores del oficialismo hicieron por postular cuatro candidatos propios para la elección de gobernadores del 16 de diciembre

PMH: –¿Por qué decidieron no apoyar a los candidatos del PSUV para Mérida, Bolívar, Amazonas y Portuguesa?


CA: –Cada organización está en su derecho legítimo de inscribir y postular a quien considere la mejor opción. Dijimos no a la candidatura de Rangel Gómez (Bolívar) porque ese señor tiene un largo historial de agresiones contra los trabajadores, una política antiobrera y de ataques al PCV. En Mérida, por la gestión deficiente (de Marcos Díaz Orellana) y consideramos que Florencio Porras es la mejor opción. En Portuguesa (con Wilmar Castro Soteldo) consideramos que ha enquistado en la Gobernación una política sectaria que está impidiendo que amplios sectores que apoyan al presidente Chávez materialicen su participación; y, en Amazonas sucedió que desde hace varios meses desde las bases, los movimientos indígenas hicieron un trabajo que concluyó, incluso, en un congreso y se hizo la consulta.

–¿Qué pasó con la candidatura del diputado Yul Jabour para Cojedes?


–Simplemente fue un rumor, que no salió de las filas del PCV. Es natural que se corriera porque Yul es diputado a la Asamblea Nacional por ese estado y tiene muy buena aceptación, pero no la postulamos, mas hicimos un planteamiento distinto, pero luego el PSUV presentó la propuesta de Érika Farías, la analizamos y decidimos apoyarla.


–¿Esa decisión no significa el rompimiento de la unidad del Gran Polo Patriótico?

–En nuestro criterio no, porque desde antes del 7 de octubre veníamos insistiendo en el tema de las candidaturas regionales, justamente con la idea de realizar consultas y discusiones en todos los estados y recoger esa información, y ratificamos que lo que se decidiera no afectaría la visión hacia el 7 de octubre. La profundización del proceso revolucionario no se da necesariamente con la línea que todo el mundo tiene que seguir. Consideramos que plantear errores en la selección de los cuadros es una forma de aportar al proceso revolucionario que no necesita de seguidismos, sino de visiones críticas, autónomas y revolucionarias.

–¿Plantearon al PSUV las razones de la decisión que tomaron?


–Sólo hubo una reunión, el 9 de octubre, no ha habido otra. Nos enteramos de las postulaciones del PSUV cuando lo anunciaron por los medios. Nosotros nos reunimos con los movimientos sociales para evaluarlas y de allí tomamos la decisión. No vemos la razón de buscar implosionar al Gran Polo Patriótico porque somos los más convencidos de verlo como un espacio de intercambios y construcción colectiva.

–El presidente Chávez insiste en que el Gran Polo Patriótico debe mantenerse unido, ¿la alianza para ustedes sólo llegó hasta el 7 de octubre?


–Nuestra visión del fortalecimiento y profundización del proceso revolucionario no sólo se mantiene para las elecciones de diciembre, sino para las municipales de abril 2013. Eso tiene que ver con cómo nos comportamos como organizaciones revolucionarias y eso está vinculado, en el caso del PCV, a ser una organización autónoma, revolucionaria, crítica y propositiva.

–Algunos sectores del mismo Gran Polo Patriótico han señalado al PCV de “traidor”, ¿qué responde a esto?


–No hay ningún asidero, ni en lo actual, ni a lo largo de los 80 años de vida que tiene el PCV que pueda parecerse a algo similar a una traición. El Partido ha sido fiel y leal a la lucha irrestrictica por los derechos de las y los trabajadores, y es consecuente de sus propios históricos.

–Los votos que alcanzaron del 7-O son: del PCV o de Chávez
–Los votos que se expresaron a través de la tarjeta del PCV no son ni del Partido, ni de Chávez, sino de un sector consciente, crítico y analítico del proceso revolucionario.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5231 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /poderpopular/n216666.htmlCUS