Sin Planificación Estratégica Participativa no se puede gobernar en una revolución

Mientras las acciones directas, indirectas y encubiertas como hipótesis de conflicto en el marco de la amenaza del imperio norteamericano y sus aliados nacionales e internacionales, requieren de respuestas útiles, completas, oportunas y poderosas en el marco de una verdadera Revolución Bolivariana, en el Estado Zulia no se vislumbra un liderazgo capaz de unificar a los sectores revolucionarios atendiendo a sus diversos niveles de compromiso y organización con el proceso, lejos de ello, quienes se han impuesto como líderes en la región, muchos de ellos, curanderos de la política, solo promueven la zancadilla y el arribismo como accionar político tradicional, generando divisiones y confusión en el seno de sus propias organizaciones partidistas y del pueblo; sin embargo, no existe duda alguna que la principal tarea continua siendo elevar el nivel de conciencia de nuestra gente, sobre todo por el hecho cierto de que ya existen y operan sistemáticamente en nuestro territorio, entre otras, tres fuerzas de ocupación que cumplen una tarea desbastadora contra la revolución bolivariana, nos referimos a: algunos medios de comunicación privados, el quintacolumnismo y los paramilitares. Mientras ello ocurre la mayoría de nuestros parlamentarios, algunos directores de empresas del Estado, de Corporaciones, Ministerios y Alcaldías Bolivarianas, continúan siendo “líderes” de radio, prensa y televisión; girando alrededor de los negocios, alejados de las bases populares y contribuyendo en muchos casos de manera inconsciente con la involución del proceso revolucionario, lo cual representaría el inicio del fin de las posibilidades de promover y consolidar el socialismo pregonado con firmeza por nuestro comandante, Hugo Chávez Frías.

La combinación de estas fuerzas de ocupación se consolida con mayor fuerza en los Estados fronterizos, en razón de lo cual desde el Estado Zulia por su carácter fronterizo debe surgir, y así lo proponemos, un Plan de Desarrollo Estratégico revolucionario a partir de considerar el Triangulo de Gobierno propuesto por el Dr. Carlos Matus (Gobernabilidad, Proyecto de Gobierno y Capacidad de Gobierno) en donde el equilibrio entre los vértices del mencionado triangulo promueva la unidad y coherencia política como binomio clave de éxito para derrotar el imperio en un terreno donde este ha mostrado su mayor consolidación y avance, ya que, el Estado Zulia es apetecible dada su relevancia geopolítica, económica y geoestratégica; en esta región del occidente del país tenemos la producción del 65% del petróleo venezolano; 70% de la producción de urea; 56% de la producción de fertilizantes; 100% de la producción de plásticos y olefinas; primer productor de plátanos, cambures, uvas y nísperos; 60% de producción lechera; 45% de la producción de carnes; 40% de la producción agrícola nacional (el 60% de su territorio se utiliza para fines agrícolas, lo que equivale al 40% nacional), alto potencial turístico y el principal productor de leche y carne de res de Venezuela

Elevar la Capacidad de Gobierno será la clave para la superación de nuestras dificultades expresadas principalmente en la falta de unidad de los zulianos y zulianas afectos al proceso revolucionario, ya que se mejoraría la experiencia, el conocimiento y el liderazgo; estos tres atributos permitirán a través de una Planificación Participativa construir una plataforma unitaria desde las bases en todos los municipios (UBES, Círculos Bolivarianos, Unidades de Reserva Militar, Comités de Salud, Mesas de Agua y Energía, Frentes, Partidos Políticos, Consejos Comunales, Defensores y Defensoras de la Salud , Grupos Ecologistas, Misiones, Cooperativas, Consejos Locales de Planificación Pública y otros). Se trata de incidir en un mundo que resulta ser más apegado a los intereses grupales y partidistas que a lo político e ideológico, con una altísima complejidad, donde la primera dificultad estriba en el hecho de que la revolución bolivariana no tiene su origen en una orientación construida y consolidada en el seno de la izquierda, sino, que como bien lo expresa el camarada Roland Denis, “surge de corrientes históricas de lucha completamente heterodoxas y diversas ( las resistencias culturales, el cristianismo liberador, el cimarronismo, la democracia de la calle reivindicada desde los barrios, movimientos sociales de todo tipo muchas veces inesperados, la lucha estudiantil, las sublevaciones populares espontáneas, los movimientos de liberación nacional, el bolivarianismo revolucionario, la lucha armada, el marxismo crítico latinoamericano, el indigenismo y otros)”. Si revisamos en la página Web de la Asamblea Nacional los curriculums de los parlamentarios zulianos y oteamos algunos personajes importantes en las empresas del Estado y algunas Alcaldías encontraremos por ejemplo, que la mayoría proviene de la derecha, y aún cuando esto no los condena, si verifica la aseveración que plantea el camarada Roland Denis, sobre el origen de la revolución bolivariana.

La Gobernabilidad , definida como la relación entre las variables controlables y aquellas que están fuera de nuestro control es otro de los vértices del Triangulo de Gobierno que debe ser considerado en el Estado Zulia conjuntamente con el Proyecto de Gobierno, las cuales están en función de la Capacidad de Gobierno , que en estos momentos es muy baja y ello provoca que no se vislumbre en el Estado Zulia una salida que garantice la unidad de las bases populares en el Estado Zulia.

¿Cuál es la salida?

A decir del maestro Carlos Matus, sin método no se puede gobernar. Se requiere entonces una metodología que permita construir el Plan Estratégico de Desarrollo de la revolución en el Estado Zulia.

La Metodología a ser utilizada sería la Planificación Estratégica Situacional, la cual permitirá diagnósticos participativos en cada uno de los 21 municipios del Estado Zulia a efectos de seleccionar democráticamente los principales problemas a ser intervenidos, las operaciones para su disminución y los responsables de estas, así como, las estrategias y los mecanismos de control y evaluación.

Las premisas básicas a ser consideradas en el Plan Estratégico serían aquellas que permitan acelerar el rumbo al socialismo (RAS), los diez lineamientos estratégicos, el Plan de Desarrollo Económico y Social 2001-2007, el Plan de Siembra Petrolera y cualquier insumo que le sirva de marco al Plan de Desarrollo Estratégico revolucionario del Estado Zulia, así como las premisas que plantea Heinz Dieterich:

a) La incidencia real de los ciudadanos en las decisiones macroeconómicas, por ejemplo, el presupuesto nacional.

b) La incidencia real de los trabajadores en las decisiones microeconómicas (la empresa), particularmente sobre la tasa de plustrabajo, que decide el grado de explotación de la mano de obra, y la tasa de inversión.

c) La incidencia real de los ciudadanos en las decisiones económicas de la comunidad, por ejemplo, a través del presupuesto participativo municipal.

d) La planeación de la economía sobre esas incidencias de las mayorías.

Así mismo, se deberán considerar entre las premisas la necesidad de que los dos elementos de la economía de valor formen parte de las premisas:

En primer lugar, la contabilidad y operación de la economía se realiza mediante el valor (los insumos de tiempo), no sobre el precio de mercado; y en segundo lugar, el intercambio de los productos se realice mediante valores iguales. Este es el principio de la equivalencia que instala la justicia social a nivel de la producción, no de la distribución empresarial o redistribución estatal. La justicia social se realiza, de esta manera, desde el primer nivel de toda actividad económica: la producción, según lo planteado por Heínz Dieterich.

¿Cómo hacerlo?

En cada Municipio se conformarían las Unidades Parroquiales Revolucionarias (UPR), con participación de todas las organizaciones aliadas al proceso revolucionario, tanto las propuestas por el Comandante Chávez, como aquellas originadas de las luchas cotidianas de pueblo y en cuyo seno de manera democrática, participativa y protagónica se eligen los Equipos Coordinadores del Plan Estratégico Parroquial. Acá se somete a concreción el Artículo 62 de la CRBV : “… La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorable para su práctica”.

Los Planes Estratégicos Parroquiales serán consolidados en los Municipios, y del seno de todos los Coordinadores Parroquiales se elegirán cada Coordinación Municipal encargada de intercambiar con el resto de los municipios para consolidar el Plan Estratégico de Desarrollo de la Revolución en el Estado Zulia. Cada Plan de Desarrollo Estratégico Municipal deberá presentar como aspectos básicas un diagnóstico situacional, los problemas seleccionados debidamente procesados, los nudos críticos de los problemas más relevantes, las operaciones y sus responsables, así como los elementos básicos para los Sistemas de Petición y Rendición de Cuentas de cada plan. Los Problemas comunes entre parroquias y entre municipios serán intervenidos mancomunadamente.

Una estructura como la planteada permitiría conformar un Macro equipo de trabajo revolucionario, con aliento popular que se alimentaría de todas las iniciativas organizativas existentes, tanto las propuestas por el Presidente (Círculos Bolivarianos, UBES, Comités de Tierra, Comités de Salud, Misiones, Mesas de Agua y Energía, Consejos Comunales y otros) como las existentes en el seno del pueblo. Además de ello no se partiría de “Cero”, ya que, todas las instituciones gubernamentales y Alcaldías tienen, tanto planes como acciones en curso, solo que nunca son consultadas con las comunidades y aún cuando tengan una alta calidad técnica y cobertura legal, carecen de viabilidad política, toda vez que no han sido legitimadas por la amplia base del pueblo llano y un proceso como el planteado sería una gran oportunidad para determinar en la práctica cuales son las instituciones del Estado que tienen la voluntad política real de acelerar el rumbo al socialismo, aportando un granito de arena para su futura pulverización y la construcción del socialismo.

¿Quiénes, con qué y en qué tiempo se asumiría una cruzada como esta?

Solo CORPOZULIA Y PDVSA, complementadas por la Alcaldías Bolivarianas pudieran financiar una jornada intensiva y simultánea, con apoyo del Ministerio de Planificación y Desarrollo. Se convocaría a los estudiantes de pregrado y postgrado con conocimientos de la Planificación Estratégica Situacional, así como profesionales del área. El criterio fundamental para la selección de estos monitores metodológicos será el compromiso revolucionario y en un mes debemos tener capacitadas al menos 200 personas para que apoyen los 21 municipios en los aspectos teóricos y metodológicos en la formulación de su Plan de Desarrollo Estratégico de cada Municipio, ya que la conducción política de la jornada en cada parroquia será potestad del respectivo soberano. Las Jornadas simultáneas de formulación del Plan de Desarrollo Estratégico se constituirán en la primera fase de una campaña electoral presidencial de nuevo tipo en donde las Asambleas Bolivarianas Comunitarias Parroquiales legitimarán cada Plan de Desarrollo, pero además se construirá un semillero de donde pueden surgir los cuadros medios de la revolución en el Estado, lo cual ayudará a la conformación de una vanguardia revolucionaria que enfrente a tiempo los vicios y errores cometidos en otros procesos revolucionarios en el mundo.

Finalmente, el Plan de Desarrollo Estratégico de la revolución zuliana se hace necesario para mantener la esperanza en los ciudadanos (as) que están cansados de la politiquería, que no están conforme con la baja Capacidad de Gobierno de los “líderes” y el secuestro de la soberanía por parte de la burocracia. Todos esos embriones de prácticas cogestionarias y autogestionarias que se viene concretando en diversos espacios sociales. Una propuesta como la planteada puede estimular las luchas anti-burocráticas que se libran al interior de los partidos, sindicatos, gremios y asociaciones, así como el fortalecimiento de las corrientes de opinión pública que reivindican la soberanía popular.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7867 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /poderpopular/a23811.htmlCUS