La abstención en el PSUV

La jornada electoral para la escogencia de los Delegados al III Congreso del PSUV ha arrojado algunas sorpresas. Siendo el registro electoral sobre el cual se desarrolló la elección cercano a 7.6 millones de personas, se había generado la expectativa, entre otras cosas, de saber cuál sería el nivel de participación de dicha jornada.

Debo aclarar que desde hace 3 o 4 años vengo criticando públicamente la cantidad de militantes que se le atribuye al PSUV, ya que nunca se ha podido demostrar tales cifras, por el simple hecho de que si la máxima cantidad de votos que obtuvo el Presidente Chávez fue de 8.3 millones, y en la última elección el Presidente Maduro obtuvo 7.4 millones de votos, sería terrible pensar que lo único que existe en el PSUV son “militantes-votos”. Militante es tradicionalmente un activista cuyo compromiso se mide entre otras cosas, con base en la capacidad de persuasión que tenga para ganar por lo menos otra voluntad de sumarse al proyecto político en el que se milita. Si esa cifra de inscritos es cierta, entonces este sería el único partido con militantes que no mueve a nadie más que así mismos, y en algunos casos incluso no se mueven ni ellos.

Es por lo anterior que esa terquedad de mostrar un número que no corresponde con la realidad en estos momentos políticos no sólo es incorrecto sino inconveniente .En su mejor momento, de las tres jornadas de participación democrática plena que ha vivido el PSUV, la participación máxima ha sido algo más de tres millones de militantes, ese quizá sería un buen inicio o referencia.

Por otra parte, la escasa movilización que pude percibir en los centros electorales que recorrí por Caracas, parecieran corresponder con las cifras que pude obtener gracias al “Equipo de Conteo de Electoral Popular de Caracas”, militantes del partido que decidieron organizarse para realizar un trabajo estadístico sobre los niveles de participación, estudio que arrojó a las 5 PM que en el Municipio Libertador votaron 38.521 militantes, lo que representa el 8% del registro del PSUV. Este mismo equipo me hace llegar la información que un grupo similar en Vargas calculó la participación en el Estado en un 22%. Estos mismos equipos han estimado que la participación nacional ronda el 12%.

Con estas cifras, la mayor sorpresa fue la postura oficial del PSUV sobre los resultados de participación. Al ser interpelado el vocero del partido sobre los niveles de participación, la respuesta fue absolutamente insólita: “es difícil calcularla” ya que, según el vocero, debe esperarse cruzar los votos múltiples con los resultados finales para estimar la cantidad de participantes.

Cuando los eventos electorales son organizados por el CNE, dicho ente da los resultados primero de los porcentajes de participación y abstención así la elección sea de votos múltiples, entonces, si éste evento fue organizado por el CNE y se usaros las captahuellas, libros electorales, etc.: ¿Cuál es la dificultad en esta elección para proporcionar dicha cifra?

La realidad es que lamentablemente este proceso electoral pone en evidencia serios problemas que vienen arrastrándose, tanto en la movilización como en la motivación política para mostrar fuerza desde el PSUV.

Si la participación fue de aproximadamente un millón de militantes, no tengo duda que esto sea positivo, pero cuando pretende basarse en un registro de 7.6 millones de electores, por su puesto que es un fracaso. Pero por otra parte, cuando has logrado movilizar tres millones de militantes en procesos similares, es imposible no evaluar el porqué hoy la maquinaria no sólo no funcionó como se esperaba sino, qué elementos sopesan sobre el hecho de que esto esté pasando.

Para mi, aunque para el momento de hacer este escrito estemos sin cifras oficiales, el hecho de que no sean dichas es una muestra de debilidad, y aún más, al permitir reforzar cifras extraoficiales como las que he mencionado, lo que pone en tela de juicio la legitimidad del método como fue convocada la selección de los delegados. Eso de un porcentaje de delegados “natos”, de un porcentaje de postulados por las diversas direcciones, y el resto de candidatos que en su mayoría eran “hijos de”, o “ministros de”, o “apoyados por”, o los que tienen “el cargo de”, que se sabía eran imposible de superar, produjeron desánimo y molestia en las bases, cansadas además de un conjunto de normas y reglamentos que sólo se aplican a “los pendejos” ya que la propaganda y publicidad “prohibida” por el artículo 20 de las normas del proceso de elección, fue violado por la mayoría de los que hoy fueron electos, con entregas y distribución de “Kinos”, con los que no estoy en desacuerdo, pero estaban prohibidos y punto.

Otro nuevo debate se abre, y además se pone en evidencia que el sacudón viene desde las bases. Ojalá la casta política se permita hacer una lectura seria de lo sucedido, ya que para luego es tarde. Cállense un rato y escuchen, por el bien del chavismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 35028 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Nicmer Evans

Director de Visor 360 Consultores, una piedrita en el zapato, "Guerrero del Teclado", Politólogo, M.Sc. en Psicología Social. Chavista de Marea Socialista.

 nicmernicolasevans@gmail.com      @NicmerEvans

Visite el perfil de Nícmer Evans para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nícmer Evans

Nícmer Evans

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /poderpopular/a191879.htmlC0http://NON-VEca = .