La monja satánica

Que los zamuros cardenalicios ensotanados de la Conferencia Episcopal salgan hablando pestes del gobierno revolucionario y hasta pidiendo subliminalmente la renuncia de Maduro ya no sorprende. La historia de la cúpula eclesiástica es harto conocida y sabemos cuales son sus intereses que no son otros más que el dinero, así claro y raspao. Desde que el comandante Chávez les rebajó parte de la gran tajada que recibían en la cuarta república y que adecos y copeyanos les “donaban” para que mantuviesen la boca cerrada ante los hechos de corrupción, barraganatos y violaciones de los derechos humanos con muertos y desaparecidos, estos curas, alejados de toda practica cristiana y que solo tienen la religión como negocio, se convirtieron en voceros de la oposición escondiéndose en la sotana y mal utilizando el nombre de Dios para atacar descaradamente al gobierno y toda medida que este tome.

Así apoyaron el golpe de abril y el paro petrolero. En Miraflores en las edulcoradas horas que vivieron durante la dictadura de Pedro el “Breve”, celebraban copa en mano mientras vociferaban sus preferencias políticas por acción democrática quitándose descaradamente la mascara; para a la caída del tirano por ese pueblo enardecido que reclamaba el regreso de su líder, salir en volandilla cobardemente para luego hacerse los bolsas jurando que ellos no tuvieron nada que ver con el golpe de estado...¡Cobardes!.

Ahora nos sorprende la aparición de una monja, que violando todo lo concerniente a la fe cristiana y teniendo a sus espaldas la bandera nacional, con un rito casi satánico recitando unas plegarias, pide la desaparición de Maduro y todos los chavistas, mientras es aplaudida entre risas por un grupo de desadaptados que apoyan sus peticiones. Todo digno de una sesión de brujería.
El solo hecho que la cúpula eclesiástica no se haya pronunciado condenando este hecho, habla por si solo cual es la verdad de estos buitres con sotana que forman la directiva de esa mafia que es la CEV, dirigida por ese capo que es Diego Padrón, que no pierde chance al ver un micrófono para soltar todas sus escatológicas frases llenas de odio hacia el gobierno revolucionario , disfrazadas de mensajes que buscan el dialogo y la paz. ¡Hipócritas!

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1961 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /oposicion/a200859.htmlC0NON-VE