La asdoración opositora por el vacío

La oposición adora el vacío. Pero no la oquedad, aquella como mágica palabra en uso de Alejo Carpentier, con la que uno se encontraba solo, obsesionado, admirando a través de la fuerza narrativa, magia del escritor, espacio vacío, silencio, misteriosa e insondable profundidad del mar e infinitud de la existencia.

La oposición tiene un frenesí. El vacío de poder. Estado de cosas donde, por encima de la voluntad popular, pueda imponer mando y disposición a usurpar derechos y justicia.

En el 2002 secuestró a Chávez, usando los últimos remanentes de una casta militar que empeñó sus obligaciones y compromisos al mejor postor y vacía de toda dignidad. Cometido aquel delito, declararon por sus propias voces que había un vacío de poder y presurosos, pretendieron llenar la situación que inventaron, sólo como era posible, con una cosa vacía llamada Carmona Estanga. Este, coherente con él mismo, los hechos y promotores, dejó al descubierto el espacio donde estuvo un cuadro de Bolívar y se auto juramentó enarbolando una hoja de papel vacía. Vacío y vergonzoso fue su discurso, aplaudido febrilmente por quienes en aquel salón se apretujaban en espera de un mendrugo. Sin percatarse que el de facto presidente estaba negando con sus hechos y decisiones, todo lo que habían argumentado para secuestrar al presidente verdadero y de paso le aplaudían. Aquellos hechos dibujaron una oposición sin moral y con un alma absolutamente vacía. Tuvieron que huir porque se quedaron sin soldados y sin causa. De paso dejaron aquel salón vacío que volvió a llenar el cuadro de Bolívar, Chávez y el pueblo todo.

El presidente está enfermo y de permiso convalidado por la misma oposición. Pero inventan con leguleyos y mujiquitas que hay ausencia temporal. El TSJ, como ordena la Constitución, procede a interpretar la Ley y dicta sentencia. Para aquella no hay competencia en esos magistrados; si en sus cortesanos y badulaques.

De nuevo especulan con un vacío de poder, que no podrán llenar porque están vacíos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 775 veces.


VE N