Las mentiras de Roberto Luckert: Misiones aumentan la flojera en el país

Entrevistado en el diario La Razón, una vez más el diabólico Monseñor Roberto Luckert, se destapa cual cloaca profiriendo falsedades e improperios en contra del pueblo Venezolano y la revolución bolivariana. Este engendro, conocido en Cabimas por su gusto por el escoces de 21 y otros despreciables hábitos que no puedo mencionar por este medio, ha tenido la osadía de decir que los venezolanos somos genéticamente flojos, y cito:

«Acuérdate que nosotros los venezolanos por razones

genéticas tenemos la flojera como parte de nuestra

idiosincrasia. Esas misiones, llevándolas como lo están

haciendo, lo que están es aumentando la flojera en el país»

Es que acaso este hombre sin gracia, por no decir otra cosa, no ha bebido de la fuente de nuestra historia. ¿Será que desconoce a quienes, durante veinte años, derramaron su sangre por la libertad latino americana, cruzando pantanos, ríos y montañas en busca del opresor para enfrentarlo sin dudar? ¿No sabe de todos los hermanos afro descendientes que sacrificaron sus vidas por rebelarse contra los déspotas hispánicos y que siguieron luchando hasta lograr la primera independencia? ¿Ya no se acuerda de nuestro noble pueblo enfrentando a las oligarquías con Ezequiel Zamora y Cipriano Castro a la cabeza, en busca de justicia y libertad? ¿Es que acaso ya se olvidó de hechos tan gloriosos como el Caracazo el 27 F, los golpes contra CAP 4 F y el 27 N, el rescate del presidente Chávez el 14 A después del golpe de estado y el rescate de la industria petrolera después del paro petrolero del 2 D?

¿Es que este mal nacido no ha visto las calles de los pueblos y las ciudades de Venezuela en madrugadas cuajadas de compatriotas dispuestos a enfrentar la lucha cotidiana por la familia y la patria y que muchos de ellos aún sacan tiempo para completar sus estudios de primaria, bachillerato y universitaria a través de las misiones y las aldeas?

Este despreciable ser se regodea ofendiendo a nuestros hombres dignos y mujeres dignas que día a día contribuyen al engrandecimiento de la patria, razón por la cual no merece ni respeto ni consideración por su mal habida investidura.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 956 veces.