(Solo le falta su Lotario)

Capriles es el Mandrake venezolano


Yo sé que los venezolanos (as) menores de 30 años no saben quien fue Mandrake El Mago. Era un comic de origen norteamericano que hipnotizaba a los delincuentes y los atrapaba con su magia, haciéndoles ver y sentir cosas que en la realidad no existían. Era un mago muy poderoso, elegante y de finos modales que tenia una relación muy intima con un Negro muy fuerte que era príncipe de una nación africana, el cual dejó su principado para irse a vivir con Mandrake. Era una relación como la de Batman y Robín.

Capriles me hace recordar a ese personaje de comiquitas, pues pide en cada pueblo que visita una lista de todas las cosas que, según él, son promesas incumplidas por el gobierno del presidente Chávez en los 14 años de su mandato y hace un ademan mágico, diciéndole a los que le oyen que en 100 días todos esos problemas los resolverá él y la gente lo aplaude creyéndole que así sucederá. Obras como el ferrocarril que cruzará de este a oeste y el de norte a sur el territorio nacional y que se calcula que tardará 6 años mas para su construcción, Capriles lo promete para dentro de 100 días. Los tres millones de viviendas que todavía faltan por construir y que Chávez promete para el 2019, Capriles las entregará totalmente amuebladas en 100 días de su mágico gobierno.

Las personas que eran magnetizadas por Mandrake, cuando salían del hipnotismo se daban cuenta que todo era mentira pero ya era tarde, pues estaban atrapados con unas esposas en sus muñecas y paraban tras las rejas. Ese era más o menos el guion de todas las historietas de este personaje que tanto nos deleitó con su arte en nuestra niñez. Tenía una novia llamada Narda a la que nunca besó y vivía en un sitio oculto al cual ningún mortal podía llegar, excepto Lotario que lo acompañaba las 24 horas del día.

Hoy, por primera vez vi de cerca a Capriles Radonsky. Venia montado en una camioneta por la Av. Don Tulio de la ciudad de Mérida, con un hombre a cada lado, y saludando al publico femenino. Estas histéricas gritaban:¡lo vi¡, lo vi¡. Estaban emocionadas. Tenía una camisa verde, pues sabia que estaba en tierra copeyana, pero cuando se montó en la tarima ya se la había quitado y lució una franela de rayas rojas. Era un Mandrake solitario, sin capa, sin sombrero de copa, sin Narda y sin Lotario. Aun así y con todas las limitaciones logró hipnotizar a sus oyentes y los dejó convencidos que será el próximo presidente de la República de Venezuela y que esa odiosa octava estrella le será quitada a la bandera, que el caballo del escudo nacional volverá a mirar hacia la derecha y RCTV saldrá al aire el mismo día que asuma la presidencia.

El Mandrake Capriles pasó por la única calle, que el Alcalde Lester Rodríguez le había limpiado para que no se diera cuenta de los montones de basura que hoy pudren la ciudad, estoy seguro que si Capriles se hubiera enterado de esa situación habría prometido que en 100 días la deja como un espejo de limpia.

A partir del 7 de Octubre, sin llegar al mes de Enero que es cuando debería recibir el mando presidencial, ya el Mandrake Capriles está prometiendo que viviremos en el paraíso terrenal, que todos montados en el autobús del progreso viajaremos con él hacia el futuro y dejaremos atrás la “pesadilla del pasado chavista”. Que les parece amigo lector? ¡¿Por qué engañan?

Juanveroes64 hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1238 veces.

Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.