¿Por qué escasean las mujeres en las tarimas y actos de Capriles?

Aún cuando no se ha probado ni desmentido fehacientemente que tanto Henrique Capriles como Leopoldo López hayan pertenecido a la secta “Tradición, Familia y Propiedad” (TFP), sus actos y discursos los delatan. Si a ello le agregamos que se hacen acompañar por personeros abiertamente afines o numerarios del Opus Dei (OD), tendremos una idea de lo que realmente encarnan estos personajes.

Estas dos organizaciones, TFP y OD, se fundamentan en pensamientos y acciones profundamente conservadores. Su visión del mundo representa lo más reaccionario del pensamiento humano, toda vez que sobre la base de una supuesta defensa de los valores de la familia, el trabajo y la convivencia, esgrimen una serie de premisas que solo buscan sojuzgar a una parte de la población para que la otra se beneficie, no solamente desde el punto de vista económico, sino también desde lo social, político y cultural. Es decir, propugnan pensamientos nada cristianos que promueven la preeminencia del capitalismo más salvaje.

Y es ese capitalismo salvaje por neoliberal y proimperialista, la fuente de la que beben muchas organizaciones políticas alrededor del mundo. En nuestro país tenemos varios ejemplos, agrupados en eso que decidieron llamar Mesa de la Unidad (MUD). Y en esa mesa, los partidos predominantes: Primero Justicia el que más, deciden el lema de la campaña de Capriles: Hay un camino. Este lema, pudiera parecer inocente, adecuado, inócuo, inofensivo. Pero, es justamente allí, en ese lema, donde se expresa la presencia tras bastidores del OD. La Obra, como es conocida esta organización, se fundamenta en los pensamientos de Josemaría Escrivá de Balaguer, su fundador.

Escrivá publicó un libro que funge de guía, en el que expone 999 aforismos que definen su pensamiento. Ese documento es conocido como El Camino - ¿les suena conocido?- En dicho texto podemos encontrar los siguientes pensamientos:

  • “Eres curioso, preguntón, oliscón y ventanero. ¿No te da vergüenza ser tan poco masculino? Sé varón” (Camino 50).
  • “Ellas no hace falta que sean sabias, basta que sean discretas” (Camino 946).

Igualmente, dentro del funcionamiento de La Obra, hay otras normas que evidencian discriminación y recelo ante el sexo femenino, al punto que no pueden circular en los mismos espacios en los que hacen vida los varones numerarios de La Obra. 1

En esas breves palabras, de los caminos 50  y 946, se evidencia la concepción machista, prejuiciosa y discriminatoria de La Obra, hacia la mujer.

Pero…aún hay más…Rosa Tristán nos indica que, en el caso de TFP, encontramos como planteamiento central, que la forma de gobierno perfecta es la monarquía o “gran familia europea de los mejores”. La tríada ideológica que los reúne se fundamenta en la conservación de: la tradición de los valores aristocráticos, la familia patriarcal autoritaria y la propiedad privada como ley sagrada y natural 2…Para TFP, “la tradición cristiana es un valor incomparable que debe regular lo que es moderno. Ella actúa, por ejemplo, para que la igualdad no sea entendida como el arrasamiento de las élites y la apoteosis de la vulgaridad. Para que la libertad no sirva de pretexto al caos y a la depravación” 3

En resumidas cuentas, el candidato majunche, más allá de su orientación sexual que es asunto de su exclusiva competencia, expresa en sus actos lo que filosóficamente guía su pensamiento con relación a la mujer. Observemos que siempre está rodeado de hombres o solo. Y cuando hay alguna mujer, esta ocupa algún lugar por allá en las filas de atrás, casi invisible, tras los bigotes, las calvas y la testosterona.

En uno de sus primeros eventos de campaña, Capriles fue capaz de decir que las mujeres, en un hipotético gobierno suyo, volverían a la paz y tranquilidad de sus hogares, a ocuparse de sus casas y de sus maridos, mientras estos, los obreros, irían tranquilos y felices a sus trabajos, sabiendo que su familia está en casa…Es decir…habló como “empleador”, como burgués. Habló desde esa arrogancia, soberbia y petulancia que bien describe Roberto Hernández Montoya en su artículo de aporrea.4 Esa que necesita de un pueblo alienado, tranquilo, pacífico, abotagado, ajeno a los cantos de sirena que, según estos aristócratas de cartón, significan los llamados a la participación y protagonismo de la gente, a su emancipación y libertad verdaderas. Ellos, los oligarcas, necesitan mujeres convencidas de su rol de amas de casa y reproductoras de la mano de obra y hombres dominados que repliquen esa dominación en el ámbito de su hogar, para que no anden buscando ejercer dominios en ámbitos tan peligrosos como el trabajo o la política…

Por eso, no hay mujeres alrededor de Capriles. Por eso, torpe y toscamente, trata de asumir actitudes de “macho vernáculo”, de “galán trasnochado”, de “macho mártir”, de…”voltea pa que te enamores…”, soy “chocolate dulcito, chocolate nuevo”, reduciendo a sus seguidoras a simples objetos de sus ofertas de “paquetazos”, porque de eso (de paquetazos) si sabemos las mujeres. Con estas afirmaciones se violenta la condición de la mujer y se busca profundizar la alienación que logran los medios de comunicación al convertir al sexo femenino en simple objeto de intercambio, o sea, al servicio del mercado capitalista.

Al desaparecer a la mujer del ámbito de lo público y lo político, ofrece un mensaje claro: este es un espacio para los hombres. Y son los hombres, tal como en el medio evo, los que tendrán derecho a mantener la tradición, la familia y la propiedad. Porque lo femenino se relaciona con lo colectivo, con la sensibilidad, con la tolerancia, con la posibilidad de amar y compartir, lo cual se contrapone a lo que OD y TFP tienen como principios.

Por lo tanto, aunque lo nieguen “por este puñado de cruces”, es difícil creer que desde los vericuetos más tenebrosos de la MUD no hayan parido ese esperpento de programa conocido como el paquetazo, en el que se reivindica el neoliberalismo en su máxima expresión, como si lo que ocurre hoy día en Grecia, España, Italia, Portugal, Estados Unidos, etc., no fuese producto de ese sistema atroz, desigual y estafador que es el capitalismo que tanto defienden.

Y se empeñan en hablar de la propiedad privada y su defensa, con lo que más de un desprevenido personaje opositor cree que se refieren a la salvaguarda de su “carrito, casa, ropa, zapatos de marca, electrodomésticos varios”…esos que le hacen creer que pueden llegar a ser parte de la clase “pudiente”, de la clase que tiene la sartén por el mango…desconociendo que, de lo que se trata, es de defender sus (las de los oligarcas) empresas, medios de producción (o de explotación) e inversiones o colocaciones financieras, con las cuales puede ofrecerle a su “personal” la píldora malévola de la “igualdad social”: mientras más eficiente, eficaz y efectivo seas trabajando y produciendo plusvalía para mí…más oportunidades tendrás de ser igual a mi…

Y con todo eso, logran inducir un comportamiento absurdo en el que un barrendero es capaz de dejarse matar con tal de defender el paquetazo que lo mantendrá atado a la escoba. O que una secretaria se gaste lo que tiene y lo que no, tratando de “lucir como se debe”, permita que se le violente o acose laboralmente “porque así son las cosas” y grite a voz en cuello “aquí estoy, Capriles, yo si quiero tu paquetazo”…sin sospechar siquiera que esa probabilidad está más lejos que cualquier galaxia conocida o por conocer.

La propiedad colectiva, propia de las comunidades aborígenes o comuneras, en las que la mujer tiene un valor y respeto bien cimentado, al igual que las personas ancianas, es vista por esta clase “pseudoaristocrática” como contrario a la “ley natural” que supuestamente implica que el derecho a la propiedad es “sagrado”, considerando ilícita cualquier organización social en que todos los bienes sean colectivos…es decir, cero autogestión o cogestión obrera de las empresas.

El asunto es más profundo y preocupante de lo que parece. Al excluir a la mujer de su entorno, Capriles simplemente está siendo brutalmente sincero. Defiende aquello en lo que cree furibundamente. Lo proclama sin ambages. Su apariencia cobra importancia: el flaquito, el joven, el parco al hablar, el que viste “fashion”…con lo cual responde a un precepto de TFP según el cual “será nocivo a la aristocracia y a la burguesía, vulgarizarse en los modales y en los trajes”…Todo ello, promovido eficientemente a través de los medios, los cuales tienen un rol de vital importancia para la contra-revolución…”la acción contra-revolucionaria y el verdadero contra-revolucionario, merecen tener a su disposición los mejores medios televisivos, radio, gran prensa y propaganda racional, eficiente y brillante” 2

Es así que, pudimos ver en las imágenes de Globovisión que “como parte de su programa "pueblo por pueblo" por el estado Sucre el candidato presidencial Henrique Capriles Radonski, compartió junto a una de las asistentes que lo acompañó en la tarima durante su discurso, el deseo de muchas mujeres de Venezuela que siguen al flaquito en sus recorridos por toda Venezuela. Mientras la mujer subía a la tarima Capriles indicó, " quien sabe si puede ser mi suegra". A lo que la mujer respondió, "ahí está Martica, mi hija". 5 

En este breve recuento se evidencia la exaltación de la delgadez como “ventaja social, sexual y política”, con lo que se condena (subliminalmente) la gordura por antiestética y vulgar. Además, queda en evidencia el machismo y la desconsideración a la mujer, simple objeto de la decisión del macho, que “quien sabe si la haga su esposa”. Pero lo peor…la actitud profundamente autoflagelante (muy a propósito con el OD) de esa madre que “ofrece” a su hija, cual si de un producto en venta se tratara…

Por todo lo dicho y mucho más, este candidato del absurdo, este señor “flaquito” y edulcorado no puede, ni por casualidad, llegar a ser nuestro presidente. Venezuela cambió, y cambió para siempre. La inclusión, el feminismo, el respeto a la mujer, a lo femenino, la participación y el protagonismo son una realidad de la cual no nos vamos a desprender tan fácilmente. No es un asunto de apariencias sino de sentimientos, ideas, principios y valores.

No diré que no volverán, porque lamentablemente aún quedan muchas y muchos de ellos incrustados en nuestras instituciones, saboteando y conspirando. No se han ido, pero…más temprano que tarde…se tendrán que ir!

1,. http://infocatolica.com/blog/meradefensa.php/1007261228-opus-dei-la-mujer-y-lo-femeni)

2.- http://200.58.114.44/~debatesd/rosatristan/a2009/agosto2009/tfp.html)

3.- http://www.tfp.org.co/index.php/component/content/article/37-quienes-somos/14-tradicion

4.- http://www.aporrea.org/oposicion/a150671.html

5.- http://www.globovision.com/news.php?nid=245938

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5301 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ninfa Monasterios Guevara


Visite el perfil de Ninfa Monasterios Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a151081.htmlCUS