Capriles logró el milagro

Los éxitos del candidatazo de la oposición se miden por todo lo contrario. Nunca antes un candidato de la burguesía venezolana había cometido tantas torpezas juntas. Después de cada metida de pata uno cree que tocó fondo pero él sorprende al mundo con algo superlativo, con algo inigualable. Sus recursos de ineptitud son inextinguibles. Luchó denodadamente hasta lograr el milagro de la unidad de todos los partidos de la MUD en contra de Primero Justicia. Esta se ha convertido en su ópera magna, que le vale para ingresar en la historia política venezolana con el remoquete de “el milagroso” capaz de desgraciar la unidad que ya venía desvencijada. Le aplicó unas cuantas granadas de fragmentación, de las de Ramos Allup, con la más firme intención de hacerla añicos y ha logrado un rotundo éxito.

Lentamente se ha ido desgajando la fementida unidad demostrando que se trataba de un parapeto mal armado y al candidatazo le cupo el privilegio de terminar de aniquilarlo. Además ha sido hasta chistoso, haciendo innecesaria la presencia “der Conde”. Va de sainete en sainete divirtiendo el clima electoral en medio de las risas y la gozadera que suscita. Para completar la obra burlesca se esperan los epítetos rebuscados que le tiene preparados Ramos Allup para cobrarle tanta necedad y sobre todo tanta maniobra chapucera.

El ejercicio de la política es cruel con los advenedizos. Está prohibido improvisar cuando se tiene poco en la mochila. Creyó la burguesía que con dinero y asesoría comercial podrían vender su baratija sin que se advirtiera la pacotilla. Intentaron rebajar el nivel de la discusión política para llevarla al terreno de las banalidades como maniobra distractora y servirse de los partidos tradicionales que apoyaban al candidatazo por razones circunstanciales. Ni siquiera advirtieron los cambios en la estructura mental del venezolano y fueron tropezando en sus propias trampas caza bolsas. Intentaron eludir la confrontación ideológica justamente en el momento en que ésta despierta el máximo interés en Venezuela y en el mundo porque lo que está en juego es el futuro inmediato de la humanidad.

Creyeron Capriles y Primero Justicia que AD, COPEY, MAS y los demás fragmentos políticos iban a ser segundones de tan tosco desempeño. Ilusos. Los compañeros de viaje circunstancial lentamente van abandonando el barco antes del desastre inevitable para rehusar seguir cargando ese muerto por el resto de la historia política venezolana. Lo van dejando en la estacada no tanto por el triste espectáculo ofrecido, como por las tramposerías de medio pelo cometidas contra partidos y dirigentes que perdieron la tercera dentición en lides limpias y de las otras. Para colmo de desventuras se estrenó el candidatazo milagroso contra un político de estatura internacional como ha sido calificado el Presidente Chávez. Ante empresa tan colosal optaron por mentir, engañar, disimular, y traicionar. Todo se les ha ido convirtiendo en el entierro de tercera de sus ínfulas de convertirse en depositarios de las esperanzas de los opositores. En política todo se paga porque las ejecutorias chucutas tienen seguidores humanos de por medio y estos nunca perdonan las traiciones.
Ahora se nota más la obra del gobierno revolucionario en su empeño de continuar la construcción de una patria más justa y equitativa. Resultan vanos los intentos de hacerlo parecer a Chávez ni cantando rancheras o joropos porque no es asunto de plagios ni de parodias sino de sustancia política, de estructura mental. El candidatazo ya logró su meta pero esa treta solo sirve para restar. Bienvenidos los descontentos a la construcción de la patria.

[email protected]


Mérida, 20 de Septiembre de 2012.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1125 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a150590.htmlCUS