William Ojeda y la política del Zig Zag

El Zig Zag, también conocido como el ZZ fue un emblemático local nocturno de la comunidad sexodiversa en la ciudad de Caracas, que inclusive figuró en estudios científicos durante la Cuarta República, con los fines de vigilar, reprimir y sancionar preventivamente a esa población que para aquella época era injustamente considerada una plaga de la sociedad y no personas con sus propias preferencias sexuales.

Así como acontece la marginación por razón de sexo y género en la vida social y la cultura urbana, ocurre también al interior de la dinámica política y muy especialmente cuando los destartalados y averiados partidos políticos de la actualidad se aferran a sus viejas prácticas elitescas y clientelares, que también son racistas y clasistas.

Según el diccionario, el Zig Zag es también lo opuesto a la línea recta y por ello se le utiliza como palabra equivalente a indecisión o vacilación, de allí que en la fase más temprana del chavismo, muchos oportunistas vieron al Presidente como el autobús rojo (término coincidente con el populismo electoral de la derecha en 2012) que les permitiría la conquista de rápidos privilegios individuales.

Como en todo proceso social, el acontecer dialéctico genera avances, retrocesos y contradicciones. Por eso los personajes no comprometidos con los valores superiores de la Revolución Popular son incapaces de resistir adversidades y obstáculos a sus desesperadas ansias de lucro y suelen abandonar el barco demasiado pronto. Así le ocurrió a muchos auto proclamados chavistas que al no obtener una embajada, un ministerio, una candidatura a gobernador o alcalde, de pronto se fueron rabiosos y enfurecidos al bando del enemigo contrarrevolucionario.

La lista del Zig Zag político, de este ignominioso club de tránsfugas es demasiado larga. Ello, lejos de avergonzar a la Revolución Bolivariana, debe más bien llenarla de satisfacción porque este fenómeno significa la depuración de los factores más atrasados, mercenarios, primitivos y caníbales que estuvieron infiltrados en la estructura de la organización revolucionaria y que pudieron infectar de peor manera a otros militantes con el virus de su depravación y oportunismo egocéntrista.

No es tan extraño que los falsos aliados de Chávez, hoy quieran volver sumisos y arrepentidos. Lo sucedido se asemeja mucho a esos muchachos que en Youtube exclaman "me iría demasiado". Muchachos que ingenuamente abandonan el país con sueños de ganarse un Grammy y conocer a Mickey Mouse o Lady Gaga, pero que luego en EEUU descubren la pesadilla de la discriminación racial, la violencia policial, la vida en el ghetto (barrio de minoría étnica), la hiper explotación laboral, el pago inferior a ocho (8) dólares por hora de trabajo, los altos costos en el acceso a la salud, etc. Es entonces, cuando muchos se regresan aterrados a su tierra natal, aunque la TV nunca lo muestre.

Algo así le pasó al respetable señor William Ojeda, una y otra vez los partidos de la derecha derrotaron sus sueños de clase media aspirante, su eterno anhelo de convertirse en el flamante Alcalde del Municipio Sucre. Ellos, los politiqueros privilegiados de toda la vida, utilizaron macabramente al ex chavista, de piel morena, nacido en el barrio, como su símbolo para atraer a otros venezolanos humildes como Ojeda. Todo basado en la falacia de que con los burgueses, el pobre vive mejor. Porque los de arriba se comen el cambur, pero a los de abajo nos tiran la concha.

Por eso, cuando en su última y triste aventura electoral (primarias de la MUD, 2012), el adeco Ramos Allup le levantaba la mano a William Ojeda como su candidato a la Alcaldía de Sucre, muchos sentimos infinita pena ajena e incluso ganas de llorar; pues simplemente Ojeda no tenía posibilidad de vencer a la maquinaria de Primero Justicia en ese municipio, y el malvado Ramos Allup lo sabía perfectamente. Aquella rueda de prensa donde el risueño caudillo blanco comentaba: "Ojeda es así como nosotros", reveló el cinismo del populismo burgués que para fingir compromiso con el pueblo y obtener sus votos, trafica con las nociones de afrodescendencia, el barrio, clase obrera y pobreza. Burlescamente Ramos Allup insinuó una guerra entre negros (Ojeda con AD) y catires (Juan Carlos Caldera de Primero Justicia).

Hoy Ojeda y muchos más quieren desprenderse de ese Miami de la política elitesca y clientelar (la MUD) pero saben que pudiera ser demasiado tarde pues ya han decepcionado a ambos sectores del país (chavistas y opositores). Imposible es desconocer que la gente de las bases, creyendo correcta o incorrectamente en sus líderes, repudia radicalmente esa política del Zig Zag, porque ya fuera por ignorancia, ingenuidad, oportunismo, o simplemente perversión, los que saltan la talanquera siempre terminan siendo castigados con el rechazo y el olvido de las mayorías.

Todo traidor tiene mucho de Zig Zag.

Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales (UCV).
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1225 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a149849.htmlCUS