La función debe continuar

Sin duda, las y los apátridas se resienten de una nueva metida de patas; una vez más, como lo hicieron durante el período de convalecencia y reposo del camarada Hugo Chávez, de su enfermedad, en que se dedicaron a burlarse de la misma y lejos de, pedir por su pronta recuperación, sus deseos y proclamas se dedicaban era, a la convocatoria de la muerte, cargados de odio y miseria humana, como están. Aún, no terminan de comprender que, nuestro pueblo está cargado es de amor y solidaridad hacia el prójimo y, situaciones como aquella, la de Sucre por efectos de la naturaleza o la de Amuay, le convocan –a nuestro pueblo- a las más amplia solidaridad y hermandad. Por ello, el mal trato dado por ese sector de nuestra sociedad, recibió y recibirá ahora, el más amplio repudio, aún de sus propios militantes.

  Los hechos ocurridos en el CRP, en una zona del mismo dedicada a depósito de distintos productos de la refinación petrolera, que causaran la muerte a cerca de 42 compatriotas, entre los cuales, debemos contar 18 guardias nacionales que servían de custodia del centro refinador; ha dejado en evidencia, una vez más, la miseria humana en que se ha convertido un sector de nuestra sociedad. En contraposición al camarada Hugo Chávez, quien, debido a que los sucesos lo toman en plena acción, atendiendo la emergencia ocurrida en Cumanacoa, Estado Sucre, producto de la inclemencia de las lluvias, pero que, una vez, organizada la atención del pueblo sucrense y controlada la emergencia, se dirige al día siguiente de ocurrida la tragedia al sitio de los hechos, en donde, desde las primeras horas, ya estaban el vicepresidente Elías Jaua y Rafael Ramírez, ministro y presidente de PDVSA, en compañía de la gobernadora Estela Lugo, atendiendo la situación. Y mientras Chávez ya está en el CRP y las poblaciones vecinas, atendiendo al pueblo, visitando enfermas/enfermos, asistiendo a misas en honor a las víctimas del hecho, ascendiendo post-mortem a los camaradas de la Guardia Nacional Bolivariana, caídos en función de su misión, reunido con las y los trabajadores que actúan en función de estabilizar el funcionamiento del complejo refinador y terminar de sofocar los posibles factores de riesgo. En Caracas, desde las cómodas oficinas del Comando Venezuela, el candidato opositor, Capriles Radonski, se dedica es, a criticar y evaluar posibles fallas en la atención a la tragedia, para golpear al candidato de la Patria. Uno construye, el otro destruye.

  Así, estos hechos dejan en evidencia, una vez más, el mar de contradicciones en que está sumergida, ese sector de nuestra sociedad que hemos convenido en llamar oposición. Es fácil detectar tres sectores, uno que sinceramente cree en seguir transitando el juego democrático, participar en elecciones y dilucidar los conflictos dialogando; otro que, ya no cree en la democracia, que impulsa la violencia y la salida de Chávez, por las buenas o por las malas, no cree en dialogo posible y, un tercer grupo, que se mueve entre ambas tendencias, es el caso de Primero Justicia, partido político en el cual milita el candidato opositor, Capriles, y que se mantiene intacto en esa postura, por lo menos, desde 2002. Recuerdes que, en el golpe de Estado de abril, mantuvieron un protagonismo importante, tanto que, hasta un ministro les correspondió en el gabinete de Carmona Estanga.

  El sector ultraderechista lo hemos visto manifestarse ante los hechos trágicos de Amuay, en los medios de comunicación burgueses y las llamadas redes sociales, en opiniones como las emitidas por el padre José Palmar en su twitter, @PadreJosePalmar: “La desinversión de 14 años está desmoronando el país. No hay inversión ni hay pericia técnica, es igual a ESTRAGO. Fuera Chávez!!! (25 Ago)”; “Repito, Chávez dijo que antes de irse del Poder quemaba a PDVSA completica! Es un sucio apátrida. (25 Ago)”; no está solo este hombre de la iglesia en su odio contra Chávez, contra el pueblo venezolano, le acompaña Monseñor Roberto Lückert,  Arzobispo de la Diócesis de Coro, quien manifiesta: No hay suero fisiológico, no hay gasa, no hay alcohol. Los estados vecinos como Carabobo, Zulia han ofrecido su ayuda y el Gobierno no la quiere aceptar. El Hospital Coromoto de Maracaibo, no puede atender a tantos quemados que hay y tienen que ser atendidos en los hospitales que están alrededor”, generando zozobra entre la población, terminando acusando: “el gobierno no ha dicho toda la verdad…” potenciando con ello, la matriz de opinión que, desde las primeras horas puso andar Ravell desde su Globovisión: “A juicio de Lückert, se trata de una “calamidad nacional” generada por la ligereza con la cual se maneja en la actualidad la empresa petrolera de la región. Mencionó que “la seguridad y mantenimiento” eran los principales principios que regían la refinería de alto riesgo y ambos se dejaron perder en los últimos 10 años…” (laverdad.com, 27-08-2012).

  En la misma línea de ataque, tenemos la María Corina Machado, @MariaCorinaYA: “Han pasado más de 24 horas desde que comenzó la tragedia de #Amuay  y el Presidente de la República no aparece.  (25 ago)”. Chávez ya estaba en Amuay. Y así, como esa dirigencia fascista, sus seguidores y seguidoras, como Nana Marmo, estudiante de comunicación social de la UCAB, ex alumna del Mater, AIESECa, fanática de viajar y conocer if you can dream it, you can do it, en su twetter: @nanamarmo se manifiesta: “A cualquier venezolano le da rabia que PDVSA esté en manos de gente ineficiente y bruta! Hecho en Socialismo!#hayuncamino (4h)”; “Es mi deseo que en Amuay  hayan  muerto chavistas por ineficientes. Hay un camino, el del progreso. Bye Bye Chávez (4h)”, lo irónico es que, después terminan, acusando a Chávez de crear esos monstruos.

  Los medios de comunicación, en particular Globovisión y sus aliados colombianos, entre ellos RCN, así se expresaba el fascista de Alberto Ravell, @AlbertoRavell: “Hace falta la gente del petróleo!!!  Duelale a quien le duela!!!! (35min)”, como si, los autores del saboteo petrolero, la “gente del petróleo”, quienes en diciembre-enero de 2002-2003, pusieron en gravísimo peligro no solo ese centro refinador, sino toda la industria petrolera nacional, causándole daños por encima de los 17 mil millones de dólares al país, hicieran falta. Por lo demás, Ravell y su televisora, se han dedicado a crear matrices de opiniones que no buscan otro objetivo sino crear zozobra y malestar contra las gestiones que el Gobierno Revolucionario ha llevado a cabo para garantizar seguridad y tranquilidad a la zona del suceso. A primeras horas, de ocurridos los hechos, comenzaron a lanzar al ruedo la tesis de que el causante de la tragedia era la falta de mantenimiento, por ende, el responsable de los hechos no es otro sino el ministro Rafael Ramírez. Globovisión se convirtió en la tarima desde la cual, comenzaron a desfilar los llamados “expertos”, personajillos que, alguna vez, tuvieron relación, para su desgracia, con nuestra empresa petrolera, PDVSA, José Toro Hardy, Rafael Quiroz Serrano e inclusive, supuestos “líderes” sindicales, como Iván Freites, secretario general del Sindicato Unitario de Trabajadores Petroleros de Venezuela en Falcón, fueron utilizados para darle credibilidad a la tesis que, desde los laboratorios de guerra psicológica, son elaborados para engañar a nuestro pueblo.

  Y sobre esa mentira, la ultraderecha va generando nuevas mentiras, nada creíbles, dadas las explicaciones del camarada Rafael Ramírez: “La inversión en mantenimiento del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), situado estado Falcón, ha alcanzado los 4 mil 800 millones de dólares en los últimos cinco años, informó este lunes el ministro del Poder Popular para Petróleo y Minería, Rafael Ramírez. “Se ha ejecutado esa cantidad inmensa de recursos solamente en mantenimiento en el complejo. Eso ha implicado cerca de 500 paradas programadas de plantas, es decir actividades de mantenimiento en los últimos cinco años”, comentó Ramírez en un contacto con el programa Toda Venezuela, transmitido por Venezolana de Televisión…”, explicaciones reforzadas y ampliadas por el gerente del centro refinador, Jesús Luongo: "Tenemos un programa bien riguroso de mantenimiento: preventivo, rutinario y mayor, Asimismo, hacemos un proceso de paradas de planta para mantenimiento y recuperar la confiabilidad de las unidades", y como, no creer a quien trabaja allí, solo a un loco se le ocurriría trabajar en un área insegura y no hacer nada para mejorarla.

  Los mismos medios opositores, reafirman lo dicho por Luongo y Ramírez, así leemos en Noticias 24, bajo el título: “Uno a uno, estos son los incidentes de Pdvsa en la última década”, un reporte de los distintos accidentes ocurridos en nuestra industria petrolera, no indica la fuente el medio, pero enumera desde 2003 hasta lo que va de 2012; este último año, por cierto registra solo tres (3) accidentes, siendo estos:  6 febrero: Incendio en una destiladora de refinería Cardón, en el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que fue controlado; 9 marzo: Se produce una falla en el “sistema de aire de instrumento” de la refinería Cardón, por lo que se ordenó una parada preventiva durante unas ocho horas; y, por supuesto el ocurrido la madrugada de este domingo 25 de agosto, solo dos (2) accidentes previos. Para ser la refinería más grande del planeta, denominación que ahora la oposición pretende obviar, y el riesgo implícito a trabajar en ella, por la multiplicidad de procesos que allí se realizan, es insignificante el número de accidentes que habían ocurrido, hasta este último evento.

  Dada la insostenibilidad de la tesis de la falta de mantenimiento, ahora la ultraderecha mediática ha creado una nueva tesis, la falta de preparación del personal que allí labora, para lo cual, se apoyan en que “alguien”, un vecino a la refinería, dijo que, desde ella provenía un olor a gas y tenía tres días saliendo ese olor, sin que fuese resuelto ese problema. La fuente de esa matriz, es Globovisión, nuevamente: “Algunos vecinos denunciaron que desde el viernes en la mañana ya se percibía un fuerte olor a gas. También dijeron que para el momento del suceso no había luz y eso empeoró el panorama. Una de las habitantes de Judibana, Carmen Marcano, contó que en horas de la madrugada del sábado sintió una explosión que no sabía si venía del techo. “Los vidrios explotaron y cuando veo de frente estaba la candela”, dijo. Nilma Lampez, habitante de la calle 1 de Judibana indicó que se siente la temperatura muy alta. “Pienso que no se tomaron medidas porque el gas se sentía desde el viernes. Es lamentable la situación. Esperamos que las autoridades de PDVSA tomen las medidas necesarias. Hay mucho calor en esta zona. No queremos pensar que se están tomando medidas leves para que nos tranquilicemos”…” (Globovisión, DDF/Ricardo Graffe, 26-08-2012). De esa fuente, es que se agarraría, horas después, la periodista colombiana de RCN, para preguntarle al camarada Chávez sobre dicho escape de gas, obteniendo una respuesta contundente: "No he oído la versión de que la fuga de gas tenía días", manifestó el Presidente. Recomendó no caer en especulaciones, sobre todo los medios de comunicaciones. “Quién puede afirmar ahorita que lo que pasó fue por falta de mantenimiento. Sólo un irresponsable”, sentenció. El Ejecutivo sostuvo que le llamó la atención que los guardias le hayan comentado que no se sintió olor a gas a la media noche. “Yo hablé con oficiales y me dicen que en esa noche no se detectó fuga de gas”, dijo…” (Globovisión, 26-08-2012). “Ya hay unos expertos en inmoralidad, son expertos en cualquier cosa, menos en moral y ética, comienzan a opinar y a aliñar sus comentarios (…) Es por eso que sale lo del olor a gas antes de la explosión” (Correo del Orinoco, 26-08-12). Manifestó Chávez.

  Los sectores democráticos de la oposición se han mantenido guardando el debido respeto, el debido silencio por las víctimas. Mientras, Capriles Radonski, como siempre, oscila entre ambos sectores. Sus primeras declaraciones más recatadas no han podido ser: “Los venezolanos somos uno solo y nos crecemos ante este tipo de situaciones. Hemos demostrado que juntos, siempre salimos adelante y que somos un pueblo solidario y grande. Desde el Comando Venezuela queremos solidarizamos también con los vecinos de las comunidades cercanas a Amuay, quienes también se vieron afectados por la explosión. Hacemos un llamado a la calma de nuestro pueblo, para facilitar el traslado de los lesionados y el trabajo de los organismos encargados de hacer las respectivas averiguaciones, a fin de determinar qué ocasionó la explosión en el Complejo de Refinación de Paraguaná…” (Globovisión, 25-08-2012). Mientras él leía su comunicado, en otra escena distinta, el coordinador Nacional del Comando Venezuela, Leopoldo López, declaraba en sentido contrario: “nunca tuvo que ocurrir este accidente que responde a la negligencia que se ha tenido y que tendrá que cambiar. Nos solidarizamos nuevamente y damos una voz de esperanza para que esto no vuelva a ocurrir”. (Globovisión, 25-08-2012).

  Capriles, nuevamente, cedería a las presiones de su sector ultraderechista y abandonaría sus primeras declaraciones: “Capriles dijo que no caerá el terreno politiquero en el que han caído algunos, al tiempo que hizo un llamado a la reflexión sobre lo sucedido.  "Yo lo que pido como líder es una reflexión a todos los venezolanos, además de hacerme solidario con los afectados. Me pongo a la orden del gobierno para ayudar y colaborar", aseveró.  Igualmente el abanderado de la Unidad criticó la expresión utilizada por el presidente de la república sobre que "la función debe continuar", lo que en opinión de Capriles es una frase insensible que revela un "caradurismo" increíble.  "Esto no fue una función, un show o una película, esto fue una tragedia, un accidente que ocurrió por algo", dijo…” (El Periódico de Lara el 8/27/2012). Bien inestable emocionalmente ese Capriles Radonski, de la calma a la violencia, así en un zuass, en un dos por tres. Extrayendo una frase que pronunciara el camarada Chávez, de su contexto: "Algún filósofo dijo, no me acuerdo quién: la función debe continuar, con nuestros dolores, nuestros pesares y nuestros muertos", dijo Chávez tras una jornada de visita a la refinería, en el Estado noroccidental de Falcón, donde continuaban las labores para extinguir el incendio que se mantenía en dos tanques de almacenamiento. "Dice la Biblia: 'la muerte será absorbida por la victoria'. Todos estos muertos, que se fueron físicamente, resucitan cada día con la victoria de la patria", añadió al cierre del discurso que ofreció en cadena de transmisión obligatoria por radio y televisión, tras una misa por los fallecidos…” (El Periodiquito, 27-08-2012). Eso bastó para que la oposición se abalanzara sobre el camarada presidente Chávez, sin profundizar en sus palabras, porque en fin de cuentas ¿qué es la función?, el Drae es concluyente: la “Tarea que corresponde realizar a una institución o entidad, o a sus órganos o personas…”, y eso debe continuar, es la responsabilidad que aceptó realizar cuando decidió ser el Jefe de Estado de nuestra República Bolivariana de Venezuela, no el show en que han convertido, esta tragedia los factores no democráticos del oposicionismo apátrida.

  Las causas de la tragedia ya se conocerán, poco falta para que los tanques de combustible se extingan, permitiendo el paso a las/los investigadores y acercarse al sitio donde se originó el suceso, mientras, la recomendación del camarada Chávez es la más pertinente: “Hago un llamado a que tengamos nervios de acero y el mejor de los juicios por la vida, porque en nuestro país hay quienes se prestan para jugar con la muerte y con la tragedia”.

  El pueblo los ha estado observando, a unos y otros, su conciencia las/los juzgará severamente, “Qui seminat iniquitatem, metet mala”, "Quien siembra la iniquidad, recoge calamidades". Proverbios, 22.8. Que equivale a decir, la conocida sentencia "quien siembra vientos, recoge tempestades"… 


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1601 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a149176.htmlCUS