La campaña de Capriles

Diría un ingeniero: “El retraso en la obra se debe a falta de los recursos”. Precisamente la campaña electoral de Capriles, lo menos que le hace falta es la falta de dinero y es allí donde quiero centrar el presente artículo, pues bien, informaciones informales recogidas a través de “espías” nuestros nos indican que la catajarria de dinero que corre y corre es inmensa, lo transmito con las mismas palabras usadas por el “transgresor de la confianza”.

No solo se trata de dinero para movilizaciones, propaganda, radio, televisión y prensa, la cosa va mucho más allá, es decir se trata de lo que se está repartiendo a diestra y siniestra a los colaboradores mas cercanos para que estos a su vez, lo “redistribuyan” de manera individual como apoyo logístico para sus actividades de calle, veamos: motorizados, apoyo de terceros, autobuses, gasolina, refrigerios y cuantas cosas mas.

Los invitados a los actos para que hagan “masa”, cuadruplican en tiempo de traslado a lo que tarda el tiempo de los actos, es decir, casi se podría decir que es una pernocta colectiva repleta de gente que ni se conoce y en la gran mayoría de casos, no saben en que sitio están, lo que mas le preocupa que la peregrinación no salte tanto en lejanía de un acto al otro, el cuerpo no aguanta tanto cuando no hay sacrificio posible en razón de mística o compromiso y lo que único que los mantiene es el engrasado dinerario.

Por supuesto, esto no nos sorprende a quienes sabemos como se bate el cobre por esos lados, donde lo irracional domina la escena y las exigencias en cuanto a discurso, etc, no tiene cabida ni trascendencia alguna, total daría lo mismo que pedirle peras al horno.

No obstante, estas cosas las decimos en aras de conocer por donde gira la situación electoral de la oposición. Además, otra verdad recogida es la casi conciencia de que la cosa es cuesta arriba, lo que ha producido deslindes hacia otra opción distinta, lo que llamamos Plan B. si no convences a tus seguidores, la opción es recoger los vidrios y llenarte de pesimismo, este ultimo tiende a generalizarse en la medida que se desarrolla cada acto de “masas”.

Y un elemento final es que para quienes lean esto, del lado del frente o del otro lado, como prefieran, y que estén en el conglomerado que el presidente señaló que hay que buscar, necesidad imperiosa que quiebra de manera radical cualquier vestigio de triunfalismo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.